• @karlisjar
    Los símbolos nunca callan, así nosotros nos hagamos los sordos
  • @EstebanPerezsan
    Duermes en lo que escribo/ y lees en lo que sueño
  • @marconpi66
    Del amor también se sale, muerto de latidos
  • @fumivora
    Quiero que solo me apuñales a mi
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @divagandoletras
    Cerrar las ventanas con nosotros fuera. Y quedarnos en el otoño
  • @Claudia_DelSur
    La imaginación nos envuelve en abrazos reales
  • @MeMalcriaste
    También hay errores platónicos
  • @Juansistemico
    Tocará beber de su sonrisa en una foto
  • @Pluriversos
    Cabizbajo no es tan triste si viene un sueño subiendo
  • @cachililiana
    Vengo desterrada de un sueño
  • @nancyeldarjani
    La hora es un compás seguro

"Cien años de soledad" llenó de "grandes significados a la lengua", dice el colombiano Díaz-Granados

"Cien años de soledad" de Gabriel García Márquez "llenó de prestigio, de nuevos sentidos y grandes significados a la lengua", sostiene el poeta colombiano Federico Díaz-Granados. El impacto que causó la novela se prolonga y se presta a nuevas interpretaciones, pues extiende su influencia dado "el poder rotundo de su lenguaje".

 

   De la relación familiar cercana que mantuvo con "Gabo", el autor recuerda en especial que, siendo niño, lo trataba como un igual, respetándolo tanto como a un adulto.

   Federico Díaz-Granados nació en Bogotá, en 1974. Además de su propia obra poética ("Las voces del fuego", de 1995; "La casa del viento", de 2000; y "Álbum de los adioses", de 2006, entre otros libros), se destaca por su trabajo como antólogo.

   En efecto, publicó en 2001 "Inventario a contraluz (Antología de la nueva poesía colombiana)",  y "El amplio jardín", antología de poesía joven de su país y de Uruguay, en 2005. A ello se agrega "Una oración americana", versión en español de poemas de Jim Morrison.

   Sobre "Cien años de soledad", sostuvo que "nuestro idioma de la inmensa patria cervantina se habitó de una nueva belleza y de una nueva fuerza con la aparición de esta novela. Las nuevas generaciones han sabido que las pasiones humanas son desbordantes y que los recursos que nos provee la literatura son los más válidos para entendernos y comprender nuestro irremediable e irreversible destino de la soledad".
   Díaz-Granados habló con la agencia argentina Télam a propósito de cumplirse cincuenta años de la edición de la novela en Argentina.

   Consultado sobre cómo vivió la lectura de la novela, dijo que "lo primero es el asombro por ese festín del lenguaje, por esos ámbitos poéticos que hacen verosímil cualquier fantasía o ficción. Luego, la estructura bíblica del libro, como si se tratara de la construcción de nuestro gran mito americano, de nuestra verdadera búsqueda del origen. Es un maravilloso homenaje a la poesía desde la horizontalidad del lenguaje narrativo".

   El motivo de que se haya vuelto una obra universal es que "habla de todos desde su propia aldea. Es nuestro mito fundacional, un nuevo 'Canto general' de nuestra raza americana. Nos revela, en clave de poesía, los horrores y la belleza del mundo. Traza la genealogía de todos y nos revela que la soledad no es una metáfora sino una manera de hacer parte de esta civilización".

   Ante otra pregunta de Télam, el poeta dijo que para definir las influencias sobre Gabriel García Márquez "hay que buscar en los padres modernistas, en Rubén Darío especialmente", y también "en el torrente americano de Pablo Neruda y las atmósferas de Alejo Carpentier y Juan Rulfo, además de William Faulkner".

   En cuanto a la huella por él dejada, expresó: "Creo que quienes lo han imitado de forma epigonal y mimética se han equivocado. En cambio, otros han recibido el poder rotundo de su lenguaje y lo han asimilado para ponerlo al servicio de sus voces y no al revés".

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.