• @cenizalunatica
    La luna borra su forma y yo sigo buscando semejanzas
  • @karlisjar
    El viento es una armónica de mil tonos
  • @Suspiro_DeLuna
    Magia es que te sostengan unos brazos que jamás te han tocado
  • @Tu_Funamiento
    Me busqué en otras personas y en todas te encontré
  • @Innestesia
    Viajo por si me encuentro
  • @fumivora
    Aparento más mariposas de las que tengo
  • @letrasdemorado
    Ya no hacen el pasado como antes
  • @itzarbepoesia
    He guardado bajo mis párpados caminos de agua por los que volver al hogar de tu recuerdo
  • @AlejandroLanus
    Juego como un niño que no sabe morir
  • @leonbenIarregui
    Cada vez más insomnes y menos soñadores
  • @vforte
    la tristeza es la rabia parada bajo la lluvia
  • @Yennifercc
    El que vive a solas con la poesía anda descalzo porque no cree en las heridas

Jotamario Arbeláez prepara un "panorama amplio" del Nadaísmo

El poeta colombiano Jotamario Arbeláez informó en un artículo periodístico que la dirección de la Biblioteca Nacional de su país le encargó “algo así como un registro de la poesía nadaísta”, el movimiento al que considera al menos como “garrote de denuncia de los oprobios, vinieran de donde vinieren”.

 

   El Nadaísmo lleva sesenta años, en los que –dice el poeta- “ha transitado este territorio empapado en sangre, pues salimos de la primera violencia partidista, la de los 300.000 muertos, para desembocar en la guerra del Estado con la guerrilla y las adehalas del paramilitarismo y el narcotráfico, con millones de víctimas, entre masacrados, torturados, secuestrados, desaparecidos, deudos, exiliados y desplazados”.

   “Y se nos tiene que abonar, por lo menos, que ha sido un nadaísta confeso, Humberto de la Calle Lombana, quien logró la paz de Colombia. Así queden compatriotas a quienes la paz urtica, como si guardaran nostalgia del genocidio”.

   En cuanto al registro que se le pidió, escribió en el diario El Tiempo: “Tomé como punto de partida para la recuperación de mis santos colegas, la edición de 12 poetas nadaístas de los últimos días, que para celebrar nuestros primeros 30 años me encargara, hace 30, el Centro Colombo Americano, por intermediación de nuestro principal promotor, Gonzalo González (GOG), donde figurábamos los de siempre: Gonzalo Arango, Amílcar Osorio, Jaime Jaramillo Escobar, Darío Lemos, Eduardo Escobar, Humberto Navarro, Elmo Valencia, Armando Romero, Pablus Gallinazo, Eduardo Zalamea, Jan Arb y el infatigable servidor de copas para brindar que esto escribe. Imperdonablemente faltaron Alberto Escobar y Jaime Espinel”. 

   El nadaísmo, prosigue, “no fue una camarilla, ni fue un cenáculo, fue toda una generación con poetas por todas las regiones del territorio, seducidos por las prédicas retumbantes del profeta gonzaloarango y su pléyade de discípulos”.

   En cumplimiento del pedido, dice Arbeláez, reunió “algo más de medio centenar”, de autores, “de entre quienes se perdieron en el camino, extraviaron su obra, se hundieron en las brumas lisérgicas o fueron ganados por el desaliento. O tomaron otros caminos expresivos sin perder el aliento lírico, como la pintura, la música y el teatro”.

   El libro que surgirá de esta búsqueda, avisa, no será una antología rigurosa, sino “un ‘panorama’ amplio, 51 poetas nadaístas de los últimos días, que en sus 500 páginas recoja también los aportes, aun los escritos en servilletas perpetuas, de quienes sin mayor prosopopeya colaboraron en la marcha de la loca locomotora”.

   “Aunque el nadaísmo fuera la rumba del desaliento –como lo prueban el nadaísmo de Cartago y Rocío, quienes firmaron su renuncia con sendas copas de cianuro–, algo de alucinada claridad y rabia sonriente deja a la poesía colombiana que antaño lo viera con malos ojos”, agrega.
   La nota completa está disponible en este enlace:

   http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/jotamario-arbelaez/el-triunfo-del-nadaismo-registro-de-poesia-nadaista-110504

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.