• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

El empoderamiento de las mujeres se percibe en la poesía, dice una investigación en México

La escritura poética de las mujeres pasa de un tono contenido, hasta se diría cauteloso, de mediados del siglo pasado, a una expresividad mucho más directa, menos encubierta, que es indicativa de un “empoderamiento”. Así lo sostiene la mexicana Andrea Alamillo Rivas en la tesis con la que consiguió graduarse.

 

   También afirma que no necesariamente hay que buscar una inclinación o proclamación de lo que pudiera considerarse femenino en toda la poesía escrita por mujeres.

   Andrea Alamillo Rivas consiguió la Licenciatura en Lingüística y Literatura Hispánica de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y obtuvo el premio “Herminia Franco Espinosa 2017”.

   Estudió para la tesis la obra de catorce poetas en lengua castellana publicada entre 1940 y 2010, de América y Europa, bajo un concepto de poesía definido por Eduardo Lizalde, quien sostenía que “la finalidad de un poeta es tener la capacidad de ver una cosa y transformarla en otra”.

   Su interés por el tema, dijo a Periódico Central, comenzó cuando en una clase “leímos un cuento bajo código feminista, pero cuando realmente lo lees a primera vista, no trata sobre eso. Yo decía ¿por qué todo lo que escribe una mujer se debe leer bajo el código feminista, cuando no necesariamente está escribiendo de eso? Esa es una lectura que tiene mucho que ver con lo social, pero si el tema no es sobre eso, ¿por qué lo vas a leer sobre esa perspectiva?”

   Así, comenzó la investigación con el propósito de reivindicar el papel de la mujer en la poesía, lo cual no significa necesariamente buscar una matriz “feminista”.

   “Finalmente, una como poeta está escribiendo algo no para que digan ‘¡bravo! ¡es mujer y escribe!’, sino para que digan: estas formas son innovadoras porque utiliza ciertos recursos o está hablando de este tema de una manera interesante”.

   Respecto de mediados del siglo pasado, la investigadora observa que las autoras de la época actual se inclinan por “decir las cosas, soltarlas, no estar cuidándose de cualquier palabra”.

   Alamillo Rivas no desdeña las evidencias de la supremacía machista, los momentos “agobiantes” en que una mujer no puede caminar por la calle sin ser molestada, o cuando no se la escucha en una reunión en la que hay hombres que acaparan la palabra. No obstante, dijo que su poesía “se centra en otras cuestiones que me obsesionan del mundo contemporáneo y de mi propia realidad, que no están necesariamente relacionadas siempre a los temas de género”.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.