• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

El Premio de Poesía de Colombia a Darío Jaramillo Agudelo

Los temas permanentes y “duros” de la poesía están presentes en “El cuerpo y otra cosa”, un libro en la huella de “la gran tradición de los clásicos”, con el cual el colombiano Darío Jaramillo Agudelo obtuvo el premio Nacional de Poesía 2017. Complacido con el reconocimiento, el autor declaró que lo que le interesa es “alucinar con las palabras”.

 

   Esta edición del certamen, que es organizado por el Ministerio de Cultura, concitó la participación de cincuenta obras, que según la organización llegaron de varias regiones, lo que según los organizadores deja constancia de la diversidad de la escritura poética en el país.

   Este Premio es otorgado un año al género de novela y otro al de poesía. La edición de 2017 buscó en particular, según la convocatoria, “reconocer al autor vivo del mejor poemario publicado en Colombia en los últimos dos años”, para difundir el trabajo del creador y lograr que tenga circulación en el país y en el plano internacional.

   Las bases establecieron una limitación, pues solo abarca libros de las editoriales “legalmente constituidas” y de los “distribuidores autorizados”. Visto que gran parte de la poesía circula en Colombia y en muchos otros países por editoriales pequeñas o las llamadas “independientes”, que no siempre están en esos circuitos, el campo de participación se reduce considerablemente.

   En ese contexto, bibliotecarios, académicos, editores, libreros y escritores fueron invitados a hacer propuestas, que quedaron a consideración del jurado que integraron los poetas María Negroni, de Argentina, y Piedad Bonnett y Nelson Romero Guzmán, de Colombia, ambos ganadores del premio en ediciones precedentes.

   El premio está dotado con 60 millones de pesos, alrededor de 20 mil dólares.

   “El cuerpo y otra cosa” pone en evidencia “una madurez existencial y poética” de Darío Jaramillo Agudelo, sostuvo el jurado. “Se trata de un libro que, en la gran tradición de los clásicos, aborda eso que es siempre apenas decible sobre el cuerpo, el erotismo, el alma, la muerte, la herida existencial, para celebrarlo con un tono elegíaco que no rehúye el compromiso del yo ni la emoción tensa de la inteligencia”.

   Darío Jaramillo Agudelo nació en Santa Rosa de Osos, Antioquia, centro del país, en 1947. Graduado como abogado y economista, es también novelista y ensayista.

   Con una obra extendida, lleva publicadas cinco antologías o selecciones, informó el Ministerio de Cultura. Son ellas “Antología poética”, de 1991; “Cuánto silencio debajo de esta luna”, 1992; “Razones del ausente”, 1998; “Aunque es de noche”, 2000; y “Del amor, del olvido”, 2009.

   Ofrece explicaciones muy sencillas sobre su poesía, como esta: “He estado enamorado, y he escrito del amor; he mirado gatos, y he escrito de gatos”.

   “Las ganas de escribir un poema surgen en un taxi o caminando por la calle, entonces no es algo que dependa de la voluntad, sino que surge de pronto y sin planearlo. A mí lo que me interesa es alucinar con las palabras, tal como sucede en las ‘Elegías de Duino’, la obra de Rilke  que estoy leyendo ahora; son poemas que me parecen alucinantes y apasionantes".

   El diario El Espectador consultó al editor de Pre-Textos, Manuel Borrás, quien dijo que “El cuerpo y otra cosa” es un libro de “consumación”. A su entender, “fundamentalmente la poesía tiene dos facetas: la del cántico y la elegiaca. Este libro se decanta más por la segunda, que es la celebración de la vida, incluso cuando se sabe que es un bien que va a tener un final. Me parece que es un libro muy profundo que hace reflexionar y que tiene un mensaje emocionante”.

   Pero a la vez, agregó, “es una obra que puede verse desde una perspectiva triste al hablarnos del final, de la muerte, del cuerpo; puede resultar muy solemne, pero no hay nada de solemnidad en todo esto, sino que es el producto de una experiencia vivida frente a lo que es nuestro tránsito temporal por esto que hemos de llamar vida y que realmente es un don, pero es un don que se nos acaba”.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.