• @abrapalabra
    Admiro las manos que reparan los muros rotos, que reescriben los ojos tristes, que no renuncian a hallar otras manos
  • @z_zyanya88
    Aprender a conocer tus silencios rotos.../ y amarte.
  • @____Catalina___
    Es tan fácil ahogarse en la fuente de los deseos
  • @CifuentesLucic
    Y viene la noche/ y nos recuerda que la soledad/ no está fuera del círculo que ilumina el fuego
  • @lsilenciosa
    Dejar que entres en mi/ por todos los intersticios/ que te cueles audaz y decidido/ como el frío
  • @nimarlu
    Antes o después, todo lo que somos nos alcanza
  • @SoniaPopi
    Fugaz me propago e intensa en la piel del arrecife
  • @cbg36
    Ninguna poesía cuelga en orden sus vestidos
  • @Ggnolex
    ¿Qué culpa tiene la poesía de nuestras descripciones?
  • @Ladurie
    Dono mis sueños a los escribas, que se date todo este dolor neuronal
  • @aldoobregon
    Es de valientes amar la flecha que te mata
  • @Voyporcigarros
    Mi cuerpo es el templo con el cual te adoro

Raúl Artola

 

   Indicios (fragmentos)

 

Esta noche he llorado por una soledad de treinta años.

Nunca recé a ningún dios para que cesara en su castigo. Es

más, llegué a amar ese castigo. Esa soledad era mi fortaleza.

Dije: mi casa soy yo.

Ahora estoy desnudo, deambulo, abro cuando hay que

cerrar, guardo vasos vacíos en la heladera, la gata no me

reconoce (creo que hay momentos en que ladra), Nina

Simone canta para vos. Y me pregunto quién soy, cómo me

llamo y dónde queda mi casa.

 

--

 

En la literatura, como en la vida, el que se siente sorprendido

es porque no estuvo atento a los indicios.

 

--

 

Las mujeres pasan, el arte queda, pensó el pintor mirando el

movimiento de la calle por la ventana de su taller.

La modelo aprovechó para cubrirse e ir al baño.

 

--

 

Paciencia y astucia, se dicen los que esperan milagros en los

que no creen.

 

--

 

La poesía va delante de mí. Como siempre. Nunca la alcanzo.

 

--

 

Cada noche, al dormir, nos preparamos para el oficio mayor,

el que necesita más entrenamiento.

 

--

 

Ningún resultado mejora la oscura e incierta dicha de la víspera.

 

--

 

Nadie habla de los cuerpos sin ser mirado con recelo.

 

--

 

Repaso fotos viejas que aún me representan. Han cambiado

muchas cosas, el tiempo hizo su trabajo sin indultos ni

crueldad.

Al rato reconozco todas las camisas que conservo en distintos

grados de buen uso. Y la sonrisa ese lazo tendido entre

labios y mirada creo que también anda por allí en cajones

del ropero al abrigo del invierno

de los otros.

 

--

 

El funambulismo es arte de poetas. Caerse de un tobogán o

de un par de palabras es un fracaso estético.

El poeta, como los gatos, hace una pirueta en el aire y

eterniza el instante.

 

--

 

La poesía es un toro de lidia en el ruedo, solo, vestido con

su traje de luces

 

 

   Construcción del día (IV)

 

Es temprano

y esculpo una manzana

en la cocina.

La escasa luz

de invierno

empieza a filtrar

por la ventana

sus lentos pinceles.

La manzana

puede ser pez

magnolia

cerebro

granada

pero es el alba

y es mejor

que el barrio

siga descansando.

Me como

la granada

antes

de que estalle.

 

 

   Alto en el surco

 

Tuvo que ser así.

Tomé la sartén

por el mango

y se lo dije:

Me gustás mucho

y me parece

que te quiero.

Y ella, sin inmutarse,

respondió:

Yo también, tonto,

si no, ¿por qué

te creés que estoy acá

desde hace ocho años?

A mí solamente

me salió:

Claro, tenés razón,

no lo había pensado.

Y seguimos cosechando

los tomates.

Los pibes ayudaban

tan chiquitos.

 

(Los textos de “Indicios” son tomados de “Registros de hora prima”, con fotografías de la serie “Nocturna”, de Catalina Boccardo, Ediciones La Carta de Oliver, Vicente López, Provincia de Buenos Aires, Argentina, 2014. Los poemas que siguen son de “(teclados)”, El Suri Porfiado Ediciones, Buenos Aires, 2010. Raúl Artola nació en Las Flores, provincia de Buenos Aires, en 1947, y está radicado en Viedma, provincia de Río Negro, Patagonia argentina. Además de estas dos obras, publicó “Antes que nada”, en 1987; “Aguas de socorro”, en 1993; “Croquis de un tatami”, en 2002. Es el compilador de “”Poesía/Río Negro, Antología Consultada y Comentada”, cuyo primer volumen publicó el Fondo Editorial Rionegrino en 2007, en tanto el segundo volumen será puesto en circulación en 2015. Es también narrador, editor, periodista y docente).

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.