• @jex_javier
    El eclipse del lector es su imaginación
  • @isona_clarck
    Me gustan los lugares deshabitados por promesas sin salida
  • @EvaLopez_M
    La de cosas que pasan sin que ocurran
  • @hipst_eria
    No es lo que escribes, es lo que borras
  • @JacGoldberg
    El horror salivea en nuestra nuca
  • @Sofia_Insomnia
    Los herejes tenemos que organizarnos
  • @Sinsintidez
    A los tristes los delata la música
  • @yonosoycarmen
    Irse por fuera, quedarse por dentro, esa complicación
  • @NaEnEspiral
    Aquí, donde venimos a disfrazar epitafios con el traje de postal
  • @_soloB
    Yo he dormido lo insuficiente como para no tener pesadillas despierta
  • @tearsinrain_
    No te asustes, solo es otro futuro mas
  • @arbolador
    Algún día se perdonarán haberse conocido

El español Mauro Armiño dice que la poesía no tiene traducción

La poesía no tiene traducción posible, afirma el español Mauro Armiño, a pesar de que acaba de publicar su traducción de Arthur Rimbaud. El contrasentido es una forma de llamar la atención sobre una tarea casi imposible, aunque considera que está más a la mano desde que rige el verso libre, que no puede ser interpretado -aclara- como "hago lo que me da la gana".

 

   Para dar cuenta de la magnitud de la complejidad que representa la traducción de poesía, Armiño desafió a intentarlo llevando este verso al francés: "Verde que te quiero verde". Y dice: "Si ni siquiera sabemos que quería decir" su autor, Federico García Lorca.

   Nacido en Burgos, en 1954, Mauro Armiño publica "Rimbaud", traducción de la obra completa que pone en circulación Atalanta.

   Laura Revuelta, del diario ABC, le dio a elegir "entre Proust y Rimbaud, entre la prosa y el verso", a lo que respondió: "El resultado es muy distinto. Proust se puede traducir con más o menos acierto, o más o menos equivocaciones. Traducir poesía es siempre una equivocación. Ves el resultado, ves el original, y te coges unos cabreos grandísimos, porque la poesía no tiene traducción, tiene traslación. Traduce al francés 'Verde que te quiero verde'. Si ni siquiera sabemos qué quería decir Lorca".

   Con todo, agregó, "la poesía a partir del siglo XVIII se puede traducir mejor. Cuando se libera el verso de la rima y del ritmo, y se hace verso libre".

   Tras relatar que se dedicó a la traducción de Rimbaud como una suerte de divertimento casero, a partir del interés de una hija suya mientras cursaba la escuela media, se declaró "sometido al texto" y enfatizó, por si quedaran dudas: "No escribo, traduzco".

   Y no se permite licencias como las de Octavio Paz o Juan Ramón Jiménez, sobre quien dio un ejemplo para permitir una comprensión mayor del concepto. Dijo: "Cuando Juan Ramón traduce 'Negra sombra', de Rosalía, el primer verso dice: 'Negra sombra que me asombras'. Y el último es 'Negra sombra que me asombra'. Entonces, Juan Ramón, que es muy listo, respeta el primer 'me asombras', y en el último escribe 'me ensombras'. Le ha dado la vuelta, lo ha cerrado".

   Consultado sobre la "poesía actual", Armiño respondió que "la gente cree que el verso libre es 'hago lo que me da la gana'. Es otro sistema rítmico, nada más. Que es lo que me parece que falta en los jóvenes poetas. Los poetas de hoy, los jóvenes, no tienen ni idea, y perdón. El ritmo es una cosa que no saben".

   Calificó al periodismo como "una forma de literatura", aunque consideró que hay actualmente un decaimiento. "Todos los periodistas de final de siglo sabían escribir literariamente. Ahora, cada vez que cojo y leo un artículo, digo: 'Este párrafo no lo entiendo'. Sobre todo en lo digital".

   El reportaje completo está disponible en el enlace siguiente:

http://www.abc.es/cultura/cultural/abci-mauro-armino-habria-quitar-palabra-cultura-constitucion-201611270137_noticia.html

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.