• @karlisjar
    Los símbolos nunca callan, así nosotros nos hagamos los sordos
  • @EstebanPerezsan
    Duermes en lo que escribo/ y lees en lo que sueño
  • @marconpi66
    Del amor también se sale, muerto de latidos
  • @fumivora
    Quiero que solo me apuñales a mi
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @divagandoletras
    Cerrar las ventanas con nosotros fuera. Y quedarnos en el otoño
  • @Claudia_DelSur
    La imaginación nos envuelve en abrazos reales
  • @MeMalcriaste
    También hay errores platónicos
  • @Juansistemico
    Tocará beber de su sonrisa en una foto
  • @Pluriversos
    Cabizbajo no es tan triste si viene un sueño subiendo
  • @cachililiana
    Vengo desterrada de un sueño
  • @nancyeldarjani
    La hora es un compás seguro

Y un día, en Montevideo, vio la luz el "psicoslam de poesía"

Estudiantes de la Facultad de Psicología de la Universidad de la República realizan en la sede de la casa de estudios, en Montevideo, sesiones de poesía que imitan el formato de los torneos de recitado, para lo que llaman “psicoslam de poesía”. Según los organizadores, se inscriben en una corriente que busca llenar un “vacío” en la circulación del género.

 

   Los encuentros se realizan mensualmente en la cantina de la facultad, con un puñado de espectadores que asisten expresamente y otros que son ocasionales, que pasan por el lugar, se agregan a la actividad o la presencian al menos por un rato.

   La iniciativa es de algunos de los integrantes del Centro de Estudiantes Universitarios de Psicología, atraídos por el slam “convencional”, la competencia en la que autores declaman versos para someterse al veredicto del público que, según un reglamento internacional no escrito, debe ser elegido al azar, y que es el que adjudica puntaje a cada texto.

   Se cumplen otras condiciones, como que la declamación dure 3 minutos y 20 segundos, y que los autores la realicen de pie, con un texto propio y sin usar objetos ni otros recursos extra.

   Una de las organizadoras, y a la vez participante, es Guillermina Sartor, de 21 años, quien se sintió interesada en los slam de Montevideo y Buenos Aires. Así empezó a colaborar con Pabloski Pedrazi, organizador de la actividad en la capital uruguaya después de haber presenciado algunos encuentros en Madrid.

   Así, el Slam de Poesía Oral de Uruguay se realiza desde 2015. Pedrazi menciona la experiencia original, la del club Get Me High Lounge de Chicago, a mediados de los 80, como recuerda El País.

   Sin embargo, no concibe los encuentros como una mera competencia entre autores, ya que les atribuye la finalidad de “devolver la palabra a la comunidad”.

   A su entender, “el slam es la consecuencia de un proceso inevitable, en el sentido de que hubo un vacío de la poesía acá en Uruguay desde el 80, que fueron como las últimas generaciones que hacían ‘performances’ poéticas; después, ese campo quedó vacío. Ahora los jóvenes aprovechamos eso, tomamos ese espacio, y no lo podemos abandonar".

   La nota completa está disponible en el enlace siguiente:

http://www.elpais.com.uy/domingo/que-se-escuchen-poetas-slams-poesia.html

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.