• @jex_javier
    El eclipse del lector es su imaginación
  • @isona_clarck
    Me gustan los lugares deshabitados por promesas sin salida
  • @EvaLopez_M
    La de cosas que pasan sin que ocurran
  • @hipst_eria
    No es lo que escribes, es lo que borras
  • @JacGoldberg
    El horror salivea en nuestra nuca
  • @Sofia_Insomnia
    Los herejes tenemos que organizarnos
  • @Sinsintidez
    A los tristes los delata la música
  • @yonosoycarmen
    Irse por fuera, quedarse por dentro, esa complicación
  • @NaEnEspiral
    Aquí, donde venimos a disfrazar epitafios con el traje de postal
  • @_soloB
    Yo he dormido lo insuficiente como para no tener pesadillas despierta
  • @tearsinrain_
    No te asustes, solo es otro futuro mas
  • @arbolador
    Algún día se perdonarán haberse conocido

La poesía, "constitutiva" de una novela del colombiano Malatesta

La convicción de que la poesía es “constitutiva” de todos los géneros de escritura lleva al poeta colombiano Julián Malatesta a publicar su primera novela. Considera que en ella se mantiene uno de los pulsos esenciales de la poesía: la indagación permanente del lenguaje. Explica el camino que siguió para cortar distancias entre poesía y narración.

 

   “Este infierno mío” es el título de la novela de este autor nacido en Miranda, Cauca, en 1955. Es ensayista, además de poeta. Obtuvo el Premio Nacional Jorge Isaacs, en 1997.

   El Espectador le preguntó por las diferencias entre ambos géneros. “El material expresivo –explicó- es la palabra y ésta de algún modo es poesía, porque en sí misma la palabra es una representación del objeto que nombra. Decía Emerson que el lenguaje es poesía fósil, es decir, un material que en función del arte ha de ser moldeado de acuerdo a las exigencias del género que se ejecuta: novela, cuento, ensayo, aforismo, epístola y poesía en su expresión más esencial”.

   Julián Malatesta sostuvo a continuación que hay una serie de exigencias para la novela, como “ritmo, densidad e intensidad con descripciones, filiaciones, que son fundamentales para construir efectos de realidad en el mundo que se crea, un tipo de verosimilitud cuya mímesis con la realidad del lector es, si se quiere, más simétrica”.

   En tanto, los poetas “normalmente evadimos tales itinerarios y nos dotamos de unos modales que para el género narrativo devienen en grandes defectos, y que a la hora de escribir una novela se manifiestan estruendosamente”.

   Intentó resolver esas diferencias “poniendo  en el centro de la creación la imagen, pues tengo la superstición de que ésta contribuye a la construcción de verdad y ejerce una especie de limpieza retórica para que lo poético no resulte un decorado superfluo o artificial”.

   El diario hizo notar que “Este infierno mío” se refiere al tema del conflicto interno colombiano y le preguntó si la novela colombiana “ha estado a la altura”. Malatesta, que es profesor universitario, opinó que “sus aciertos son tan memorables como sus desaciertos, pero en todo caso la realidad nuestra, tan agobiada por la insensatez, la irracionalidad y la crueldad, ha sido la materia prima para que la literatura moldee mundos posibles que contribuyan a expurgar, tal vez, los más íntimos móviles de nuestra violencia social y política”.

   A su modo de ver, la literatura no está hecha para “tomar partido”, y “quizá su tarea sí sea propiciar en el lector el nacimiento de un pensamiento crítico que le ayude a ejecutar por su cuenta una pesquisa de su vida, de su entorno y de su contemporaneidad”.

   Otra vez sobre la escritura de esta novela, dijo que “en cierta forma” se mantiene en ella “una condición propia de la poesía, la indagación permanente del lenguaje, la necesidad de que la lengua ‘muerta’ en la costumbre o en la vida cotidiana recuperara, para ese mundo en gestación que constituye la novela, su carácter de revelación, de novedad, de súbita aparición”.

   El reportaje completo está disponible en este enlace:

http://www.elespectador.com/noticias/cultura/el-lenguaje-es-poesia-fosil-articulo-706043

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.