• @cenizalunatica
    La luna borra su forma y yo sigo buscando semejanzas
  • @karlisjar
    El viento es una armónica de mil tonos
  • @Suspiro_DeLuna
    Magia es que te sostengan unos brazos que jamás te han tocado
  • @Tu_Funamiento
    Me busqué en otras personas y en todas te encontré
  • @Innestesia
    Viajo por si me encuentro
  • @fumivora
    Aparento más mariposas de las que tengo
  • @letrasdemorado
    Ya no hacen el pasado como antes
  • @itzarbepoesia
    He guardado bajo mis párpados caminos de agua por los que volver al hogar de tu recuerdo
  • @AlejandroLanus
    Juego como un niño que no sabe morir
  • @leonbenIarregui
    Cada vez más insomnes y menos soñadores
  • @vforte
    la tristeza es la rabia parada bajo la lluvia
  • @Yennifercc
    El que vive a solas con la poesía anda descalzo porque no cree en las heridas

Nueva edición de "Cementerio General", del peruano Tulio Mora

Una poesía que habla desde la muerte, para exponerla y denunciarla y, en cierta forma, con la ilusión de practicarle un exorcismo, es lo que expresa la reedición de “Cementerio General”, del peruano Tulio Mora. De la edición inicial, con 20 poemas, se llega a esta aparecida en Chile, con 74. Y su propósito es cerrar el ciclo con un libro de 100.

 

   La primera edición, recuerda el autor, “terminaba con la matanza de los penales en 1986, durante el primer gobierno de Alan García. Eso fue impactante, creí que como país habíamos tocado fondo. Eso me inspiró a escribir y continuar hasta que finalice con los 100 poemas sobre el Perú”.

   El diario La República le preguntó por qué escribe “desde la muerte”, a lo que Tulio Mora, nacido en Huancayo en 1948, explicó que “esa era la época en la que todos estábamos muy lastimados en el país. Había coches bomba, desaparecidos, torturados, secuestros”.

   Su propósito, agregó, “era decirles a los peruanos que no somos buenos. Desde la época del prehispánico nos estamos matando. Entonces, tenemos que aprender, con esos ejemplos, a mejorar como país”. 

   El hablante lírico está en primera persona porque “quería hacer un monólogo, aunque a veces hay diálogos. Pero me parece más fascinante crear una representatividad teatral, contar la historia, de tal modo que sientas que es la tuya propia”.

   En Perú, continuó, “la poesía siempre ha estado ligada a la política, ha mirado su historia y ha sido un agente de la modernidad. Una generación posterior a la mía agarró el tema de la violencia y decía ‘yo fundé la poesía de la violencia’, pero eso no es cierto. Desde Oquendo de Amat (Carlos Oquendo de Amat, 1905-1936, NDR), e incluso antes, la violencia es uno de los leitmotiv de la poesía peruana”.

   “Cementerio General”, dijo al diario, es “un buen ejemplo de poesía integral”, ya que “apuesta por un multidiscurso: tiene prosa, locuciones de radio, titulares de prensa, ensayo y verso. Pero cada poeta hizo su propia versión de esta. Por ejemplo, Pimentel incorporó ‘jugo de papaya’ en un poema, porque entendía que integrar el lenguaje popular a la poesía era entender lo que somos como peruanos. Ambas formas de poesía integral persisten”.

   El libro fue publicado por la editorial chilena Ajiaco Ediciones. El autor lo presentó en Lima, en una librería del distrito de Miraflores.

   El reportaje completo está disponible en este enlace: 

http://larepublica.pe/cultural/1063209-tulio-mora-no-quise-tocar-la-historia-oficial

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.