• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

La poesía necesita luchar para no ser arrinconada, silenciada, afirma el argentino Hugo Rivella

La palabra poética es ocultada, "arrinconada", porque se resiste al predominio de un modo de comunicación que pretende sociedades paralizadas, en silencio, afirma el argentino Hugo Rivella. Es que la palabra es poder, agrega, y lo que se busca evitar es que cuestione, que sea "corrosiva", como le corresponde a la poesía.

 

   Los medios de comunicación tradicionales se proponen "desterrar la verdadera literatura". Buscan, dijo el poeta citando al francés George Steiner, escritor, crítico y teórico de la cultura y de la literatura en particular, "la inmovilidad de la palabra".

   "Y la única cosa que no ha sido tomada y cooptada por los medios es la palabra poética, por eso es arrinconada, eviscerada, por eso quieren sacarle contenido".

   No obstante, continuó, en América Latina, "con todas las contradicciones que se pueden mencionar, pulsa una mirada de un mundo distinto".

   Ejemplo de ello, dijo el poeta argentino, es el Festival Internacional de Poesía de Medellín, en cuya edición 2017, en julio, participó activamente.

   Hugo Rivella nació en Rosario de la Frontera, Salta, en el noroeste argentino, en 1948. Reside actualmente en Córdoba, centro del país. Recibió premios en ambas provincias (estados) y en el IV Certamen Internacional de Poesía Jaen, Andalucía, España. Asimismo, obtuvo el primer premio del concurso Gilberto Owen Estrada, en México, y en el Paralelo Cero, de Ecuador.

   Alcanza Para Todos le preguntó sobre lo que significa que el festival colombiano fuera dedicado plenamente al tema del proyecto de paz en Colombia, así como días después el de Quetzaltenango, Guatemala, fue convocado en homenaje al poeta Roberto Obregón, secuestrado y desaparecido durante el conflicto armado interno en ese país, y a los niños y niñas que corrieron la misma suerte.

   El poeta argentino citó justamente a Obregón cuando hablaba de versos que anden "entre la gente" víctima de "los más voraces mercaderes".

   "Cuando pienso en Roberto Obregón, desaparecido a los 28 años, pienso que ese hombre está ligado a la eternidad. Esa palabra, la de ese hombre que hablaba de su tía Olga como si fuera el perfume de su patria, está presente", expresó.

   En la entrevista le fue mencionado un verso suyo, incluido en la memoria del Festival de Medellín: "La muerte es el mástil de todas las banderas". A la pregunta sobre si define una época, o si se refiere al país o a la región, Rivella expresó que una frase o un verso, tomado aisladamente, "no define nada, porque lo que definen son las historias".

   Y agregó: "Me parece que en estos mástiles que enarbolamos están los héroes, los cotidianos, los que van construyendo la historia, los seres cotidianos que somos hoy. Me parece que, fuera de contexto, nada es importante. Dentro del contexto todo vuelve a tener sentido, las lanzas que siguen andando. Si la muerte está en todos los mástiles es porque nada se ha hecho en América Latina sin la entrega de tantos hombres y mujeres".

   Rivella reclamó una mirada generosa, abierta e inclusiva en el ámbito de la poesía: "Me parece que si no entendemos que en la poesía cabemos todos, no vamos a entender nada. Hay pequeños guetos, que van como tirando para cada uno, con una presunción de verdad, y yo creo que la verdad se construye entre todos. Me parece que los encuentros de poesía ayudan mucho".

   Se refirió al centralismo portuario de Argentina, que es también cultural y contamina a la poesía. "Pienso  en lo que decía Juan Filloy (escritor argentino, NDR) allá por los años 50: él decía que nosotros debemos irrumpir en Buenos Aires como las montoneras. Hay que regionalizar la literatura. Aún hoy uno sigue siendo un 'poeta del interior', mientras el de Buenos Aires es un poeta nacional".

   Esas categorizaciones se replican a su vez, dijo, en las provincias. En suma, "debemos repensar lo que hacemos, voltear las barreras, la de los jóvenes que no leen a los viejos, lo de los viejos que no leemos a los jóvenes, etc".

   "A la literatura, a la patria de la literatura, la tenemos que construir entre todos", concluyó.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.