• @_marazi
    Yo ya me quedé contigo cuando ni estabas
  • @ciruelle
    Amar es ser verbo en todos los tiempos
  • @SIELALSOYYO
    No hay persona más peligrosa que la que no tiene sueños por cumplir
  • @DivinaOnix
    También lo imposible puede ser amado
  • @LunaPara2
    El que se va en silencio, lo ha dicho todo
  • @Ghouls99
    A veces acumulamos, densos y potentes, para arrasar en el siguiente desborde
  • @siete_verdes
    Es espesa, grumosa y fría. Llamémosla decepción
  • @JanoTwoFaces
    Dejad de ordenar caos y provocad alguno
  • @sammasathi
    Sueño, luego insisto
  • @TISHA77
    La poesía también es presagio
  • @juanita_amore
    Escribir porque el tiempo nos viene a leer
  • @z_zyanya88
    Quieta, la noche/ versa amores calmos,/ suspira en paz

Poesía como exploración interior, dice la mexicana María Baranda

La poesía está en sintonía o tiene familiaridad con la psicología porque como ella busca indagar en los universos interiores, afirma la poeta mexicana María Baranda, quien evoca el impacto que causó en ella la lectura de “Trilce”, de César Vallejo, a propósito de su próxima presencia en la Feria Internacional de Lima.

 

   México es el país invitado de honor en la Feria del Libro de la capital peruana, programada entre el 21 de julio y el 6 de agosto. Por lo tanto, habrá una delegación de escritores que incluye a María Baranda, nacida en Ciudad de México, en 1962. Es también narradora y traductora.

   Obtuvo varios reconocimientos, entre ellos el Premio Nacional de Poesía Efraín Huerta, en 1995, el Iberoamericano de Poesía Francisco de Quevedo, en 1998, y el Nacional de Poesía Aguascalientes, en 2003.

   A propósito de su visita a Lima, el diario La República le preguntó por sus estudios en psicología y su conexión con la escritura poética. “Tanto la psicología como la literatura son una suerte de indagaciones de quienes somos. Te haces la gran pregunta: qué vine a hacer aquí y quién soy yo. Finalmente, eso es lo que trata de responder la poesía”.

   La poesía, prosiguió, “es lo que toca el alma de todos nosotros. En el momento en el que un poema, el que sea, te abre la puerta, tú, como lector, llegas a ese paraíso. El decir ‘logré ver más allá por la capacidad metafórica y de conversión del mundo que tiene el poema’, en esos momentos ya no puedes dejar de leer poesía”.

   Lo que diferencia el habla cotidiana del lenguaje poético, explicó ante otra pregunta, es “la manera en la que el poeta se sitúa y ve pasar a un perro o ve cómo se mueve un árbol, ve el efecto de la luz a través de la ventana. Qué sucede con eso en su interior, es decir, qué preguntas se hace con eso, cómo impacta en mí el mundo de afuera”.

   Más adelante definió como “importantísimo” a César Vallejo en su desarrollo como escritora. “Cuando yo leí ‘Trilce’ pareció enigmático porque muchos de sus pasajes son bastante complejos, como sucede con Sor Juana Inés de la Cruz, en México. Ya no pude salir, quería saber más, quería entender por qué yo no lograba tocar fondo con ese poema. Ahora lo entiendo muy bien”.

   Baranda recordó su amistad con el poeta peruano Rodolfo Hinostroza y, entre las autoras mujeres, elogió la obra de Carmen Ollé y de Rocío Silva-Santisteban”.

   El reportaje completo está disponible en este enlace:

http://larepublica.pe/impresa/ocio-y-cultura/882637-el-poeta-debe-ser-un-gran-hechicero

 

 

   Poesía reunida de Francisco Hernández

   Las editoriales Fondo de Cultura Económica y Alcadía publican en dos tomos la poesía completa de Francisco Hernández, bajo el título “En grado de tentativa. Poesía reunida”, con ilustración en portada del también mexicano Marcos Castro.

   El primer tomo comprende, entre otras, las obras “Gritar es cosa de mudos”, “Mar de fondo”, “Oscura coincidencia”, “Moneda de tres caras”, “Antojo de trampa” y “Diario invento”.

   El segundo incluye “Imán para fantasmas”, “Población de la máscara”, “Mal de graves”, “La isla de las breves ausencias”, “Mi vida con la perra” y “Odioso caballo”. En este volumen se agregan poemas inéditos.

   Francisco Hernández nació en Veracruz, en 1946. Recibió los premios Nacional de Poesía de Aguascalientes, en 1982; el Carlos Pellicer, en 1993; el Xavier Villaurrutia, en 1994; el Jaime Sabines, en 2005; el Ramón López Velarde, en 2008; el Mazatlán de Literatura, en 2010; y el Nacional de las Artes y Ciencias en el área de lingüística y literatura, en 2012.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.