• @jex_javier
    El eclipse del lector es su imaginación
  • @isona_clarck
    Me gustan los lugares deshabitados por promesas sin salida
  • @EvaLopez_M
    La de cosas que pasan sin que ocurran
  • @hipst_eria
    No es lo que escribes, es lo que borras
  • @JacGoldberg
    El horror salivea en nuestra nuca
  • @Sofia_Insomnia
    Los herejes tenemos que organizarnos
  • @Sinsintidez
    A los tristes los delata la música
  • @yonosoycarmen
    Irse por fuera, quedarse por dentro, esa complicación
  • @NaEnEspiral
    Aquí, donde venimos a disfrazar epitafios con el traje de postal
  • @_soloB
    Yo he dormido lo insuficiente como para no tener pesadillas despierta
  • @tearsinrain_
    No te asustes, solo es otro futuro mas
  • @arbolador
    Algún día se perdonarán haberse conocido

La poesía es "fábrica del tiempo", según el español Jesús Montiel

La poesía es una “fábrica del tiempo”, y con esa cualidad puede proponer una desaceleración respecto del “tiempo frenético que el dinero” impone, afirma el poeta español Jesús Montiel. Propone recuperar la “extrañeza”, el “asombro”, como oposición a la “rigidez” y al imperativo de la búsqueda de beneficios y ganancias.

 

   Nacido en Granada en 1984, Jesús Montiel ganó la XXXI edición del Premio de Poesía Hiperión con su obra “Memoria del pájaro”.

   Cuando la publicación “El Asombrario” le pidió un consejo para los autores jóvenes, propuso que escriban “como el primer hombre en la Tierra”.

   Ante una pregunta, sostuvo que “la poesía, según mi experiencia, no predispone nuestros ojos al asombro. Es lo contrario: el asombro predispone a la experiencia poética. Bajo mi punto de vista, el motor del arte es el asombro, la extrañeza, una sensación de extranjería. Cuando se produce este extrañamiento, el corazón se colma de preguntas que necesitan comunicarse”.

   Y fue entonces cuando definió al poema como “una barricada en el mundo actual”, en el que impera “la lógica del beneficio, todo se ha convertido en un producto, hasta las relaciones personales”.

   “El capitalismo salvaje en que vivimos en Occidente ha conquistado estancias de la vida privada, la medida del tiempo, todo. Es ahí donde el poema ofrece una resistencia brutal. En el poema se da una lógica contraria: la gratuidad. Yo escribo y mi testimonio es entregado a otro, quien lee mi poema y revive el instante apresado en el papel. El poema es una fábrica del tiempo, y esto desacelera ese otro tiempo frenético que el dinero ha esprintado. El poema supone una posibilidad de comunión con el otro, de caminar fuera de sí mismo, es una bomba en la ciudad tecnológica”.

   En el plano de las experiencias personales, sostuvo que escribir no quita el dolor pero lo atenúa, por “hablarlo, verbalizarlo”, aunque a la vez escribir es crear esperanza. “Cuando escribo soy un hombre más esperanzado que cuando vivo fuera de las páginas. Quiero decir que, al leer lo que escribo, asisto a un misterio: veo a otro hombre distinto al cotidiano, más profundo. La escritura, para mí, es una forma de conquistar la realidad, un crisol o una red que filtra las impurezas y captura lo luminoso”.

   Cuando El Asombrario le pidió un consejo para los nuevos autores, dijo: “Que escriban como el primer hombre que escribe sobre la Tierra. Y que lo haga todos los días aunque no tenga ganas. El poeta nace, pero también tiene que hacerse, y eso requiere disciplina. Todo el mundo escribe siendo adolescente, pero quien sigue haciéndolo pasados los 20 años escribirá siempre”.

   La entrevista completa está disponible en este enlace:

http://elasombrario.com/poema-barricada-logica-del-beneficio/

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.