• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

Antología del boliviano Ávila Echazú: medio siglo de poesía

Medio siglo de escritura poética expresada en doce libros obligaron a un complejo trabajo de selección para publicar una antología del boliviano Édgar Ávila Echazú, presentada a comienzos de agosto. Los editores afirman que con el libro intentan que esta obra no quede en el olvido.

 

   Édgar Ávila Echazú nació en Tarija, en 1930. Es también novelista, ensayista, historiador y pintor. Además de esta actividad creativa intensa, desempeñó funciones en la gestión cultural, y fue diplomático y legislador. A comienzos de los 70 fue prisionero político del régimen dictatorial de entonces.

   Comenzó a publicar poesía en 1965, con “Habitante fugitivo”. Entre sus ensayos, figuran “Revolución y cultura en Bolivia”, de 1963; “Resumen de la literatura boliviana”, de 1964; “Literatura pre-hispánica y colonial en Bolivia”, en 1974; e “Historia y antología de la literatura boliviana”, en 1978.

   “Poesía” es una edición compartida por la consultora Letravista y la Editorial 3.600, en un trabajo de selección de Marco Montellano y Martín Zelaya. Ellos trabajaron durante cinco meses.

   Montellano declaró al diario La Razón que Édgar Ávila Echazú “es un artista muy prolífico, pero consideramos que su producción poética, muy vasta, se encuentra en el olvido. No se encuentra en la actual vorágine cultural y muy pocos la han leído. Es por eso que le propusimos hacer este tomo recopilatorio, para poner su trabajo al alcance de nuevas generaciones de lectores”.

   El autor participó y avaló la selección de los textos, algunos de ellos difíciles de encontrar, por ediciones prácticamente agotadas en su ciudad natal, Tarija, como en La Paz, sobre todo las que fueron publicadas por editoriales de las llamadas “independientes”.

   Montellano mencionó el caso de una antología publicada en 1991 por la Universidad Juan Misael Saracho. Abarcó sus primeros cuatro libros de poesía, en una edición “generosa en erratas, pero que nos permitió acceder a libros que no están disponibles”.

   La antología ahora resultante cuenta con 360 páginas, con los poemas ubicados en orden cronológico, informó La Razón.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.