• @_marazi
    Yo ya me quedé contigo cuando ni estabas
  • @ciruelle
    Amar es ser verbo en todos los tiempos
  • @SIELALSOYYO
    No hay persona más peligrosa que la que no tiene sueños por cumplir
  • @DivinaOnix
    También lo imposible puede ser amado
  • @LunaPara2
    El que se va en silencio, lo ha dicho todo
  • @Ghouls99
    A veces acumulamos, densos y potentes, para arrasar en el siguiente desborde
  • @siete_verdes
    Es espesa, grumosa y fría. Llamémosla decepción
  • @JanoTwoFaces
    Dejad de ordenar caos y provocad alguno
  • @sammasathi
    Sueño, luego insisto
  • @TISHA77
    La poesía también es presagio
  • @juanita_amore
    Escribir porque el tiempo nos viene a leer
  • @z_zyanya88
    Quieta, la noche/ versa amores calmos,/ suspira en paz

El Nadaísmo buscó "la pólvora" del poema, dice Elmo Valencia

Los fundadores del Nadaísmo en Colombia desestimaron como valor primordial “la belleza de la palabra”, puesto que “íbamos por el contenido, el veneno, la pólvora que traía el poema”, dice Elmo Valencia. El autor, de 91 años, afirma que esa elección representó una postura de vanguardia.

 

   Las circunstancias del surgimiento de esta corriente fueron recordados por el poeta, también narrador y ensayista, nacido en Cali en 1933, y cuya primera aproximación a la poesía se dio durante un período que pasó en Estados Unidos, cuando conoció a los Beatniks.

   “Nosotros fuimos la vanguardia en Colombia, no solo por nuestros poemas sino por los actos locos que cometíamos en torno”, declaró al diario El País, que le pidió una definición sobre sí mismo, ante lo cual respondió: “Poeta iconoclasta que abrazó el Nadaísmo en el año 58, cuando lo fundamos tanto en Cali como en Medellín”.

   Sobre su conexión con los poetas con quienes terminó fundando la corriente, Gonzalo Aranjo, Jotamario Arbeláez y Eduardo Escobar, entre otros, dijo que estaba estudiando en Estados Unidos –cuando se interesó en los Beatniks- pero sintió aburrimiento y regresó a Cali.

   “Tras mi retorno, Jotamario me habló del Nadaísmo y del ‘profeta’. De esa manera, decido establecerme en la ciudad. Allí nos contactamos con Gonzalo. Él vio en nosotros unos jóvenes con la capacidad de decir cosas, con berraquera para fundar algo nuevo. Nos invita a Medellín y agarramos un bus de la flota Magdalena porque  ‘si flota Magdalena, flota el Nadaísmo’, y llegamos allá, que es en donde comienza lo fuerte”.

   Después siguió el desafío de expandir la corriente por Colombia. Relató a El País: “Apareció en El Colombiano de Medellín la noticia de que se iba a efectuar un Congreso de Escribanos Católicos. Entonces dijimos, acá está el momento oportuno para escribir en su contra”, explicó Elmo Valencia.

   Así, Aranjo hizo el prólogo y “los demás compusieron una mezcla que olía asqueroso, capaz de levantar un muerto, y la tiraron sobre la audiencia que estaba en el paraninfo de la Universidad de Antioquia. Estaba hablando el gobernador y salieron corriendo. La Policía los agarró y los metieron en la celda más peligrosa, en donde estuvieron ocho días. Al final, vino un abogado amigo de Gonzalo y los sacó de ese enredo”.

   Luego, el poeta y cantante Pablus Gallinazus se sumó y le dio más conocimiento al Nadaísmo. “Su llegada nos dio una difusión mayor, dado que los lugares se llenaban para escucharlo”, relató.

   El periodista le hizo la pregunta inevitable: ¿Qué es el Nadaísmo?

   “Dar definiciones es muy jodido porque el Nadaísmo es nada, es un concepto, es un estado de conciencia de los acontecimientos que suceden, de uno ver cómo están las cosas, qué debe hacerse, pero no es una cosa que tenga esencia, como llamaría Sartre en su libro ‘El ser y la nada’. Algo que uno no ve, pero está allí, para observar el mundo de una manera diferente”.

   Sobre la poesía colombiana actual, dijo que “hay mucha ternura en los muchachos y están interesados. Vemos que hay como un deseo de estudio, de leer poetas extranjeros, especialmente españoles y franceses. Seguimos en contacto con la poesía internacional, aunque aún no he visto a alguien que sobresalga”.

   El reportaje completo está disponible en este enlace:

http://www.elpais.com.co/entretenimiento/cultura/este-mundo-hay-que-ponerlo-patas-arriba-elmo-valencia-poeta-nadaista.html

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.