• @GraceKlimt
    Una lista negra con todo lo que no vamos a decir nunca, y gasolina
  • @Darkvelvet1
    Le hice aguas al vestido y me volé la cabeza con las flores del deshielo
  • @presademi
    Ligera lluvia, la sed sigue intacta
  • @carlos_raiz
    Los sueños se hojean de atrás para adelante
  • @gatodelalluvia
    Creí que era amor, pero sólo era la tentación de tatuarle un nombre a la memoria
  • @zoe_escritora
    Me haré un planeta de barro para esconder mis pájaros
  • @PatriciaRichm_
    El velo empapado sigue atrapando certezas al compás de la profecía que calla en el andén donde ondean las vías
  • @loubarrera58
    Beso la boca de un sueño hasta la indecencia
  • @LuluNunez22
    Yo también fui sol de tierra fría, yo también fui luz de alma oscura
  • @MusaTaciturna
    Sigo buscándote, hambrienta de tu voz y ciega de tu lluvia, pero te sigo buscando...
  • @ceugmas
    Nos amamos en el filo de un futuro
  • @Magarosas
    Un banco en una plaza para decir cielo, es decir, para nombrar tus labios

El legado de Roque Dalton está "desaprovechado", dice R. Larios

Lo mejor de la poesía del salvadoreño Roque Dalton está desaprovechado o fue mal interpretado, afirma Álvaro Rivera Larios. También poeta salvadoreño, aunque radicado en Madrid, el autor sostiene que en la escritura de la posguerra de su país no se observan huellas de aspectos distintivos de su obra.

 

   Hubo una pérdida, opina, de la ironía y el humor que se puede encontrar en la poesía de Dalton. "Ha sido tal, en mi opinión, el extravío de las interpretaciones que se han hecho sobre su obra, que lo mejor de su herencia creativa se ha perdido entre los dedos de sus presuntos legatarios".

   Roque Dalton  nació en San Salvador, en 1935. Con “Taberna y otros lugares” obtuvo, en 1969, el Premio Casa de las Américas. Murió en Quezaltepeque en 1975, asesinado por compañeros del grupo guerrillero que integraba, en un hecho que hasta hoy no fue condenado por la justicia de El Salvador.

   Álvaro Rivera Larios trata el tema en una nota en el Diario Colatino, que emprende con una aclaración: no tiene el propósito, dice, de "proponer a Roque como una especie de vía obligatoria para nadie. Allá que cada poeta elija las ropas que mejor se ajusten a su cuerpo y a sus gustos".

   El de la opinión literaria es un universo con autonomía equiparable, agrega, a la de la creación, por lo que es un campo donde acuerdos y desacuerdos se multiplican.

   "Los desacuerdos estéticos, lamentablemente, no pueden resolverse apelando a una ciencia que anule por completo la subjetividad, pero eso no impide que algunas valoraciones puedan ser más razonables que otras", prosigue. A partir de ello expresa su tesis, que sintetiza afirmando que "ciertos juicios que se han hecho sobre Roque Dalton, en tanto que modelo literario, no han sido muy acertados desde el punto de vista de la racionalidad crítica. En la posguerra se ha seguido malinterpretando al poeta".

   Así, "no solo es que Roque haya influido menos en nuestra lírica de lo que hasta ahora se ha supuesto, es que ciertos prejuicios de la posguerra, disfrazándose de teoría, han impedido que se aprovechase creativamente lo mejor de su herencia".

   Por ello, continúa Rivera Larios, ni la ironía ni el humor son rasgos predominantes en la poesía salvadoreña. Por el contrario, en los últimos cuarenta años "lo que ha predominado en nuestra poesía es esa solemnidad de la que el mejor Dalton intentó escapar. No siempre lo consiguió, pero en muchos de sus poemas quiso quitarse de encima el tono oracular".

   Lo mismo sucede con el "intento de representar otras voces y de no confinarse solo en la suya". Así, "la teatralización de la voz lírica, algo que hermana a Dalton con Eliot, no ha sido un camino que hayan explorado nuestros poetas".

   "Malos lectores que somos, no hemos advertido tampoco que hay un Dalton joyceano que parodia voces y estilos y que se parodia a sí mismo. La risa de Roque, en su evolución, alcanzó la condición de risa metaliteraria", prosigue.

   La observación del poeta abarca la obra ensayística de Dalton. "Su interés por la historia, su vena de polemista, acabaron dejando una huella en su poesía".

   Todas estas características complejas son difíciles de aplicar a una interpretación a la escritura poética que sucedió al autor llamado "modelo". Así, concluye, "muchos no entenderán lo que voy a decir, pero creo que la verdadera influencia lírica de Dalton está por venir. De momento, no somos capaces de capitalizar creativamente su legado".

   La nota completa está disponible en este enlace:
http://www.diariocolatino.com/roque-dalton-modelo-literario/

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.