• @jex_javier
    El eclipse del lector es su imaginación
  • @isona_clarck
    Me gustan los lugares deshabitados por promesas sin salida
  • @EvaLopez_M
    La de cosas que pasan sin que ocurran
  • @hipst_eria
    No es lo que escribes, es lo que borras
  • @JacGoldberg
    El horror salivea en nuestra nuca
  • @Sofia_Insomnia
    Los herejes tenemos que organizarnos
  • @Sinsintidez
    A los tristes los delata la música
  • @yonosoycarmen
    Irse por fuera, quedarse por dentro, esa complicación
  • @NaEnEspiral
    Aquí, donde venimos a disfrazar epitafios con el traje de postal
  • @_soloB
    Yo he dormido lo insuficiente como para no tener pesadillas despierta
  • @tearsinrain_
    No te asustes, solo es otro futuro mas
  • @arbolador
    Algún día se perdonarán haberse conocido

"Paisajes confidentes", dibujos y fotos evocan al Grupo Cántico

Las claves o "secretos" que inspiraron a los autores del Grupo Cántico, una muy destacada presencia poética con epicentro en Córdoba y repercusión en España, son exhibidos en una exposición que contiene fotografías, dibujos y sonidos. Manuel Muñoz busca crear cercanía con los escenarios que inspiraron versos que se destacaron a mediados del siglo pasado.

 

   La exposición, abierta a mitad de septiembre en la Casa Góngora, fue titulada "Paisajes confidentes". El catálogo explica que Manuel Muñoz, nacido en Córdoba en 1965, le dijo a Pablo García Baena que una poesía de Ricardo Molina expresa el espíritu del proyecto: "árboles de la sierra que nos visteis pasar". De inmediato, el poeta completó el recitado.

   El trabajo de Muñoz, sostiene la publicación Cordópolis, se exhiben cuando se cumplen setenta años de la aparición del primer número de la revista Cántico y el centenario del nacimiento de Molina, figura central del grupo.

   "Paisajes confidentes" reúne diecinueve fotografías que Muñoz tomó en la zona del Bejarano, en la Fuente del Elefante, en Trassierra y los lagares, a lo que suma treinta dibujos con versos de los autores de Cántico y un video con imágenes fijas y el sonido emitidos por los pájaros, el viento y el agua.

   El creador sostiene que los poetas buscaban espacios "fuera de la sociedad y alejados de esas miradas de censura que frenaban sus ideas de creación”. Así, buscó retratar "lo que hay detrás de un camino, de un sendero o de un árbol", dijo a Cordópolis.

   En la época en que Cántico estuvo en acción era muy común que se realizaran paseos al campo, recuerda García Baena. “Era un escenario tan maravilloso para aquellos chicos siempre enamorados, como era natural y como sigue siendo cuando se es joven, afortunadamente. Aquellos árboles enormes, los lagares ruinosos, era todo poesía”.

   El poeta agrega cómo uno de los sitios, una suerte de piscina natural, fue bautizada en particular por Molina. "Ricardo empezó a llamarle los Baños de Popea porque estaba muy de moda en aquella época una película de DeMille, de los primeros cristianos en el circo y Nerón y Popea… y salían ordeñando a las burras para el baño de Popea. Entonces Ricardo empezó a llamarlo así, con tanta suerte que ya tiene un prestigio totalmente romano, existe la leyenda de que estuvo Popea. Era porque era tranquilo, íbamos a bañarnos sin las bullas que había en el Molino de Martos, adonde íbamos posteriormente con Vicente Núñez y Julio Aumente, que eran los menos campestres”.

   Además de Molina y García Baena, Cántico contó con Juan Bernier, Miguel del Moral y Julio Aumente, entre otros creadores. La revista homónima circuló entre 1947 y 1949 y, luego, entre 1954 y 1957.

   La nota completa está disponible en este enlace:

http://cordopolis.es/2017/09/11/manuel-munoz-y-los-paisajes-confidentes-de-cantico-cita-en-cordoba/

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.