• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

La peruana Carmen Ollé abandona la escritura de poesía

La escritora peruana Carmen Ollé recuerda que cuando "salió al ruedo" de las publicaciones de poesía, hace tres décadas y media, recibió consejos para que no lo hiciera. Ahora es ella misma quien se aleja de la lírica, bajo el argumento de que ya no busca una escritura tan "intimista".

 

   En 1981, cuando publicó "Noches de adrenalina", estaba intensificándose fuertemente el conflicto armado interno en el país. Ese libro, dice Mijail Palacios en el diario Perú 21, fue el "primero y capital"  de la autora, y motivó reacciones que bien podrían ser consideradas elogiosas o condenatorias ("osadía") y otras redondamente discriminatorias (se habló, recuerda, de "incursión de la poesía femenina").

    Carmen Ollé, nacida en Lima en 1947, publica ahora narrativa (presenta "Halo de la luna"), pero invitada por el diario evoca aquellos acontecimientos.

    Así, expresa que la publicación de "Noches de adrenalina" fue equivalente a "poner mi banderita en un terreno baldío".

    Agregó que en 1981 "la cosa era bien complicada, porque había estallado la guerra entre Sendero y el Estado. Recuerdo que un escritor de izquierda me dijo que le gustó mi libro, pero que era algo no importante y superficial al lado de lo que estaba sucediendo en el país".

   El periodista le preguntó si treinta y seis años después la reacción es similar, por tratarse de una obra con fuerza en sus palabras. Y ella dijo: "Ocurre algo análogo. Como se me conoció como poeta, entonces ha habido una resistencia frente a mi narrativa. Pero poco a poco he encontrado lectores para mi narrativa, sobre todo, a partir de la revaloración del libro '¿Por qué hacen tanto ruido?' Aunque me siguen preguntando: '¿cuándo publicas poesía?' Y respondo que trabajo la poesía de mis alumnos y eso me sirve para reciclar la mía, para trabajarla".

   Es una suerte de revisión continua. ya que no queda satisfecha con los poemas nuevos. "Ya no me interesa realmente escribir poesía. Necesito otros espacios. La poesía es muy intimista y, más bien, me estoy apartando de mi yo personal, de mi voz intimista, que de alguna manera proyectaré en la narrativa. Me gusta observar, crear personajes, nuevos escenarios. No necesariamente reflejarme en ellos".

   Carmen Ollé es también crítica literaria y profesora de Literatura. Entre sus actividades figura, desde 2000, la coordinación del Programa Ciudadanía y Comunicación en Estudio para la Defensa de los Derechos de la Mujer.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.