• @nimarlu
    De tristezas que no dejan costura por reventar y de otros amores impensables
  • @L0laM0ra
    Suelen anidar las ilusiones en la tímida noche buscando la última estrella
  • @monarcamanni
    Lo que nos rompa primero: el olvido o una canción
  • @Anadimeana
    Algunos inundan puentes y ventanas, otros llueven estrellas: cada palabra con su mano vuela
  • @xhuvia922
    Las esponjas del mar borran el horizonte
  • @nancyeldarjani
    El tiempo es un olor cuando llueve
  • @DeNegraTinta
    También te quiero a deshoras
  • @DLobosyQuimeras
    Barcos de papel en dique seco
  • @LaPetit10
    Yo ya no quiero sueños intocables
  • @BlueDement_
    El día que te conozcas, vas a enamorarte de mi
  • @RecMaria
    El tiempo matará lo que no defiendas
  • @EstebanPerezsan
    Duermes en lo que escribo/ y lees en lo que sueño

Según Adam Zagajewski, Premio Princesa de Asturias, en poesía "están todas las explicaciones"

El poeta polaco Adam Zagajewski, flamante ganador del Premio Princesa de Asturias de las Letras, afirma que “en la poesía están todas las explicaciones”. Y aunque es también ensayista, y afirma a la vez que la melodía está “antes” que las palabras, expresa que “la poesía va primero” en su universo creativo.

 

   Sobre su camino en la escritura, niega que la poesía haya sido una “conquista”. Fue “un descubrimiento. La poesía la recuerdo como una liberación desde el principio. Me gusta la idea de Simone Wiell sobre la gracia y la gravedad. La poesía ha sido para mí pasar de la gravedad a la gracia”.

   Nacido en 1945 en Lwów, Ucrania, Adam Zagajewski creció y se educó en Polonia. Aunque numerosos medios occidentales se esmeran en presentarlo como un “disidente” político que debió huir de la persecución de la Unión Soviética, él mismo dijo al diario español El Mundo: “No me  expulsaron, en realidad me fui yo, iba detrás de una mujer que estaba en París. Más bien fui un disidente. Después acabé en Houston que era el ‘no lugar’ perfecto. Me sentó bien: descubrí que podía escribir sin necesidad de tener un suelo conocido”.

   Es que, continuó, “la poesía es la misma cosa en Polonia que en Houston, que en cualquier lugar. Y Polonia, en los años 80 era un país fanáticamente político. Lo digo en el buen sentido, pero descubrir la soledad y la distancia fue muy fructífero”.

   El diario le preguntó por la música en sus poemas. “Sí que creo que hay una melodía relevante en lo que escribo. De hecho, creo que la melodía está antes que las palabras. La melodía está en cómo se relacionan las ideas y las imágenes entre sí".

   De ese modo, continuó, “durante mucho tiempo he estado obsesionado con Gustav Mahler. Quería escribir como Gustav Mahler componía. Luego, en la práctica, diría que mis poemas sonaban más a free jazz que a Mahler. Bueno, digamos que están en algún lugar entre el free jazz y Mahler, que también tienen un poco de Bach y de Chopin”.

   El Premio Princesa de Asturias, dotado con 50 mil euros, le será entregado en octubre.

   “Vengo a España y nada me parece ajeno”, porque “existe una cultura común”, expresó.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.