• @karlisjar
    Los símbolos nunca callan, así nosotros nos hagamos los sordos
  • @EstebanPerezsan
    Duermes en lo que escribo/ y lees en lo que sueño
  • @marconpi66
    Del amor también se sale, muerto de latidos
  • @fumivora
    Quiero que solo me apuñales a mi
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @divagandoletras
    Cerrar las ventanas con nosotros fuera. Y quedarnos en el otoño
  • @Claudia_DelSur
    La imaginación nos envuelve en abrazos reales
  • @MeMalcriaste
    También hay errores platónicos
  • @Juansistemico
    Tocará beber de su sonrisa en una foto
  • @Pluriversos
    Cabizbajo no es tan triste si viene un sueño subiendo
  • @cachililiana
    Vengo desterrada de un sueño
  • @nancyeldarjani
    La hora es un compás seguro

// ESPECIAL MEDELLÍN 2017 // La Escuela de Poesía presentó las obras de sus talleristas

El anhelo fervoroso de paz, el de justicia, el diálogo y el llamado a los ausentes por el conflicto colombiano, afloraron en los textos poéticos y otras expresiones creativas de habitantes de Medellín que participaron de talleres y conferencias ofrecidas por el Festival Internacional durante siete días.

 

   La Escuela Internacional de Poesía, parte del Festival realizado del 8 al 15 de julio, incluyó cursos y talleres ofrecidos por poetas invitados, desplegados en varios puntos de Medellín y en otros municipios y ciudades.

   Una reseña informativa de las actividades, junto a lecturas de los talleristas y de los poetas que estuvieron a cargo, se realizó el sábado 8 en la sala Beethoven del Palacio de Bellas Artes.

   El poeta chileno Jesús Sepúlveda propuso trabajar sobre el concepto de la utopía vinculado con el conflicto político, social y armado de Colombia. Uno de los talleristas que estuvo con él, Luis Alberto Turiso, leyó un tramo de su poema que invita a la paz, con forma de mujer, a poner fin a su exilio: “Quiero que recorras senderos, ríos y quebradas/ no importa que en los campos te tropieces con ejércitos de cruces mudas”.

   Timo Berger, poeta alemán, desarrolló el taller denominado “Poemas in situ”. Los participantes fueron invitados a visitar lugares de la ciudad de Medellín que fueran significativos para ellos. Así, los talleristas se presentaron en dos lugares, la Plaza Botero y en el Parque Boston, y de allí surgieron sus textos. Uno de los poemas refiere a un grupo de turistas que examina las esculturas del creador colombiano mientras su guía les habla en inglés sobre las virtudes del lugar, mientras una jardinera está a metros de ellos pero nadie la ve ni nadie la oye.

   El poeta inglés Peter Waugh presentó a quienes trabajaron en un espacio de “poesía sonora”. En el taller les propuso que escribieran las palabras que expresaran sus sentimientos que expresaran su sentimientos sobre la guerra y la paz y con el objetivo de “crear un país que sueña”.

   De allí surgieron “micro-poemas”, dijo, y de ellos se pasó a la “poesía sonora”. Los talleristas presentaron así una serie de sonidos producidos por sus voces, sus manos y sus pies, que simbolizaron la guerra y la paz.

   El poeta Jairo Guzmán, parte de la Corporación Prometeo, organizadora del Fesetival, y coordinador del Proyecto Gulliver, que realiza talleres de poesía para niñas, niños y adolescentes, destacó la importancia de estos estímulos para que los hombres y mujeres de Colombia se apropien de la palabra, ya que “el lenguaje también es víctima de los conflictos”.

   En la foto superior, a la izquierda, tres de los participantes de los talleres de la Escuela. Siguen, de izquierda a derecha, Jesús Sepúlveda, de Chile, y Graciela Maturo y Samuel Bossini, de Argentina.

   En la foto inferior, participantes del taller de "poesía sonora" muestran los afiches en los que se anotaron las palabras que pronunciaron cuando comenzaron a aplicar la consigna del trabajo.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.