• @nimarlu
    De tristezas que no dejan costura por reventar y de otros amores impensables
  • @L0laM0ra
    Suelen anidar las ilusiones en la tímida noche buscando la última estrella
  • @monarcamanni
    Lo que nos rompa primero: el olvido o una canción
  • @Anadimeana
    Algunos inundan puentes y ventanas, otros llueven estrellas: cada palabra con su mano vuela
  • @xhuvia922
    Las esponjas del mar borran el horizonte
  • @nancyeldarjani
    El tiempo es un olor cuando llueve
  • @DeNegraTinta
    También te quiero a deshoras
  • @DLobosyQuimeras
    Barcos de papel en dique seco
  • @LaPetit10
    Yo ya no quiero sueños intocables
  • @BlueDement_
    El día que te conozcas, vas a enamorarte de mi
  • @RecMaria
    El tiempo matará lo que no defiendas
  • @EstebanPerezsan
    Duermes en lo que escribo/ y lees en lo que sueño

Soneto exige extrema unidad de sentido, dice poeta argentino

Todo poema exige "unidad de sentido", pero si se expresa en un soneto se potencia "hasta el extremo" la necesidad de que "todas las palabras tiendan a significar lo mismo". Esa es la exigencia especial que percibe el poeta argentino Luis Ferrario, quien en diálogo con la prensa debió responder a la pregunta inevitable: ¿por qué volver al soneto?

 

   "Luna y Agua" tituló su obra este autor de la provincia de Salta, extremo noroeste de Argentina, en cuya capital realizó la presentación a mediados de mayo.

   Al entrevistarlo, el diario local La Gaceta deja ver cierta perplejidad en la elección de Luis Ferrario, al afirmar que es la "época de versos libres", en tanto el origen del soneto está datado hace ocho siglos.

   "El soneto tiene un encanto y un misterio muy difíciles de desentrañar. Si observamos la historia de los últimos siete siglos de poesía occidental, podemos apreciar que nunca perdió del todo su vigencia. Hoy en día parece ser la única forma clásica que se cultiva con naturalidad, sin que nos dé la impresión de que se trata de algo impostado o extemporáneo. Yo diría que no es que uno vuelva al soneto sino más bien que el soneto nunca se fue de la poesía desde que fuera concebido en Italia, allá por el siglo XIII", explicó. 

   Respecto de la unidad de sentido que requiere, tiene tal envergadura que "el cambio de un solo fonema lo destroza completamente, lo hace saltar por el aire. Tal es su tensión".

   Mencionó a Góngora y Quevedo como referencias, así como a Federico García Lorca, Miguel Hernández, Leopoldo Marechal y Jorge Luis Borges.

   El diario le pidió "consejos" para los poetas jóvenes, pero Ferrario eludió ese camino: "Los poetas jóvenes de nuestro medio tienen una personalidad tan fuerte que no me caben dudas de que no precisan de consejos para desplegar su talento", respondió.

   El reportaje completo está disponible en este enlace:

http://www.lagacetasalta.com.ar/nota/80445/espectaculos/soneto-tiene-encanto-misterio-muy-dificiles-desentranar.html

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.