• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

Nueva edición de "Cementerio General", del peruano Tulio Mora

Una poesía que habla desde la muerte, para exponerla y denunciarla y, en cierta forma, con la ilusión de practicarle un exorcismo, es lo que expresa la reedición de “Cementerio General”, del peruano Tulio Mora. De la edición inicial, con 20 poemas, se llega a esta aparecida en Chile, con 74. Y su propósito es cerrar el ciclo con un libro de 100.

 

   La primera edición, recuerda el autor, “terminaba con la matanza de los penales en 1986, durante el primer gobierno de Alan García. Eso fue impactante, creí que como país habíamos tocado fondo. Eso me inspiró a escribir y continuar hasta que finalice con los 100 poemas sobre el Perú”.

   El diario La República le preguntó por qué escribe “desde la muerte”, a lo que Tulio Mora, nacido en Huancayo en 1948, explicó que “esa era la época en la que todos estábamos muy lastimados en el país. Había coches bomba, desaparecidos, torturados, secuestros”.

   Su propósito, agregó, “era decirles a los peruanos que no somos buenos. Desde la época del prehispánico nos estamos matando. Entonces, tenemos que aprender, con esos ejemplos, a mejorar como país”. 

   El hablante lírico está en primera persona porque “quería hacer un monólogo, aunque a veces hay diálogos. Pero me parece más fascinante crear una representatividad teatral, contar la historia, de tal modo que sientas que es la tuya propia”.

   En Perú, continuó, “la poesía siempre ha estado ligada a la política, ha mirado su historia y ha sido un agente de la modernidad. Una generación posterior a la mía agarró el tema de la violencia y decía ‘yo fundé la poesía de la violencia’, pero eso no es cierto. Desde Oquendo de Amat (Carlos Oquendo de Amat, 1905-1936, NDR), e incluso antes, la violencia es uno de los leitmotiv de la poesía peruana”.

   “Cementerio General”, dijo al diario, es “un buen ejemplo de poesía integral”, ya que “apuesta por un multidiscurso: tiene prosa, locuciones de radio, titulares de prensa, ensayo y verso. Pero cada poeta hizo su propia versión de esta. Por ejemplo, Pimentel incorporó ‘jugo de papaya’ en un poema, porque entendía que integrar el lenguaje popular a la poesía era entender lo que somos como peruanos. Ambas formas de poesía integral persisten”.

   El libro fue publicado por la editorial chilena Ajiaco Ediciones. El autor lo presentó en Lima, en una librería del distrito de Miraflores.

   El reportaje completo está disponible en este enlace: 

http://larepublica.pe/cultural/1063209-tulio-mora-no-quise-tocar-la-historia-oficial

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.