• @nimarlu
    De tristezas que no dejan costura por reventar y de otros amores impensables
  • @L0laM0ra
    Suelen anidar las ilusiones en la tímida noche buscando la última estrella
  • @monarcamanni
    Lo que nos rompa primero: el olvido o una canción
  • @Anadimeana
    Algunos inundan puentes y ventanas, otros llueven estrellas: cada palabra con su mano vuela
  • @xhuvia922
    Las esponjas del mar borran el horizonte
  • @nancyeldarjani
    El tiempo es un olor cuando llueve
  • @DeNegraTinta
    También te quiero a deshoras
  • @DLobosyQuimeras
    Barcos de papel en dique seco
  • @LaPetit10
    Yo ya no quiero sueños intocables
  • @BlueDement_
    El día que te conozcas, vas a enamorarte de mi
  • @RecMaria
    El tiempo matará lo que no defiendas
  • @EstebanPerezsan
    Duermes en lo que escribo/ y lees en lo que sueño

Hay libros que llevan etiqueta de poesía pero no lo son, dice Clark

Las redes sociales están permitiendo que salgan a la luz escritores jóvenes que de otra forma no serían conocidos, y eso es positivo, sin negar que esto deriva en que se estén publicando libros “con la etiqueta de poesía que no tienen mucho que ver con poesía”, expresa el español Ben Clark, que bien supo de reconocimientos literarios a muy temprana edad, si se toman los parámetros habituales.

 

   La situación así descripta se combina, dice, con una pérdida de fuerza de los premios literarios en España, a su entender porque “hay muchos” y además “mucho premio sospechoso”.

   “Las redes sociales han conseguido que los premios no sean la única forma de salir del anonimato poético. Esto es algo importante y algo que nos ha permitido acceder a muchísima literatura joven que seguramente no habría podido emerger sin estas plataformas. Lo malo, en mi opinión, es que algunas editoriales están utilizando números para decidir sobre letras”, explicó.

   Hay otros efectos igualmente auspiciosos, porque “gracias a las redes sociales estamos más cerca, por fin, de nuestras compañeras y nuestros compañeros de Latinoamérica y nos leemos y nos publicamos”.

   Nacido en Ibiza en 1984, Ben Clark obtuvo el premio Hiperión en 2006 con “Los hijos de los hijos de la ira”, obra que vuelve a publicar ahora la editorial Delirio.

   Nou Diario le preguntó, a propósito de esta reedición, sobre el impacto de aquél reconocimiento. “No sabía que ganar el premio de poesía Hiperión implicaría tener tantos lectores y, sobre todo, empezar a figurar entre los poetas invitados a distintos festivales y lecturas que, hasta entonces, me parecían sólo para los poetas ‘de verdad’ y no para principiantes como yo”.

   Este tipo de reconocimiento tiene algo muy bueno, y es que “te sitúa en el mapa poético y de ahí surgen muchas oportunidades para leer en distintos sitios y conocer a gente estupenda”.

   A la vez, “es fácil que el premio, cuando es importante, te abrume y te haga sentir inseguro sobre tu escritura. Es un problema y le sucede a mucha gente. Hay muchas personas que sienten, de pronto, una especie de presión a la hora de escribir su poesía, y eso, claro, es nefasto para la creación poética”.

   La conversación abarcó también el tema de los premios con y sin dotación económica. Clark dijo que “los poetas no suelen hablar del dinero por una cuestión de pudor, supongo, pero a mí no me avergüenza esta costumbre tan fea que tengo de comer todos los días y por eso no me da ningún reparo decir que es bueno que alguien, en alguna parte, a día de hoy, quiera darte algo de dinero por un trabajo que has hecho. Con los derechos de autor no se gana nada y para escribir uno necesita tiempo, algo escaso y más aún cuando tienes que traducir, servir paellas en un restaurante de Ibiza, dar clases de inglés y hacer malabares para pagar el alquiler y las facturas. Un buen premio puede significar un año de escritura o más”.

   El reportaje completo está disponible en este enlace:

https://www.noudiari.es/2017/05/ben-clark-lo-malo-es-que-algunas-editoriales-estan-utilizando-numeros-para-decidir-sobre-letras/

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.