• @GraceKlimt
    Una lista negra con todo lo que no vamos a decir nunca, y gasolina
  • @Darkvelvet1
    Le hice aguas al vestido y me volé la cabeza con las flores del deshielo
  • @presademi
    Ligera lluvia, la sed sigue intacta
  • @carlos_raiz
    Los sueños se hojean de atrás para adelante
  • @gatodelalluvia
    Creí que era amor, pero sólo era la tentación de tatuarle un nombre a la memoria
  • @zoe_escritora
    Me haré un planeta de barro para esconder mis pájaros
  • @PatriciaRichm_
    El velo empapado sigue atrapando certezas al compás de la profecía que calla en el andén donde ondean las vías
  • @loubarrera58
    Beso la boca de un sueño hasta la indecencia
  • @LuluNunez22
    Yo también fui sol de tierra fría, yo también fui luz de alma oscura
  • @MusaTaciturna
    Sigo buscándote, hambrienta de tu voz y ciega de tu lluvia, pero te sigo buscando...
  • @ceugmas
    Nos amamos en el filo de un futuro
  • @Magarosas
    Un banco en una plaza para decir cielo, es decir, para nombrar tus labios

La española Rossetti, buscando "la música de las palabras"

La poeta española Ángeles Mora elogia con entusiasmo la obra de su compatriota Ana Rossetti (foto), incluyendo su último libro, pues encuentra en ella un intento por “arrancar no sólo la música de las palabras” sino también la verdad, que “nos digan cosas”, ideas que “nos ayuden a comprender la vida en sus profundidades”.

 

   Rossetti nació en San Fernando, Cádiz, en 1950, y además de poeta es dramaturga, narradora y ensayista.

   Ángeles Mora, Premio Nacional de Poesía en 2015, afirma en una nota en InfoLibre que su compatriota “entró como un vendaval en el panorama poético español de los años ochenta”, cuando publicó “Los devaneos del Erato”, libro al que considera “mítico” y que contiene “una mezcla de erotismo y clasicismo desenfadado que hizo estragos en el ambiente de un culturalismo envarado que se iba viniendo abajo por aquellos tiempos”.

   Era un tiempo, prosigue, en que “a pesar de tantas buenas poetas como ya había habido en nuestro país, parece que las mujeres poetas todavía arrastrábamos algunas cintas del corsé que a la fuerza llevaron (aunque algunas lograran eludirlo) las llamadas ‘poetisas románticas’”.

   “La libertad y desenvoltura” con que apareció Ana Rossetti “fue un auténtico momento estelar de nuestra poesía y de la poesía escrita por mujeres. Fue el disparo al aire que nos invitaba a iniciar la carrera, a entrar en el juego de hacer versos (que no es un juego, como bien dijo Gil de Biedma) libremente, a nuestro modo, sin previas limitaciones ni complejos”.

   La autora, prosigue Mora, presenta libros “con un sentido unitario y una atmósfera particular, una fuerza singular, captando en cada momento la inquietud que la dominaba, dándole voz a una mujer libre y al erotismo que mueve nuestra vida tanto como el corazón. Lo mismo el amor humano que el místico, con su erotismo a flor de piel”.

   Comenta a continuación el libro más reciente, “Deudas contrarias”, publicado por La Bella Varsovia, y es cuando afirma que intenta ser “una auténtica virtuosa de la palabra”, para dar con su música y con significados.

   “Quizá en estas 'Deudas contraídas' su empeño en este sentido ha dado un paso más: este es un libro que se desnuda, poéticamente hablando, de cualquier retórica. Aunque esa desnudez buscada no deje de ser también una retórica, no deje de ser, precisamente, el lenguaje poético que le interesa plantear en este libro. Un lenguaje que va directamente al grano, a la denuncia de un mundo cruel que nos está convirtiendo en cómplices del más horrible desprecio por la dignidad humana”.

   La nota completa está accesible en este enlace:

http://www.infolibre.es/noticias/los_diablos_azules/2017/05/26/ana_rossetti_deudas_contraidas_65573_1821.html

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.