• @karlisjar
    Los símbolos nunca callan, así nosotros nos hagamos los sordos
  • @EstebanPerezsan
    Duermes en lo que escribo/ y lees en lo que sueño
  • @marconpi66
    Del amor también se sale, muerto de latidos
  • @fumivora
    Quiero que solo me apuñales a mi
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @divagandoletras
    Cerrar las ventanas con nosotros fuera. Y quedarnos en el otoño
  • @Claudia_DelSur
    La imaginación nos envuelve en abrazos reales
  • @MeMalcriaste
    También hay errores platónicos
  • @Juansistemico
    Tocará beber de su sonrisa en una foto
  • @Pluriversos
    Cabizbajo no es tan triste si viene un sueño subiendo
  • @cachililiana
    Vengo desterrada de un sueño
  • @nancyeldarjani
    La hora es un compás seguro

Poemas lanzados al mar en botellas, en Puerto Vallarta

La antigua y nunca perimida ilusión romántica del poema lanzado al mar en una botella, o el milagro de su recepción en cualquier orilla del mundo, fue reactualizado literalmente en Puerto Vallarta, México. Un grupo de autores lanzó poemas al mar en sendas botellas.

 

   Esa fue una de las actividades del festival de poesía Letras en la Mar, encuentro que lleva ya siete ediciones en este puerto y municipio del estado de Jalisco y que en su edición 2017 entregó un reconocimiento al poeta Marco Antonio Campos.

   Una de las actividades más llamativas del festival fue “A mar adentro”, con el que cerró la programación: en el bote “Jamaica”, como informó el diario Milenio, diez poetas zarparon acompañados por los coordinadores del encuentro, Etna Cantoral, Alejandro Sánchez y Víktor Boga.

   Una vez mar adentro, los autores lanzaron a las aguas botellas selladas, portando un poema y un grabado o dibujo, expresión de la voluntad de los organizadores de conjugar lírica con artes plásticas. Lo hicieron con la esperanza de que, en su día, lleguen a las playas de Puerto Vallarta.

   Compartieron esta actividad Thomas Boberg, Mireille Díaz-Florian y Catherine Jarret, entre otros poetas.

   Cantoral declaró que el festival comenzó hace siete años pero con otra denominación. “Esta vez aprovechamos que finalizó el festival de poesía para hacer una selección de poemas de los participantes y para que algunos de ellos nos pudieran acompañar. En unas botellas de cristal selladas colocamos un poema y un grabado o dibujo”.

   Además, cada botella lleva algún dato para tomar contacto con el autor, si el receptor de la botella así lo desea.

   El Festival entregó a Campos el reconocimiento llamado Caracol de Plata.

   El autor declaró que “nadie podría pensar que un festival de esta índole podría durar en un puerto turístico siete años. Es un ejemplo de obstinación y de amor a la poesía que ha ido creciendo con los años. Un lugar así, como Puerto Vallarta, siempre es atractivo para los poetas, es una fuente de inspiración, un lugar de convivencia... una bahía... el mar. Es algo insólito, ver la tenacidad con la que funciona este festival”.

   “Si las instituciones culturales tuvieran esta voluntad, otro sería el panorama de la cultura y las artes en este país”, concluyó.

   Campos nació en Ciudad de México, en 1949. Es también narrador, ensayista, traductor y editor. Entre numerosos premios, obtuvo el Xavier Villaurrutia, en 1992 y 1993; el Casa de América de Poesía Americana de Madrid, en 2005; y el Iberoamericano Ramón López Velarde, en 2010.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.