• @_marazi
    Yo ya me quedé contigo cuando ni estabas
  • @ciruelle
    Amar es ser verbo en todos los tiempos
  • @SIELALSOYYO
    No hay persona más peligrosa que la que no tiene sueños por cumplir
  • @DivinaOnix
    También lo imposible puede ser amado
  • @LunaPara2
    El que se va en silencio, lo ha dicho todo
  • @Ghouls99
    A veces acumulamos, densos y potentes, para arrasar en el siguiente desborde
  • @siete_verdes
    Es espesa, grumosa y fría. Llamémosla decepción
  • @JanoTwoFaces
    Dejad de ordenar caos y provocad alguno
  • @sammasathi
    Sueño, luego insisto
  • @TISHA77
    La poesía también es presagio
  • @juanita_amore
    Escribir porque el tiempo nos viene a leer
  • @z_zyanya88
    Quieta, la noche/ versa amores calmos,/ suspira en paz

Espacio Abierto

Anastasia Smith, de Venezuela

 

   Poema enviado por Anastasia Smith, de Caracas, Venezuela.

   La autora publica en https://loqueavecescallo.wordpress.com/

  

 

   Quien no teme

 


Decidí entrar a la boca del lobo desde que te conocí.

Despertar a la bestia,

abrir la puerta de la jaula,

y dejarla salir.

Arrastrar afuera el monstruo que habita debajo de tu cama,

apoyar mi cabeza en el lado oscuro de tu almohada,

y dormir.

Me quité la ropa,

desnudé mis dudas.

Desgarré mi piel,

me despoje de mis miedos.

Te invité a que me desmenuzaras desde adentro,

como quien no teme,

como quien lo da todo.

Revolví tu basura.

Y mi basura.

Escavaste mi dermis,

roíste mis huesos.

Aspiraste lo bueno y lo putrefacto,

no hubo rincón en mí

que tus curiosas manos no profanaron.

Desaté todos tus demonios,

sin cruz y sin rosario.

Entraste a mi templo.

Adoraste a mi Dios y a mi Diablo.

A diferencia de ti,

sabes mejor que yo,

que amar(te) no me da pavor,

y menos,

que me rompas el corazón.

 

Isaac Raúl Zepeda Romo, de México

 

   Poema enviado por Isaac Raúl Zepeda Romo, de Zacatecas, México.

   El autor está presente en Facebook (https://www.facebook.com/Isaacrzep). También en Twitter, en la cuenta @IsaacZe

 

 

   Hombre útil

 

Para enjuagarla el hombre 
acerca su boca al chorro de agua
saborea
y, misterio, termina bebiendo.
¿Cuánta es la sed ignorada?
¿Cuánta el agua queriendo ser bebida?
¿Cuánta la poesía sin leer?

Más Artículos...

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.