• @jex_javier
    El eclipse del lector es su imaginación
  • @isona_clarck
    Me gustan los lugares deshabitados por promesas sin salida
  • @EvaLopez_M
    La de cosas que pasan sin que ocurran
  • @hipst_eria
    No es lo que escribes, es lo que borras
  • @JacGoldberg
    El horror salivea en nuestra nuca
  • @Sofia_Insomnia
    Los herejes tenemos que organizarnos
  • @Sinsintidez
    A los tristes los delata la música
  • @yonosoycarmen
    Irse por fuera, quedarse por dentro, esa complicación
  • @NaEnEspiral
    Aquí, donde venimos a disfrazar epitafios con el traje de postal
  • @_soloB
    Yo he dormido lo insuficiente como para no tener pesadillas despierta
  • @tearsinrain_
    No te asustes, solo es otro futuro mas
  • @arbolador
    Algún día se perdonarán haberse conocido

Espacio Abierto

Nicolás López-Pérez, de Chile

   Poema enviado por Nicolás López-Pérez, de Rancagua, Chile, residente en Santiago. El poema es un adelanto del libro “Tiempo y tempestad”, que se apresta a publicar.

   El autor está presente en Twitter, en la cuenta @nicolopezp

 

 

   Metateoría del viaje

 

Abrir y cerrar
las puertas de la ignición
de una tierra de un mundo
las páginas de un libro ajeno
los golpes del amanecer
fragmentos contra la ruina
y la conciencia, un momento fúnebre
El mapamundi se ajusta a lo que dijo el cartógrafo

donde los hombres muertos perdieron sus huesos
se bautizan las primeras ciudades
el origen corresponde a un temperamento
y los temperamentos son territorios y geografías
globos terráqueos afilando lápices
banderas, capitales y gente inventando la vida

cuando las ciudades son inventadas
su historia nos hace sentido
como Martin Behaim brindando junto a Cristóbal Colón
Nos hacen sentido las cosas que siempre han estado ahí

El fin de la geografía,
azuzada por la melancolía de un rey
y la porfía de un viajero imaginario
lugares imposibles se hablan
tan verosímiles como desde el que lees,
todos los momentos son creados
a cada palabra esputada;
boca de la tierra
una escopeta de la que me toca morir

ciudades confusas
ciudades y muertes
ciudades y signos
verdades guturales
cualquier ciudad es todas las ciudades juntas
separadas
trastornadas
en deseos que nacen al mirar un mapa

las ciudades reciben viajes
en la medida que los viajeros sufran
o en que los mapas pueden ser heridos a muerte

el viaje y el recuerdo
historia natural de una poesía propia

El comienzo de la geografía,
propiciado por los primeros vagos
más allá de las palabras, las experiencias
tan verosímiles como la que vives al leer esto
todos los momentos son destruidos
a cada silencio entre oraciones;
vulva de la tierra
habitaciones sordas en que me toca dormir

las ciudades están en mi barrio: son los pasajes
un turista rechaza el sentimiento
el viajero tiene la carga de adorar cada nombre

el viaje y los fantasmas literarios
son la poesía ajena de una historia propia

las ciudades son inventos de los extranjeros
como respuesta a su vagabundeo permanente

Darío Valenzuela, de Argentina

 

    Poema enviado por Darío Valenzuela, de San Nicolás de los Arroyos, provincia de Buenos Aires, Argentina. Él publica textos en su espacio en Facebook, en el que puede ser hallado con su nombre.

 

   Agapantos

 

   I

 

Cercado de agapantos y de pinos

sube a mis silencios un extraño lenguaje

un canto verde, ensordece, se envuelve en otros cantos

mueve la mañana hacia otras huellas,

un cimbronazo de tiempos estalla grietas en la calle

mientras las palabras buscan al poema.

 

Los segundos,

escombros sucediéndose, sucediéndome, sucediendo ruinas y cenizas,

colibrí sin horas, invoca en la magia de su vuelo un sol entre las

hojas.

Un agapanto inmola mis abecedarios

se deja amar sin miedos el poema,

aparece entre pétalos y estambres

picaflor sediento

y entonces lo comprendo,

no habrá poesías sin vuelos,

sin magia,

sin tiempo sucediéndose entre escombros

sin nadie dejándose amar sin miedos

sin ausencias, sin cenizas escurriéndose de la memoria.

 

Cercado de agapantos y de pinos,

de huellas de arena apretándose en las hojas,

te busco en un vuelo de colores,

En el beso agapantos sucediendo, sucediéndonos entre las hojas.

Más Artículos...

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.