• @karlisjar
    Los símbolos nunca callan, así nosotros nos hagamos los sordos
  • @EstebanPerezsan
    Duermes en lo que escribo/ y lees en lo que sueño
  • @marconpi66
    Del amor también se sale, muerto de latidos
  • @fumivora
    Quiero que solo me apuñales a mi
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @divagandoletras
    Cerrar las ventanas con nosotros fuera. Y quedarnos en el otoño
  • @Claudia_DelSur
    La imaginación nos envuelve en abrazos reales
  • @MeMalcriaste
    También hay errores platónicos
  • @Juansistemico
    Tocará beber de su sonrisa en una foto
  • @Pluriversos
    Cabizbajo no es tan triste si viene un sueño subiendo
  • @cachililiana
    Vengo desterrada de un sueño
  • @nancyeldarjani
    La hora es un compás seguro

El Premio Reina Sofía para la nicaragüense Claribel Alegría

La nicaragüense Claribel Alegría obtuvo el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, que otorgan la Universidad de Salamanca y Patrimonio Nacional de España para reconocer la obra de autores vivos. Su nombre queda así inscripto junto a los de Juan Gelman, José Emilio Pacheco, Gonzalo Rojas y Ernesto Cardenal, entre otros autores latinoamericanos.

 

   Nacida en Estelí, en 1924, la poeta fue elegida entre 71 postulantes. Recibirá la distinción en el último trimestre del año, en un acto que se realizará en Madrid.

   También novelista y ensayista, identificada con la Generación Comprometida, corriente centroamericana de los años 50 y 60, Claribel Alegría fue elogiada por el jurado, por su aporte a las letras en lengua castellana. En particular, María Ángeles Pérez y Selena Millares mencionaron el valor de su obra narrativa y ensayística, así como el realizado en el campo de la traducción.

   El Reina Sofía está dotado con 42 mil euros e incluye la publicación de una antología. El poeta español Antonio Colinas, que recibió este premio en 2016, declaró que con la adjudicación a Claribel Alegría se reconoce “una poesía llena de vida”. Agregó que los poetas españoles “aprenden” de los latinoamericanos, por su “riqueza expresiva”.

   El diario El País, de Madrid, mencionó que a los 93 años la escritora sigue trabajando a pleno, como lo demuestra la traducción reciente al español de Lao Tsé. El periódico recordó una declaración de 2015: “Siempre estoy leyendo y releyendo, porque me parece fantástico eso de releer. Yo era una gran viajera, aunque ahora ya no puedo viajar, conocí los cinco continentes y cuando iba a una ciudad por tercera o cuarta vez me fascinaba más que cuando la descubrí. Así me está pasando ahora con los libros”.

   Publicaciones de El Salvador dieron gran importancia a la noticia, porque Alegría vivió de niña en ese país. De hecho, la llaman “poeta nicaragüense-salvadoreña”.

   Hay una Fundación que lleva su nombre en el país, y cuyas autoridades declararon que “este premio para la fundación es una felicidad, Claribel sigue siendo la escritora salvadoreña más internacional, más difundida, más universal, y tener la responsabilidad como fundación de llevar su nombre nos pone cada vez en retos".

   La poeta suma este premio a otros igualmente destacados, como el Casa de las Américas, de Cuba, que obtuvo en 1978, y el Gabriela Mistral, de Chile, en 2010.

   En la primera edición, en 1992, el Reina Sofía fue adjudicado a Gonzalo Rojas. Desde entonces, también lo obtuvieron los uruguayos Mario Benedetti e Ida Vitale, la peruana Blanca Varela, el chileno Nicanor Parra, la cubana Fina García Marruz y los españoles Colinas, María Victoria Atencia, Pablo García Baena y Antonio Gamoneda, entre otros.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.