• @_marazi
    Sentimos demasiado como para salir ilesos
  • @HilseCaracas
    Se afiebra el corazón cuando la luna se lleva por dentro
  • @LunaFractal
    Escribir, volver a las andanzas
  • @mediamente
    Los tiempos que corren deberían ser detenidos
  • @NicolasPaulsen
    El monstruo niega su soledad multiplicando los espejos
  • @Naomi_Her
    Todas las flores lloran, incluso las que somos de papel
  • @sontusnubes
    El tiempo, para el poeta, habita en los labios
  • @gensoctavia
    Soy un fragmento de mi asombro
  • @patytemple74
    Con dedos de granizo y largas llamaradas, abriendo mi pecho, mil veces traspasado, malherido
  • @silencioenletra
    Soy de las que empiezan a desvestirse quitándose las cicatrices
  • @annemidi
    Inmigrantes de intimidades heridas somos todos
  • @PedroLuna73
    Soñar es un acto político

En el homenaje a Federico, fue recordado Raúl González Tuñón

Una recordación de Federico García Lorca en su ciudad, Granada, con el título ya tradicional de “Cinco a las Cinco”, lo unió especialmente en esta edición a quien fue su amigo, el poeta argentino Raúl González Tuñón, presente en España en los años de la Guerra Civil y del asesinato del autor de Fuente Vaqueros.

 

   La relación entre ambos se erigió en una época de florecimiento de ambos como poetas junto con otros nombres cuya sola mención, en una misma lista, es estremecedora: Miguel Hernández, Pablo Neruda, Rafael Alberti, entre otros.

   El bar La Tertulia organizó este “Cinco a las Cinco” en el aniversario del nacimiento de Federico en homenaje a Raúl González Tuñón, nacido en Buenos Aires, en 1905.

   Asistió a La Tertulia el hijo del poeta, Adolfo González Tuñón, y actuó Carlos Andreoli, con algunos de los temas de su obra “Andreoli canta a Tuñón”. Concurrieron también poetas contemporáneos de Granada, como Juan de Loxa, a quien Ideal define como “primer difusor de la obra de González Tuñón en España”.

   La relación entre González Tuñón y Federico García Lorca, y de ambos con los otros autores, incluyó el plano de la amistad, la admiración literaria recíproca y el intercambio de textos en pos de opiniones y sugerencias.

   En su libro “La pasión de los poetas”, el poeta y ensayista argentino Jorge Boccanera recuerda que Federico y Raúl se conocieron a fines de 1933 en Buenos Aires, a donde el poeta granadino llegó a presentar sus obras teatrales.

   “La amistad con Tuñón es inmediata y se prolonga hasta su asesinato”, dice Boccanera, quien evoca cómo coincidieron en una reunión nocturna, en la que “está presente el cónsul chileno en Buenos Aires, Pablo Neruda”.

   García Lorca “se sienta al piano y traza retratos musicales de los asistentes. A Neruda le improvisa una melodía que sugiere la atmósfera de algunos poemas de ‘Residencia en la tierra’, mientras que para Tuñón combina un ritmo adecuado a sus fantasías con pasajes de ‘La Internacional’”.

   Recuerda también “La pasión de los poetas”: “Antes de embarcar a su tierra, García Lorca le lee a su amigo argentino borradores de su libro ‘Poeta en Nueva York’. Tuñón le retribuye con páginas de una obra que tiene –asegura- prácticamente lista: ‘Todos bailan’”.

   Dos años después, González Tuñón y su mujer Amparo Mon, viajan a Europa. La relación entre los poetas va sumando nombres que están tallados en la historia de la literatura universal.

   Escribe Boccanera que en Madrid, antes de regresar, “León Felipe organiza a Tuñón una lectura en el Ateneo; entre los asistentes figuran Pablo Picasso y Bertolt Brecht. Los despiden con un banquete organizado por García Lorca en una tasca de la calle Luna”.

   Durante la cena, continúa, Miguel Hernández “desliza por debajo de la mesa un papel que pasa de mano en mano hasta llegar a Gerardo Diego, quien parado en una silla lee en voz alta: ‘Raúl, si el cielo azul se constalara/ sobre sus cinco cielos de raúles/ a la revolución sus cinco azules/ como cinco banderas entregara’. Es un soneto que Hernández le dedica a su maestro, el poeta argentino”.

   También Neruda ve reunidos a estos amigos en una casa de Madrid, “la casa de las flores, porque por todas partes estallaban geranios”. Eso antes de los bombardeos para abatir a la República. Les pregunta por esa casa en el poema “Explico algunas cosas”: “¿Raúl/ te acuerdas;/ te acuerdas Rafael;/ Federico, te acuerdas debajo de la tierra?/ ¿Te acuerdas de mi casa con balcones en donde/ la luz de junio ahogaba flores en tu boca?”

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.