• @karlisjar
    Los símbolos nunca callan, así nosotros nos hagamos los sordos
  • @EstebanPerezsan
    Duermes en lo que escribo/ y lees en lo que sueño
  • @marconpi66
    Del amor también se sale, muerto de latidos
  • @fumivora
    Quiero que solo me apuñales a mi
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @divagandoletras
    Cerrar las ventanas con nosotros fuera. Y quedarnos en el otoño
  • @Claudia_DelSur
    La imaginación nos envuelve en abrazos reales
  • @MeMalcriaste
    También hay errores platónicos
  • @Juansistemico
    Tocará beber de su sonrisa en una foto
  • @Pluriversos
    Cabizbajo no es tan triste si viene un sueño subiendo
  • @cachililiana
    Vengo desterrada de un sueño
  • @nancyeldarjani
    La hora es un compás seguro

El camino a la inversa: un autor joven español toma distancia de la "poesía de la descripción"

Varios poetas “jóvenes” españoles vienen de las redes o de la música y venden miles de ejemplares de libros de poemas criticados por simples, por contener meras confesiones sentimentales. Pues hay al menos un caso de un camino inverso, Diego Álvarez Miguel, quien pide más imaginación y menos descripción.

 

   ¿Por qué tiene “éxito” esa poesía simplista? “Supongo que se debe a que es más fácil entender cuando te lo dicen que cuando te lo sugieren. Y en muchos casos la sugerencia se está perdiendo. La nueva poesía que más se vende no busca provocar emociones, busca describirlas. Busca decir ‘estoy llorando’ pero no hacerte llorar, por decirlo de algún modo”, explicó.

    Diego Álvarez Miguel fue reporteado por la revista PlayGround porque se apartó de su práctica de “poeta en Twitter” o, como se los suele llamar, “poetuitero”. “Cuando el joven poeta asturiano se dio cuenta de que la fama y los followers no iban con él, decidió empezar de cero y escribir lo que él quería, sin pensar en gustar a los otros”, dice la publicación.

   Así, dirige en Madrid la revista Oculta Lit y publicó con la editorial Valparaíso el libro de poemas “Meh”, que tuvo un título anterior, “Química pura”.

   “Nació de la idea de qué pasaría si negábamos toda emoción en la poesía. La tristeza, la alegría, el amor… todo son reacciones químicas, y mi propósito era el de intentar alejarme de ello y escribir una poesía más apática y analítica”, apartada del sentimentalismo de la poesía que tantos ejemplares vende.

   Por supuesto, no todos los autores con buenas ventas, al menos para lo que es el promedio habitual de la poesía, pueden ser considerados igual. Miguel pone el ejemplo de Ben Lerner, que podría ser considerado en el grupo de los poetas “inteligentes”.

   Además, y “sin dejar de lado la emoción, que yo creo que está necesariamente presente en casi cualquier discurso poético, ‘El agua y la sed’, de Maria Elena Higueruelo, me pareció un libro muy inteligente, cercano a la línea de pensamiento de Roberto Juarroz, que si bien no es contemporáneo, es lo que para mí sería un poeta inteligente”.

   Roberto Juarroz fue un poeta argentino, ubicado por algunos críticos en una llamada “poesía del pensamiento”.

   No obstante su visión crítica, el poeta rechazó que haya dos “bandos”, uno de poetas inteligentes y otro de simplistas, o previsibles.

   “Creo que aquí está pasando algo especial. Porque detrás de esta especie de ‘guerra’ está otra más grande, que es la que siempre hubo y la que siembre habrá entre los poetas de la experiencia y el resto, entre los padres y sus hijos. Mientras que algunos poetas jóvenes intentan matar al padre, otros defienden o incluso están avalados por esos padres que muchos rechazamos. Creo que de ahí viene la cruzada actual”.

   El reportaje, que es extenso y abarca también las opiniones del autor sobre su libro y sobre la revista que dirige, está disponible en este enlace:

http://www.playgroundmag.net/cultura/books/Entrevista-Diego_0_1984601553.html

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.