• @karlisjar
    Los símbolos nunca callan, así nosotros nos hagamos los sordos
  • @EstebanPerezsan
    Duermes en lo que escribo/ y lees en lo que sueño
  • @marconpi66
    Del amor también se sale, muerto de latidos
  • @fumivora
    Quiero que solo me apuñales a mi
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @divagandoletras
    Cerrar las ventanas con nosotros fuera. Y quedarnos en el otoño
  • @Claudia_DelSur
    La imaginación nos envuelve en abrazos reales
  • @MeMalcriaste
    También hay errores platónicos
  • @Juansistemico
    Tocará beber de su sonrisa en una foto
  • @Pluriversos
    Cabizbajo no es tan triste si viene un sueño subiendo
  • @cachililiana
    Vengo desterrada de un sueño
  • @nancyeldarjani
    La hora es un compás seguro

Poesía "bajo el imperio de la luz", de la mexicana Elsa Cross

La poesía de la mexicana Elsa Cross está realizada “bajo el imperio de la luz”. Es, por lo tanto, “una poeta solar”, afirmó Jorge Orteaga. También poeta, él analizó la obra de la autora nacida en Ciudad de México durante una actividad realizada en la Feria del Libro de Tijuana.

 

   Cross presentó “Insomnio”, su obra de poesía más reciente, publicada por editorial Era en 2016. Además de la intervención de tono ensayístico hecho por Orteaga, la poeta leyó algunos textos de ese libro y compartió algunas impresiones con el público.

   “La claridad de la atmósfera o del espacio poetizado le ha servido” a Cross para “redescubrir los prodigios del orbe y, en consecuencia, encomiarlos. La suya ha venido siendo por lo tanto una poesía celebratoria que, lejos de juzgar la rareza de las variadas configuraciones de la cultura humana y el paisaje animado, se limita a nombrar la sinergia de lo decible y lo incorpóreo, hallando en dicho registro -la nominación en sí- la más pura forma de ovación, pero no a la manera de Pellicer, volcado al continuo ensalzamiento de la naturaleza, sino con los matices que exige la alternancia exponencial de la percepción y la abstracción, a la usanza quizá de Yves Bonnefoy, Odiseas Elytis u Octavio Paz”, sostuvo Jorge Orteaga.

   El insomnio del último libro de la autora “proyecta sus demonios”, los que vive la población de México a raíz de la situación de violencia que asola al país. Son demonios de “un presente anegado en sangre, la hecatombe de difuntos y desaparecidos en el México infrahumano de la última década. Elsa Cross da fe de la inhóspita realidad de su país, el nuestro, secuestrado sin indicios de rescate por el crimen y la impunidad, la barbarie y la corrupción”.

   La desaparición de los estudiantes normalistas de Ayotzinapa, los femicidios, son algunos de esos demonios, agregó.

   Después de esta intervención, informa Zeta de Tijuana, Elsa Cross leyó poemas y se refirió a ellos.

   “En este libro –dijo- se dio jugar mucho con consonancias y asonancias”.

   Luego explicó que el “impulso poético” es siempre el mismo, “independientemente de los temas que trate el poeta; lo que el poeta no debe abandonar hable de lo que hable es la poesía; en el momento en que la poesía queda de lado, lo que uno quiere decir se puede convertir en un panfleto; entonces, la poesía es lo único que puede sostener cualquier cosa”.

   “No hay temas vedados a la poesía, lo que está vedado es abandonarla”, concluyó.

 

 

   La Argentina Negroni presentó

  dos libros en México

 

   Dos libros, “El arte del error”, de ensayos, y “Exilium”, de poesía, fueron presentados en Ciudad de México por la poeta argentina María Negroni, acompañada por dos autores mexicanos amigos suyos, Tedi López-Mills y Jorge Esquinca.

   “Estar en México es volver a casa. Un país que he visitado muchas veces, y siempre he sido devota de la literatura que aquí se hace”, expresó Negroni, según informó el diario La Razón.

   Sobre su relación con la palabra, la escritora argentina dijo: “Leo mucha ficción, pero no me interesa la trama, me sumerjo en el lenguaje. El lenguaje es la trama: así leo muchas novelas, me gusta ser abrigada por la cordialidad de las imágenes que nacen en lo lingüístico: ese es quizás uno de los más grandes secretos de la poesía”.

   También expresó que sus libros de ensayos y poemas “son siempre compendios de circunstancias. Pero, ojo, el poema no reproduce la realidad, sino que la inventa. Escribimos con los rastros de aquello que uno no sabe, desde la ignorancia, que es el mayor pretexto para escribir”.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.