• @monarcamanni
    Cada quien/ le escribe/ a la sed/ que le sostiene
  • @_Annai_
    Precipitado/ los lugares expandes/ beso callado./ Todo el cielo nos llama/ con su alma de montaña.
  • @Anadimeana
    Mira cómo viene la tarde: descalza de voz, vestida en agua y viento
  • @magiamorena
    Un adiós sin maquillaje
  • @carinaldad
    El silencio respira tu perfume
  • @franc_murcia
    La literatura es una infusión de sueños
  • @Indephinida
    Mi niña interior juega con los sueños que yo misma he roto
  • @DeseosCulpables
    Es agotador escribir de amor, y no hacerlo
  • @amanecerdemar
    Hay silencios que sustentan la vida de todas las palabras...
  • @SimoneBella7
    Soy un cuerpo de mil caminos para su tinta desnuda
  • @Luzsoldepapel1
    Día cenizo/ entre la llovizna/ el pájaro afina
  • @danielatome
    La vida y sus dientes de sable y mis ojos, que no terminan de resignarse

Soneto exige extrema unidad de sentido, dice poeta argentino

Todo poema exige "unidad de sentido", pero si se expresa en un soneto se potencia "hasta el extremo" la necesidad de que "todas las palabras tiendan a significar lo mismo". Esa es la exigencia especial que percibe el poeta argentino Luis Ferrario, quien en diálogo con la prensa debió responder a la pregunta inevitable: ¿por qué volver al soneto?

 

   "Luna y Agua" tituló su obra este autor de la provincia de Salta, extremo noroeste de Argentina, en cuya capital realizó la presentación a mediados de mayo.

   Al entrevistarlo, el diario local La Gaceta deja ver cierta perplejidad en la elección de Luis Ferrario, al afirmar que es la "época de versos libres", en tanto el origen del soneto está datado hace ocho siglos.

   "El soneto tiene un encanto y un misterio muy difíciles de desentrañar. Si observamos la historia de los últimos siete siglos de poesía occidental, podemos apreciar que nunca perdió del todo su vigencia. Hoy en día parece ser la única forma clásica que se cultiva con naturalidad, sin que nos dé la impresión de que se trata de algo impostado o extemporáneo. Yo diría que no es que uno vuelva al soneto sino más bien que el soneto nunca se fue de la poesía desde que fuera concebido en Italia, allá por el siglo XIII", explicó. 

   Respecto de la unidad de sentido que requiere, tiene tal envergadura que "el cambio de un solo fonema lo destroza completamente, lo hace saltar por el aire. Tal es su tensión".

   Mencionó a Góngora y Quevedo como referencias, así como a Federico García Lorca, Miguel Hernández, Leopoldo Marechal y Jorge Luis Borges.

   El diario le pidió "consejos" para los poetas jóvenes, pero Ferrario eludió ese camino: "Los poetas jóvenes de nuestro medio tienen una personalidad tan fuerte que no me caben dudas de que no precisan de consejos para desplegar su talento", respondió.

   El reportaje completo está disponible en este enlace:

http://www.lagacetasalta.com.ar/nota/80445/espectaculos/soneto-tiene-encanto-misterio-muy-dificiles-desentranar.html

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.