• @SrtaLeclerc
    Qué acto suicida no lanzarse
  • @koshilola
    A los latidos no se les lleva la contraria
  • @JacobFulgeri
    Sin orden, sin nada, el amor nos atrapa
  • @silencioenletra
    Déjame escribirte donde nadie te ha tocado
  • @mipartedormida
    Puestos a elegir, mejor la marca que evitar la herida
  • @Letras_cenizas
    La flor huele a libro recién escrito
  • @carla_diazlamm
    Me gusta instalarme./ En el instante./ De tu tiempo
  • @deletrasyolvido
    La de veces que hay que matar ilusiones en defensa propia
  • @Adreexy
    Te escribo porque de alguna manera tengo que tocarte
  • @perdidodarian
    Mi plan es afilar la navaja en la piedra de tropezar
  • @AmargorTw
    Añoro cuando aún éramos dos misterios por desnudar
  • @_SaraScratch_
    Sigues en esa azotea donde todavía te imagino de vez en cuando, aferrada al catalejo, aficionada a la carrera, necesitada de artista

Un amor mundial (Antonio Preciado)

 

   (El poeta ecuatoriano es uno de los invitados a la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires 2016, para compartir lecturas con el colombiano Juan Manuel Roca y el argentino Jorge Boccanera).

 

   Impedimento Armado

 

Lo que faltaba:

han enjaulado el cielo

para que Dios,

viendo que la paloma proverbial

se arrastra

hace ya mucha tierra,

algún día no pueda

compadecido,

él mismo

aprender a volar.

 

 

   Salma

 

¿Ha visto usted a una mujer trenzada

de cuerpo y corazón

con el fuego dulzón de una guaracha,

que erguida

baile al mismo tiempo con las piernas

y los brazos,

con los pies

y las manos,

y la cadera en la mitad

quebrando atenta al ir del ritmo arriba

a la vez que al venir del ritmo abajo?

¿Ha visto usted a un ángel

engolosinado con tambores

y que haya aprendido

a pisar con las alas?

¿Ha visto usted la forma en que se elevan

un poquito del agua,

majestuosos,

los gansos

y las garzas?

 

 

   Ruego

 

Ven, mujer,

quédate junto a mí,

¡por Dios, no te me vayas!:

tiéndete a seguir teniendo fe,

a creer mucho más estrechamente en mí

al presenciar los míos,

igual que cuando yo,

abismado,

presencio tus milagros.

 

 

   Un Niño me Sonríe

 

¿Qué será de él después,

qué le harán a su brote de ángel cierto,

a su semilla alada,

a ese mohín de una despreocupada gracia

que me hace verlo como

que nunca crecerá?

 

Mientras tanto,

mi salvación de hoy

es que ese muchachito me sonría

desde la bulliciosa trinchera de su juego,

donde veo

que poquito a poquito

el muy pícaro

va poniendo también el mundo en su bolsillo

junto con las canicas,

la horqueta,

las dos gomas elásticas,

la hamaquilla de cuero

y unos cuantos guijarros de mala puntería;

y todo aquel que lea este poema

queda comprometido

a guardar seriamente

ese alegre secreto,

para salvar de lo que ahora les harían

al brote de ángel cierto

y la semilla alada,

puesto que para ellos

no es nada conveniente

que el mundo convenido,

con un sobreviviente poeta por testigo,

aúne a estas alturas su frontera

con la dese reducto donde impera

tan ínfimo armamento.

 

 

   Ese Hombre que Viene

 

Ese hombre que viene

de repente hacia mi como a un abrazo,

pero por un camino

que, al contrario, se aleja,

que tiene un rostro ajeno

con los ojos mirando hacia sí mismo,

la boca blasfemando

y sigilando temibles dentelladas

y la sonrisa

en un puño cerrado,

a ese le saco el cuerpo,

no lo dejo que llegue a andar trasteando en mí,

a saquear lo que tengo de lo que siempre he sido,

a resollar, malévolo, oscuras fetideces

encima de mis versos,

a negar las locuras

del viejo corazón al que aún le creo

y tal vez hasta echarme

y quedarse

y volverse mi dueño.

 

Ese hombre que así viene

y es capaz de ponerles zancadillas

a mi rastro de amor

y a mis designios,

es mejor que se vaya de regreso.

 

 

   Ese Hombre que Ama

 

Ese hombre

tiene un amor mundial

que a diario esparce

y el viento se lo lleva,

las lluvias lo recogen,

cae,

moja,

se encharca,

pero el sol lo calienta,

lo eleva

y cae en nuevas lluvias,

y si las lluvias cesan,

el obstinado amor

no escampa y sigue amando.

 

Ese hombre que ama

todo lo que hay que amar en este mundo,

sin embargo,

en medio de ese amor tan grande

tiene

una pizca de odio,

como un ojo certero,

que es tan solo

para lo que es preciso odiar en este mundo;

de modo que ese hombre

tiene un amor inmenso que odia un poco

y un poquito de odio

que realmente ama mucho.

 

(De “De lo demás al barrio”, con prólogo de Carlos Enrique Garzón, ELÁNGEL  Editor, Quito, 2013. Antonio Preciado nació en Esmeraldas, Ecuador, en 1941. Después de una infancia llena de privaciones materiales en su ciudad natal, se trasladó a Quito, donde se licenció en Ciencias Políticas y Económicas. Comenzó a publicar poesía en 1961, con “Jolgorio”. Siguieron, entre otros títulos, “Siete veces la vida”, “Poema húmedo” –publicado en Cuba-, “De ahora en adelante” y “De boca en boca”. “Con todos los que soy” fue el título de una antología que reunió gran parte de su obra, publicada en 2012 en Ecuador. En 1965 obtuvo el Premio Nacional de Poesía instituido por el diario El Universo, de Guayaquil. Dos años después se le adjudicó el primer premio del Festival Nacional de las Letras de la Universidad de Guayaquil. Poemas suyos integran numerosas antologías, de Ecuador y otros países, y fueron traducidos al francés, inglés, italiano y rumano. Desarrolla una intensa actividad política y diplomática. Fue ministro de Cultura del presidente Rafael Correa).

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.