• @_marazi
    Sentimos demasiado como para salir ilesos
  • @HilseCaracas
    Se afiebra el corazón cuando la luna se lleva por dentro
  • @LunaFractal
    Escribir, volver a las andanzas
  • @mediamente
    Los tiempos que corren deberían ser detenidos
  • @NicolasPaulsen
    El monstruo niega su soledad multiplicando los espejos
  • @Naomi_Her
    Todas las flores lloran, incluso las que somos de papel
  • @sontusnubes
    El tiempo, para el poeta, habita en los labios
  • @gensoctavia
    Soy un fragmento de mi asombro
  • @patytemple74
    Con dedos de granizo y largas llamaradas, abriendo mi pecho, mil veces traspasado, malherido
  • @silencioenletra
    Soy de las que empiezan a desvestirse quitándose las cicatrices
  • @annemidi
    Inmigrantes de intimidades heridas somos todos
  • @PedroLuna73
    Soñar es un acto político

La poesía siempre lleva una dosis de misterio, dice Ida Vitale

La poesía es “más concreta” que la novela, pero lleva a la vez una carga de misterio, lo que hace más compleja y esforzada la lectura, dice la poeta uruguaya Ida Vitale. La narrativa, continúa, puede resultar más entretenida, porque es “más fotográfica”, lo que no niega que existan obras de gran profundidad, que pueden quedar en la memoria de un lector para toda la vida.

 

   Nacida en 1923, flamante ganadora del premio internacional Federico García Lorca, Ida Vitale dice que nunca se impuso leyes para escribir, actividad que emprende cada vez con menos asiduidad, probablemente por “prudencia”.

   La poeta uruguaya dialogó con varios medios españoles en ocasión de su visita a ese país para recibir el premio en Granada, donde recibió varios homenajes. Luego viajó a Madrid, en los primeros días de mayo, donde fue recibida en la Residencia de Estudiantes.

   El diario ABC se refirió a la gran cantidad de reconocimientos que recibió y le planteó el tema a ella. “Ser humilde es más o menos normal. Lo contrario es lo asombroso, porque uno nunca tiene la conciencia total de lo que ha escrito. La enfermedad entra en el caso de las enfermedades”.

   Postuló, en la huella de Juan Ramón Jiménez, la necesidad de que el escritor de poesía tome distancia de sus textos, que deje pasar un tiempo, como si los dejara reposar, para luego abordarlos con espíritu crítico para tener más posibilidades de corregir.

   “Hay que considerar lo que uno escribe como si fuera ajeno. Cuando llegas a la vejez, puedes empezar a pensar si estarás escribiendo igual que antes, mejor o peor. Uno siempre escribe con un cierto estado de ánimo al que hay que ser fiel”.

   Y fue entonces cuando Ida Vitale dijo que no se impone “rigurosidad” para la escritura. “Nunca he podido ser rigurosa. Sería una complicación más tener que estar sometida a una ley propia. Las propias puedes eliminarlas, ya hay demasiadas leyes de fuera”.

   También explicó a ABC que cuando escribe procura ponerse “de espaldas a la Historia” o a la realidad, porque “es bastante terrible y prolongarla en los poemas no sé si sería lo mejor. No sé para qué, ni por qué, qué sé yo… Supongo que es una manera de colmar la vida, colmar los vacíos de la vida”.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.