• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

Falta música en la poesía actual, dice el mexicano López Moreno

La poesía contemporánea está afectada por falta de ritmo, carece de conexión con la música y en cierta forma le rehúye, dice el autor mexicano Roberto López Moreno. Atribuye el problema al entorno, a “la atmósfera en la que subsistimos”, marcada por una decadencia de la música que propaga la gran industria del sector, y que controla las vías de difusión.

 

   Más aún, afirma que otras expresiones de las artes, como las plásticas y las escénicas, sufren la misma carencia.

   Roberto López Moreno nació en Huixtla, Chiapas, en 1942, y es también narrador y ensayista. Y, coherente con las definiciones que expresa sobre la importancia de la música, es musicólogo y trovador.

   En esa diversidad creativa y en su propuesta de diálogo entre varias disciplinas se asientan corrientes o propuestas, conocidas como Poemuralismo y Movimiento Poético Laconista.

   Su cumpleaños 75 motivó recientemente homenajes y por lo mismo lo buscó el diario Milenio, para un diálogo extenso a cargo del periodista Daniel Tellez, quien le preguntó sobre las afirmaciones según las cuales “la experiencia poética actual se muestra erosionada y precaria”.

   Convalidó el poeta esa definición, al expresar: “Creo que es el reflejo de la atmósfera en la que subsistimos. Es que todo se corresponde. Hemos perdido bastante del ritmo, considérese lo que escuchamos en los discos, la radio y la televisión. Siempre argüí que en esta modernidad inyectada, la música era la gran perdedora”.

   Habló del poeta contemporáneo vuelto a sí mismo, sin música, que en la mayoría de los casos “está perdida”, aunque hay excepciones.

   “¿Cómo se puede esperar que el poeta que está inyectado por su medio con tan mal gusto musical pueda lucir música en su trabajo literario? A mi generación le tocó la etapa de la inyección; nos inyectaron el mal gusto con el cuento repetido en todas las frecuencias de que se trataba de la ‘música de la juventud’”.

   Como resumen de la situación así descripta, López Moreno preguntó: “¿Cómo se espera oír la musicalidad en el poema si éste fue escrito por alguien que tiene muy buenas ideas pero el oído destrozado?”

   Ante otra pregunta de Milenio, definió como “incansable” su trabajo con el lenguaje, lo cual tiene “una parte lúdica, el trabajo como placer”, que convive con “la necesidad de decir lo que te rodea, de dar un testimonio de tu mundo, de lo que te alegró en él (Vivaldi, Shostakovich, Siqueiros, Gloria Contreras), pero también lo que te entristeció, lo que te arrebató de coraje, tus rabias ante las injusticias sociales, tus odios, tu vergüenza por las grandes masacres en el planeta”.

   Agregó que “cuando se carga todo eso transitando de la uña del pie a la punta de la lengua, se siente que el lenguaje no da para explicar tanto y a veces te pones a crear neologismos, como me ha sucedido en algunos casos”.

   Pero como la poesía es música, de lo cual está profundamente convencido, “me convierto en un feliz compositor que maneja la rítmica del lenguaje”.

   Cuando se le pidió que defina el “Poemuralismo”, dijo que en él “cabe todo”. También numerosos autores, entre quienes mencionó a Vicente Huidobro, César Vallejo, José Lezama Lima, Oliverio Girondo, y a los artistas plásticos Aurora Reyes y Jesús Alfaro Siqueiros, ambos mexicanos.

   Luego explicó que “con estos compromisos del corazón di los primeros pasos para idear los Poemurales, los cuales se desarrollan en el ángulo formado por el reptar de la iguana y el vuelo del colibrí. La palabra Huixtla, el lugar donde nací, en Chiapas, significa tierra de colibríes; entonces la unión de la iguana y el colibrí no representan solamente la sapiencia de la tierra (la iguana recorriéndola palmo a palmo) ni la imaginación que de la sapiencia se desprende, el colibrí, sino que al formar un ángulo éste se constituye en la morada del colibrí, o dicho en otras palabras, en la casa de la cultura de América”.

   La entrevista completa, que abarca otros temas, está disponible en este enlace:

http://www.milenio.com/cultura/laberinto/roberto_lopez_moreno-entrevista-teoria_poetica-laberinto-daniel_tellez_0_1013898855.html

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.