• @karlisjar
    Los símbolos nunca callan, así nosotros nos hagamos los sordos
  • @EstebanPerezsan
    Duermes en lo que escribo/ y lees en lo que sueño
  • @marconpi66
    Del amor también se sale, muerto de latidos
  • @fumivora
    Quiero que solo me apuñales a mi
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @divagandoletras
    Cerrar las ventanas con nosotros fuera. Y quedarnos en el otoño
  • @Claudia_DelSur
    La imaginación nos envuelve en abrazos reales
  • @MeMalcriaste
    También hay errores platónicos
  • @Juansistemico
    Tocará beber de su sonrisa en una foto
  • @Pluriversos
    Cabizbajo no es tan triste si viene un sueño subiendo
  • @cachililiana
    Vengo desterrada de un sueño
  • @nancyeldarjani
    La hora es un compás seguro

"Heridas que no cierran", poemas sobre femicidios en Argentina

Los femicidios y en general la violencia contra las mujeres motivan movilizaciones en gran cantidad de países, acciones para concientizar y nuevas legislaciones, pero no es tan frecuente que la poesía se haga cargo de este drama, y mucho menos escrita por un varón. Sin embargo, el argentino Gerardo Burton rompe con estos parámetros, con un libro dedicado al tema.

 

   Sin embargo, no se trata de un libro convencional de poesía, pues los versos que escribió están entremezclados con una suerte de crónica de actualidad en la que aparece en primer plano el agresor, incluso con fotografías.

   “Heridas que no cierran” es el libro escrito por Gerardo Burton, publicado por Espacio Hudson y presentado en Neuquén, 1.200 kilómetros al sureste de Buenos Aires, donde reside, acompañado por luchadoras por la igualdad de géneros.

   Argentina, como muchos otros países, viene sufriendo el crecimiento de femicidios, en un contexto en el que el gobierno derechista que asumió en diciembre de 2015, del empresario Mauricio Macri, está desactivando programas para hacer frente a la violencia contra las mujeres, en todas sus formas.

   Burton declaró al diario La Mañana de Neuquén que su decisión de incluir información a modo de crónica –él es también periodista- y la fotografía de los femicidas se debe a que en buena parte de los medios del país hay una tendencia, netamente machista, de presentar hábitos y actividades de las víctimas como justificación directa o indirecta de los crímenes.

   El autor dijo al diario que “en estos textos el varón, que es el asesino, el femicida, está en primer plano. Me interesaba darle otro enfoque a la noticia. Por lo general, en las crónicas de los medios de comunicación la protagonista termina siempre siendo la víctima, incluso se la muestra en imágenes en la playa, en poses provocativas o ‘selfies’ como si fuera ella misma la autora de su asesinato. En tanto, las caras del hombre aparecen desdibujadas, pixeladas o cubiertas por un rectángulo negro”.

   En efecto, no pocas crónicas sobre estos crímenes se detienen en la forma de vestir de las mujeres, sus actividades sociales, si eran o no buenas estudiantes en los casos de adolescentes, como si todos o uno de estos aspectos pudiera ser considerado desencadenante de la agresión sufrida.

   Gran parte de los medios del país, en especial los privados con fines de lucro, incumplen las leyes vigentes, que demandan respeto y reserva de la identidad y la intimidad de las personas, en especial las niñas, niños y adolescentes.

   Burton dijo a La Mañana que esta poesía es “de emergencia”, porque “es profundamente política, creo que todo arte es político, y la cuestión de los femicidios lo es más, porque refleja un problema de la sociedad actual”.

   La nota original del diario, que detalla algunos de los femicidios tratados por el autor en el libro, está disponible en este enlace:

https://www.lmneuquen.com/ni-una-menos-clave-poetica-n553333

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.