• @jex_javier
    El eclipse del lector es su imaginación
  • @isona_clarck
    Me gustan los lugares deshabitados por promesas sin salida
  • @EvaLopez_M
    La de cosas que pasan sin que ocurran
  • @hipst_eria
    No es lo que escribes, es lo que borras
  • @JacGoldberg
    El horror salivea en nuestra nuca
  • @Sofia_Insomnia
    Los herejes tenemos que organizarnos
  • @Sinsintidez
    A los tristes los delata la música
  • @yonosoycarmen
    Irse por fuera, quedarse por dentro, esa complicación
  • @NaEnEspiral
    Aquí, donde venimos a disfrazar epitafios con el traje de postal
  • @_soloB
    Yo he dormido lo insuficiente como para no tener pesadillas despierta
  • @tearsinrain_
    No te asustes, solo es otro futuro mas
  • @arbolador
    Algún día se perdonarán haberse conocido

Solón Argüello, el nicaragüense identificado con Rubén Darío que dejó la vida luchando en México

La escritora mexicana Beatriz Gutiérrez investigó, reconstruyó y publicó la historia y una parte de la obra del nicaragüense Solón Argüello, un poeta que mantuvo vínculos con Rubén Darío y que dedicó gran parte de sus esfuerzos a luchar en México contra la dictadura de Porfirio Díaz, en lo que dejó la vida.

 

   Su compromiso político profundo dejó de alguna manera en segundo plano su poesía, en la que fue sin embargo también muy activo. Nacido en León, Nicaragua, en 1879, su escritura comenzó a desarrollarse a la luz de la figura de Rubén Darío y fue, casi inevitablemente, modernista.

   Solón Argüello fue fusilado en 1913, cuando se había sumado al movimiento de Francisco Madero, en la lucha contra la dictadura. Se malogró así el desarrollo de una obra literaria que, dice la escritora mexicana Beatriz Gutiérrez, era muy prometedora.

   El libro se titula “Solón Argüello, antología poética” y fue presentado en Managua. De este trabajo de investigación y reconstrucción, el escritor nicaragüense Sergio Ramírez declaró que actúa como “la repatriación de la obra de Argüello a suelo nicaragüense”.

   La autora mexicana declaró al espacio Confidencial que llegó al poeta porque le “sigue los pasos” a Madero. “Mi interés fue buscar a su círculo íntimo, conocer qué pensaban, cómo concebían el mundo, cuando se aventaron a la empresa de la revolución mexicana y después, en el primer gobierno democrático de México en el siglo XX. Y así me fui acercando y encontré a muchos personajes con vida propia, que dejaron de ser los amigos de Madero para ser ellos mismos. Sobre todo puse hincapié en los escritores, poetas especialmente, porque los grandes movimientos sociales también generan arte”.

   El reportaje, realizado por Carlos Salinas Maldonado, abarca tanto la acción política del nicaragüense como su obra poética. Sobre esta última, el periodista le recordó a Beatriz Gutiérrez que en la presentación sostuvo que Argüello estaba encaminado a seguir los pasos de Rubén Darío.

   Al respecto, la autora comentó que “de hecho había amistad entre los dos, aunque tenían edades muy distintas. Hay muchos testimonios que se guardan, correspondencias, que muestran que Darío tuvo comunicación con sus paisanos de León y del resto del país. Las influencias fueron grandes, todos aspiraban a ser tan reputados como su paisano y recibir también la bendición de él en términos literarios, para poder publicar y tener una mayor difusión de su obra. Algunos sí lo lograron, otros no”.

   Sobre la publicación de la revista “Tepic Literario”, que Solón Argüello realizó en México, Gutiérrez dijo que estas publicaciones “no eran importantes en sí mismas, porque el papel era muy caro y se imprimían pocos números”.

   En verdad, “eran plataformas para dar a conocer el modernismo, pero también tenían el objetivo de darle cabida a poetas regionales que no tenían buenas relaciones para publicar su obra. Esas revistas eran llevadas a otras regiones para ser leídas en público, por eso cobraban una doble importancia. No iban dirigidas a un lector, sino a una escucha: los poemas incluidos en ellas se recitaban en plazas públicas, en sectores de influencia político literaria, en veladas. Era un fenómeno muy oral”.

   En cuanto al trabajo que le permitió llegar al libro, comentó que “fueron muchas horas de biblioteca y de hemeroteca. Había vacíos en la investigación, pero un hallazgo muy importante ocurrió en la biblioteca de la Universidad de Texas, en Austin, donde tienen una colección muy importante de periódicos de la revolución mexicana. Allí localicé uno que él dirigió con un amigo costarricense, Rogelio Fernández, que fue un periódico militante al ciento por ciento”.

   El reportaje completo, muy rico en otros temas y detalles, está disponible en este enlace:

https://confidencial.com.ni/nicaragua-se-reencuentra-solon-arguello/

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.