• @_marazi
    Sentimos demasiado como para salir ilesos
  • @HilseCaracas
    Se afiebra el corazón cuando la luna se lleva por dentro
  • @LunaFractal
    Escribir, volver a las andanzas
  • @mediamente
    Los tiempos que corren deberían ser detenidos
  • @NicolasPaulsen
    El monstruo niega su soledad multiplicando los espejos
  • @Naomi_Her
    Todas las flores lloran, incluso las que somos de papel
  • @sontusnubes
    El tiempo, para el poeta, habita en los labios
  • @gensoctavia
    Soy un fragmento de mi asombro
  • @patytemple74
    Con dedos de granizo y largas llamaradas, abriendo mi pecho, mil veces traspasado, malherido
  • @silencioenletra
    Soy de las que empiezan a desvestirse quitándose las cicatrices
  • @annemidi
    Inmigrantes de intimidades heridas somos todos
  • @PedroLuna73
    Soñar es un acto político

Según Adam Zagajewski, Premio Princesa de Asturias, en poesía "están todas las explicaciones"

El poeta polaco Adam Zagajewski, flamante ganador del Premio Princesa de Asturias de las Letras, afirma que “en la poesía están todas las explicaciones”. Y aunque es también ensayista, y afirma a la vez que la melodía está “antes” que las palabras, expresa que “la poesía va primero” en su universo creativo.

 

   Sobre su camino en la escritura, niega que la poesía haya sido una “conquista”. Fue “un descubrimiento. La poesía la recuerdo como una liberación desde el principio. Me gusta la idea de Simone Wiell sobre la gracia y la gravedad. La poesía ha sido para mí pasar de la gravedad a la gracia”.

   Nacido en 1945 en Lwów, Ucrania, Adam Zagajewski creció y se educó en Polonia. Aunque numerosos medios occidentales se esmeran en presentarlo como un “disidente” político que debió huir de la persecución de la Unión Soviética, él mismo dijo al diario español El Mundo: “No me  expulsaron, en realidad me fui yo, iba detrás de una mujer que estaba en París. Más bien fui un disidente. Después acabé en Houston que era el ‘no lugar’ perfecto. Me sentó bien: descubrí que podía escribir sin necesidad de tener un suelo conocido”.

   Es que, continuó, “la poesía es la misma cosa en Polonia que en Houston, que en cualquier lugar. Y Polonia, en los años 80 era un país fanáticamente político. Lo digo en el buen sentido, pero descubrir la soledad y la distancia fue muy fructífero”.

   El diario le preguntó por la música en sus poemas. “Sí que creo que hay una melodía relevante en lo que escribo. De hecho, creo que la melodía está antes que las palabras. La melodía está en cómo se relacionan las ideas y las imágenes entre sí".

   De ese modo, continuó, “durante mucho tiempo he estado obsesionado con Gustav Mahler. Quería escribir como Gustav Mahler componía. Luego, en la práctica, diría que mis poemas sonaban más a free jazz que a Mahler. Bueno, digamos que están en algún lugar entre el free jazz y Mahler, que también tienen un poco de Bach y de Chopin”.

   El Premio Princesa de Asturias, dotado con 50 mil euros, le será entregado en octubre.

   “Vengo a España y nada me parece ajeno”, porque “existe una cultura común”, expresó.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.