• @karlisjar
    Los símbolos nunca callan, así nosotros nos hagamos los sordos
  • @EstebanPerezsan
    Duermes en lo que escribo/ y lees en lo que sueño
  • @marconpi66
    Del amor también se sale, muerto de latidos
  • @fumivora
    Quiero que solo me apuñales a mi
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @divagandoletras
    Cerrar las ventanas con nosotros fuera. Y quedarnos en el otoño
  • @Claudia_DelSur
    La imaginación nos envuelve en abrazos reales
  • @MeMalcriaste
    También hay errores platónicos
  • @Juansistemico
    Tocará beber de su sonrisa en una foto
  • @Pluriversos
    Cabizbajo no es tan triste si viene un sueño subiendo
  • @cachililiana
    Vengo desterrada de un sueño
  • @nancyeldarjani
    La hora es un compás seguro

Sin Rubén Darío, Nicaragua no sería país de poetas, pero además "ni habría existido Pablo Neruda"

Por una cuestión de proporciones y cantidad de habitantes, porque muchos autores accedieron a la vida pública, por algunos planes estatales de estímulo a la escritura, pero sobre todo por Rubén Darío, es Nicaragua un “país de poetas”. Así es nombrado asiduamente y así es asumido por varios de sus creadores.

 

   Todo se debe a Rubén, al “padre del modernismo”, al “príncipe de las letras castellanas”, sin quien no solo no sería Nicaragua un país de poetas: no existirían siquiera Pablo Neruda y tantos otros autores, enfatiza Francisco de Asís Fernández, poeta él también y de gran protagonismo como presidente del comité organizador del Festival Internacional de Poesía de Granada.

   El tema fue tratado por la emisora británica BBC, en una nota para la cual dialogó con varios escritores.

   "Rubén Darío no solo era un poeta, sino un genio. Y un genio como Rubén Darío en un país tan chiquito como Nicaragua te da una calidad per cápita increíble", opinó la poeta Michele Najlis, quien agregó que cuando se publicó “Azul”, en 1888, la población del país era de 300 mil habitantes. A la muerte del autor, en 1916, eran 600 mil.

   Najlis, directora del Centro Nicaragüense de Escritores, afirmó que a partir de entonces “la cantidad de poetas de calidad que ha producido Nicaragua es impresionante: Alfonso Cortés, Salomón de la Selva, Azarías Pallais, Ernesto Cardenal, Ernesto Mejía Sánchez y así un montón. O sea que en parte es un asunto de proporción”.

  La lista de nombres es engrosada por Fernández, dice BBC: Pablo Antonio Cuadra, Carlos Martínez Rivas, José Coronel Urtecho, Luis Alberto Cabrales y Gioconda Belli.

   "Si Darío no existiera, ¿habría poesía en Nicaragua? No lo sé decir. Pero sí sé que sin Darío no existiría un Neruda, ni un Vicente Huidobro", completó.

   La emisora británica menciona que el panteón de “héroes y mártires” de la Revolución Sandinista incluye a poetas, y que la llegada del Sandinismo al poder le dio protagonismo al género.

   Como ministro de Cultura, Cardenal desarrolló los talleres populares de poesía, inspirándose en la experiencia que él mismo había desarrollado con los habitantes de Solentiname en los 70, cuando “la poesía se veía como una forma de lucha”, dijo Marta Leonor González, también poeta, así como lo es Rosario Murillo, vicepresidenta de la Nación.

   Los talleres de Cardenal llegaron a desarrollarse hasta en la policía. Dijo en 1983, en plena gestión, recuerda BBC: “Hemos hecho en Nicaragua algo que nunca se había hecho en el mundo: que obreros, indios, campesinos, empleadas domésticas, soldados, policías, hicieran poesía y buena poesía moderna”.

   Fernández condena esta experiencia, pues la evalúa negativamente. Najlis hace una observación intermedia, pero lo cierto es que en Nicaragua la poesía tiene una presencia notable.

   La nota completa está accesible en este enlace:

http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-39724083

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.