• @_marazi
    Me sé de memoria las noches que no estás
  • @anavicentemora
    Abre, de algo tenemos que morir
  • @javierfcab
    Si caminas hasta el borde, lograrás ver al otro lado de las inercias...
  • @Shesiinna
    Madre mía, las cosas que se piden en silencio
  • @Marenbici
    El que no puede ver la belleza está librando otras batallas. O las perdió todas
  • @amanecerdemar
    Con qué fuerza/ sujeta la vida/ su última herida...
  • @irmazer
    Mejor pedir un asilo poético
  • @Obern11
    Yo no he sembrado lo que he recogido
  • @danielajaimesbo
    No me exiliaré en otro lugar, me detendré dentro de mi
  • @_Annai_
    Y me cantabas, amor, como si hubiéramos dejado de ser frío
  • @Aeinara_G
    Su boca es el último paso antes del abismo
  • @CerezaDmenta__
    La música se inventó para tocar aquello a lo que no llegan las palabras

Poesía es lenguaje "del juego y del misterio", dice Mar Benegas, y por eso va bien para los niños

El de la poesía “es el lenguaje de la fuga y del misterio, del juego”, y por esas características es que puede ser cercano a los niños, representarlos y hacer que busquen expresarse a través de él, dice la autora española Mar Benegas. Criticó severamente la parte de la “literatura para niños” que está pensada como mero pasatiempo y sobre todo para amaestrarlos y domesticarlos.

 

   En tanto la narración, que se considera por lo común más accesible para la niñez, “es lo que nos cuenta la vida” con su comienzo, nudo y desenlace final, y constituye una “herramienta de representación que nos ayuda a enfrentarnos al mundo”, la poesía “opera en el territorio de lo simbólico, alumbra los lugares más oscuros, renombra pero, sobre todo, es el lenguaje transformador”.

   “La poesía es el origen y por eso hace comulgar el cuerpo, la razón y la emoción. El poético es el lenguaje de la fuga y del misterio, del juego” insistió, aunque ello no signifique desconocer que “hay narrativa que es poética pura”.

   Mar Benegas nació en Valencia, en 1975. Dedicada a la literatura infantil y juvenil, se distingue especialmente por su poesía para niñas y niños, así como por una labor docente muy extendida. Textos suyos fueron traducidos al coreano, francés y portugués. Trabaja frecuentemente con docentes para compartir con ellos recursos para estimular la lectura.

   Visitó Buenos Aires a comienzos de noviembre para participar de un festival de literatura infantil y juvenil. La Fundación Filba, dedicada a la promoción de la lectura y escritura y que realiza ferias en Buenos Aires, Montevideo y Santiago de Chile, es la organizadora de este festival, infelizmente denominado en diminutivo, “Filbita”, un lugar común frecuente cada vez que los adultos intentan acercarse a los intereses de chicas y chicos o procuran captar su atención.

   El festival fue orientado temáticamente al tema de las migraciones, definidos por la organización como “movimientos que atraviesan a personas de todas las edades”, que ponen en juego sentimientos, ideas, creencias y sueños, y que para niñas y niños constituyen “el doble desafío de construir una identidad frente a un horizonte que se mueve sin cesar”.

   Sobre la migración Benegas dijo, en primer lugar, que es “en general, dramática”, como se verifica actualmente en Europa, donde “estamos viendo el asesinato o abandono sistemático de seres humanos en resistencia. No hay luz, por muchas palabras que se tengan, que pueda encender el sol de esa oscura matanza o de los destinos de los que llegan a la orilla. Todo es insuficiente”.

   En ese contexto de tragedia humanitaria, “la poesía es una necesidad: nombrar el dolor con palabras que suavicen, decir horror pero que pueda intuirse un tenue brillo, un poco de esperanza. Que la palabra sea bálsamo o grito, ahí llega la poesía”.

   En diálogo con la agencia local Télam, sostuvo también que “lo poético está siempre cercano a la diáspora, al exilio, a la soledad. Es palabra inscripta en los territorios del destierro, allá donde no llega, ni quiere llegar, otro tipo de lenguaje. Es la fuga de los significados y un territorio que no tiene límites ni fronteras. Un buen espacio para acoger todos los exilios, sin excepción”.

   Fue consultada sobre el desafío doble de escribir poesía y que sea para niños, expresó que asume su tarea como “resistencia, rebeldía y verdad”, pero además destacó: “No encontré niño todavía, y vi unos cuantos millares, al que no le haya gustado la poesía”.

   El entrevistador le preguntó qué es un buen poema”, a lo que Benegas dijo: “es el que hace comulgar cuerpo, emoción y razón. El que lo toma en serio y mira a la infancia con verdad y humildad. El que destroza la verticalidad con el que solemos mirar a los niños. Debe tener ritmo y misterio, como toda la poesía. Y al ser para niños debe tener en cuenta el momento madurativo de la persona al que va dirigido”.

   También explicó que el entusiasmo natural de los niños por la vida no hace difícil “movilizarlos”, al tiempo que “a veces también es bueno que un poema haga que todo se quede quieto, en silencio, y solamente genere preguntas”.

   En cuanto a la literatura infantil y juvenil, sostuvo que “hay una expansión, sobre todo, de álbum ilustrado, pero va sin dirección ni objetivo. El mercadeo y la instrumentalización de lo literario me espanta. Ese fenómeno sería genial si fuera parejo a un mayor índice de lectura, de cultura, de masa crítica y reflexión, que se daría si todos esos libros realmente calasen en la sociedad, pero no sucede así”. 

   Un “buen número” de títulos están “al servicio del adulto”, es decir que sirven para “amaestrar y domesticar a los niños. Me da mucho miedo ese púlpito en el que se han convertido los libros infantiles”, como “educación emocional” y “valores”, que son “etiquetas que la buena literatura no necesita”.

   La entrevista completa está disponible en este enlace:

http://www.telam.com.ar/notas/201611/169876-filbita-mar-banegas.html

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.