• @UnAlmaDesnuda
    Hacer equilibrio en el filo de tu boca
  • @PabloLerda
    Tengo de cobarde todas las despedidas en las que me quedé
  • @escritoenmi
    Usted me decora las ruinas
  • @Antonomasico
    Puse la otra mejilla, y también me la besó
  • @JcVagamundos
    Deberíamos felicitar los sueños cumplidos, no los años
  • @retandolos
    El verbo es una pelota de rebote pronto
  • @Viruchab
    Hay que saber la partitura para tocar fondo
  • @eldivanrojo
    Elegir la incertidumbre como un acto de dignidad. Tirarse al vacío como una estrategia de defensa
  • @Vestida_Azucar
    El tiempo se mide por largas esperas y amores efímeros
  • @Luzianna28
    Regreso al astillero de mis versos, en donde reconstruyo los travesaños del sol
  • @diversum
    De poco te servirá ver lo que no has podido imaginarte
  • @Manuelovsky
    La imaginación es un arma de construcción masiva

Los poetas de la Senda

 

   Carmina Casala

 

 

   Poema VI

 

Porque hay veces

que nos transita un astro de cenizas

y nos miente un sueño

que seduce y ahoga,

en el desorden mismo de la sangre.

Porque hay veces

que nos deja vencidos

el parto de la estrella

y una lágrima inútil nos sorprende

con el pecho apretado,

rompiendo contra el cuerpo

la suerte inexorable

de ser hombres.

Porque hay veces, y lunas y minutos

que nos vierten hacia dentro los eclipses

y nos dejas oscuros,

sin armas ni silencios

para desentrañarnos.

Porque hay veces

que se puede suicidar el rostro en los espejos

sin que se altere el pulso de la rosa.

Las alas sin usar.

La avenida sin manos…

a lo lejos.

 

 

   Tomás Díaz

 

   A los proselitistas

 

Vayamos al grano:

a ustedes no les interesa viajar en caparazón de tortuga por las

               llanuras pedregosas del Sahara

y yo no quiero su producto

no me interesa

eso de la vida eterna en un paraíso que según su propia

descripción encajaría perfectamente en una casa de lenocidio con todo gratis

y tampoco quiero hacer penitencia

porque estoy muy a gusto con la mayoría de mis pecados

y pienso seguir disfrutando de ellos para ponerle un poquito de

chispa a esta vida extraña tan monocorde que nos toca vivir por ahora

sobre todo lo demás

incluido ese cuento tan colorista sobre el fin del mundo en el que

reconozco mérito literario

poco tengo que decir

excepto insistirles en que me compren un corazón de tortuga

porque verán

en realidad es todoterreno

y también sirve para llevarles por las cumbres heladas de los

montes Urales

y si pagan por adelantado y firman un contrato de mantenimiento

hasta lo más profundo de la fosa séptica.

 

 

 

   María Fraguas

 

   De Pasión que Florece

 

No nací en una ribera del Arauca vibrador

fui niña bien de padres vencedores

en bahía del Norte donde los tamarindos

siguen levantando el acta precisa de los días y las noches.

Me formaron mil mentes de tatas y tutores

y nadie me educó sino yo misma:

soledad compensada en libros de aventuras.

Navarra Villoslada a la luz del carburo,

que impregnaba también la mecha enjuta de la melancolía.

¡Qué magma de prejuicios conseguí sacudir de mis espaldas!

¡Cuánto papanatismo!

¡Qué significativa falta de cultura

y mantos de antañones maleficios!

Niñita fui por mucho, mucho tiempo,

Finales de cristal me protegían…

Niña niña, niña cosa, niña pava, niña esposa,

niña madre, niña amante, niña inerte, niña muerte

o simplemente niña cataléptica…

Niña al fin que nunca mujer fui, sino para romperme

después de mil pedazos que jamás he conseguido reunir.

Hoy vivo vigilante del amor que germina por mi entorno

que de pasión florece, de juventud crece

y grita sus vivencias aún desde el silencio…

Revolución, ternura, tormentas incruentas…

Vida que amando y recreando la función del lenguaje

consigue suspirar en poesía.

 

 

   Rodrigo Galarza

 

 

   Carta a Miguel Hernández

 

Lloverá por fin, viejo amigo

y ya no habrá huesos que no blanqueen su verdad

 

ya no ardes en esperanza porque la última sílaba se enfrió en tu boca

con el fulgor de un jazmín extinguido desde antes,

pero la lluvia traerá de nuevo

tu desnudez abierta a las estrellas

y silenciosos sobre tu pecho

los fusiles desatarán la soñada tormenta de pólvora,

tu pecho horadado por horas impías: pastor de mansedumbres

altivo trashumante de colinas donde solo la hierba

daba testimonio de lo que fue escrito con sangre

 

Lloverá por fin, viejo amigo

dicho será lo que decían tus vísceras

que desorientaban a los augures de capa y espada

a los que bebían vinos feudales y les desesperaba

tu hermandad del humus con las nubes

 

Lloverá por fin, recóndito amigo

y quizá al fin pueda darte un breve abrazo

transparente y liviano como una libélula,

como el fulgor de un jazmín

habitando nuestras manos

 

(De “Los Poetas de la Senda, Selección Natural. Muestra Internacional de Poesía Contemporánea 1958-2013”, con ilustraciones de Mar Lozano y edición de Chema Rubio. Obra coordinada por “opera prima”, Madrid, 2014. Como expresó el editor Chema Rubio en la presentación, el libro “es una selección de poesía mundial recogida durante cuatro años”, iniciada tras el homenaje por el centenario de Miguel Hernández, en 2010. La “selección” o muestra, como prefiere llamar el editor al conjunto de poemas, que no antología, parte como se dijo del homenaje a Hernández, y evoca la senda que se recorre en su honor, y a la vez fue concebida también en honor al artista español Julio Álvarez, “lector voraz” de poesía y quien murió cuando Rubio ya había comenzado a trabajar en el proyecto del libro. Carmina Casala nació en Guadalajara, España. Promotora cultural, organizadora de encuentros y recitales de poesía y actividades teatrales, obtuvo numerosos premios, como el Carilda Oliver Labra, el Rafael Morales y el Marco Fabio Quintiliano. Poemas suyos fueron incluidos en varias antologías. Tomás Díaz nació en Madrid, se especializó en energías renovables y fue colaborador de medios periodísticos. Fue cofundador del grupo de poesía de la Academia de Letras y Arte Libre de San Antón. María Fraguas nació en San Sebastián, se graduó en comunicación y trabajó como promotora cultural. Además de poeta, es ensayista y novelista. Rodrigo Galarza es argentino, nació en 1972. Fue cofundador del grupo literario Pájaro de Tinta y director de la revista literaria homónima. Además de la publicación de libros propios, poemas suyos fueron integrados a antologías).

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.