• @jex_javier
    El eclipse del lector es su imaginación
  • @isona_clarck
    Me gustan los lugares deshabitados por promesas sin salida
  • @EvaLopez_M
    La de cosas que pasan sin que ocurran
  • @hipst_eria
    No es lo que escribes, es lo que borras
  • @JacGoldberg
    El horror salivea en nuestra nuca
  • @Sofia_Insomnia
    Los herejes tenemos que organizarnos
  • @Sinsintidez
    A los tristes los delata la música
  • @yonosoycarmen
    Irse por fuera, quedarse por dentro, esa complicación
  • @NaEnEspiral
    Aquí, donde venimos a disfrazar epitafios con el traje de postal
  • @_soloB
    Yo he dormido lo insuficiente como para no tener pesadillas despierta
  • @tearsinrain_
    No te asustes, solo es otro futuro mas
  • @arbolador
    Algún día se perdonarán haberse conocido

Málaga intenta pagar su "deuda" con el poeta Vicente Aleixandre

Vicente Aleixandre consideraba a Málaga la ciudad en la que nació a la luz y a los libros, “porque allí aprendí a leer, que es el segundo nacimiento” solía decir. Málaga quiere ahora retribuirle al escritor con un congreso anunciado para diciembre, “La poesía de Vicente Aleixandre: 40 años después del Nobel”.

 

   Consultados algunos escritores, consideran que Málaga aún está en deuda con el poeta, porque “no le ha devuelto todavía el cariño que Aleixandre se merece”, como afirmó José Sarria.

   El congreso fue convocado por la Asociación Colegial de Escritores de España del 11 al 15 de diciembre, es decir en las fechas en que se realiza la entrega del Premio Nobel, ceremonia a la que Vicente Aleixandre no pudo asistir porque estaba enfermo. La entidad tiene apoyo de la Diputación de Málaga, el Ayuntamiento de la ciudad, la Consejería de Cultura y la Universidad.

   También Lorenzo Saval, director de la revista “Litoral”, sostiene la idea de la deuda con el poeta nacido en Sevilla en 1898. Recordó el intento de la Diputación de Málaga de adquirir la biblioteca de Aleixandre, finalmente fallido. “Como ha pasado en parte con Rafael Alberti, los herederos frenan a veces estos rescates, lo que también frena el recuerdo de estos autores”.

   Al dar cuenta de la realización de este congreso, que tendrá finalidades académicas así como de difusión de la obra del poeta, Francisco Griñán escribe en Diario Sur que siendo niño Aleixandre le dio la razón a Rilke, cuando “diagnosticó que la patria es la infancia”. Y la infancia del poeta, prosigue, “fue esa Málaga que le enseño a leer el Quijote, a recorrer el centro cada día de camino a la escuela con su amigo Emilio Prados y a ver el mar luminoso desde las ventanas de su casa de calle Córdoba”.

   El Nobel le fue adjudicado en octubre de 1977, por una obra poética “innovadora”, que “ilustra la condición del hombre en el cosmos y en nuestra sociedad actual”.

   Saval dijo que “cada ciudad tiene su poeta o escritor: Praga con Kafka, Soria con Machado y Málaga tiene a Aleixandre”.

   La nota recuerda que el escritor partió de Málaga en 1909 por problemas de salud de su padre, para instalarse en Madrid, “y no volvió precisamente hasta casi dos décadas después gracias a ‘Litoral’”, dijo Emilio Calderón, autor de una biografía sobre el poeta.

   Pero no solo Málaga está en deuda con el escritor. Durante la dictadura franquista, Aleixandre vivió en la calle Velintonia de Madrid, donde recibió a numerosos poetas. A treinta años de su muerte, “ninguna institución se hace cargo de ella pese a lo que representa, algo que sería inadmisible en otros países”, dijo a su vez Emilio Calderón, director del Centro de la Generación del 27.

   Sarria sostuvo que el congreso de diciembre “se podría haber celebrado en Madrid, donde vivió la mayor parte de su vida, o en Sevilla, donde nació, pero ninguna como Málaga representaba para Aleixandre una relación afectiva tan fuerte”.

   La nota original está disponible en este enlace:

http://www.diariosur.es/culturas/aleixandre-20171001194755-nt.html

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.