• @SalvadorTannis_
    Lo que sé se lo agradezco al silencio
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @karlisjar
    ¿De cuántas sinfonías está hecho un aguacero?
  • @fumivora
    Después de la tormenta, un barquito de papel
  • @L0laM0ra
    A cierta distancia nos leemos más cerca
  • @DamaElegante_
    Es bueno tener sonrisas a punto, en la trastienda de los sueños rotos
  • @sweetcamelot
    Un alma inquebrantable se refleja en una dulce sonrisa
  • @noessineso
    Aunque lo imagino,/ lo sueño,/ ese atardecer/ juntos/ fue de otros
  • @jfsounds
    Cual farol quemar/ Las corazas de papel/ Desde adentro
  • @loretosesma
    Porque escribo mejor desde mi herida pero sonrío mejor desde la cicatriz
  • @NegroPermanente
    Sigo anclado en la estación en donde nos dejamos los sueños
  • @Aline_RFagundes
    Probé de la pulpa nueva/ ¿pecaminoso jugo de la historia?/ para que la memoria/ se tejiera de gravedad

La poesía es resistencia, dice el mexicano Francisco Segovia

La poesía es una forma de resistencia, e incluso lo es un poema de amor, afirma el mexicano Francisco Segovia, quien se refiere al extenso período de injusticias y violencia que está padeciendo el pueblo de su país. Expresa que el haber pasado una etapa de su niñez en Culiacán hizo que, aún nacido en la capital del país, no se haya convertido en un poeta urbano.

 

   Ensayista y traductor, además de poeta, Francisco Segovia, quien nació en Ciudad de México en 1958, fue invitado a leer junto a poetas de Sinaloa en la plaza Álvaro Obregón de Culiacán, en cercanías de la casa de sus abuelos.

   Hijo del poeta español Tomás Segovia y de la narradora mexicana Inés Arredondo, pasó dos años en esa casa, aunque luego regresó en los veranos, como recuerda Noroeste.

   Fue un período de andar por los campos, de pesca en el río junto con amigos. A poca distancia, dijo, "estaba la naturaleza, lo despoblado. Supongo que si no hubiera vivido esos años aquí, otra sería mi poesía".

   Insistió: "Si yo me hubiera quedado en la Ciudad de México, a lo mejor sería un poeta urbano y no lo soy, soy un poeta que atiende a las plantas, el clima y esas cosas, no sé si llega a ser una elección o si te tocó eso y lo asumes, no es que no goce la poesía urbana, sí la gozo, pero a mí no me sale".

   La publicación dice que uno de los textos que leyó fue "Al quinto sol", asentado en la cosmogonía azteca y en particular en el mito de los cinco soles. Pero en realidad es una forma de referirse a la violencia que padece el pueblo mexicano.

   "Cuando lo escribí había demasiadas cosas juntas, asesinatos, secuestros que se acercan, que pasa a personas que conoces y que empiezas a ver cada vez más cerca y no puedes quedarte callado y decir no pasa nada", declaró.

   Y fue entonces cuando expresó que no postula que "hay que dejar de hacer poemas de amor", porque "también los poemas de amor son una manera de resistencia. En ese sentido 'Al quinto sol' es un libro político".

   La nota completa está disponible en este enlace:

http://www.noroeste.com.mx/publicaciones/view/francisco_segovia_surge_en_culiacan_la_mitologia_de_su_poesia-1082731

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.