• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

El poeta español Manuel García rechaza los homenajes oficiales

El español Manuel García, que publica un nuevo libro de poesía mientras desarrolla múltiples actividades vinculadas con la cultura, declara un rechazo terminante por los homenajes que las autoridades gubernamentales suelen hacer a los escritores. Cita a Luis Cernuda para pronunciarse contra “la farsa elogiosa repugnante”.

 

   Hiperión publica “Es conveniente sacar al perro”, un título llamativo, sobre el que dice: “Si no damos rienda suelta al animal que llevamos dentro es difícil portarse luego como seres civilizados. Además, los perros son el símbolo del animal domesticado que es el poeta, aunque de vez en cuando muerden”.

   Manuel García nació en Huéscar, en 1966. Es también ensayista, traductor, editor, bibliófilo, filólogo, profesor y encuadernador. Comenzó a publicar poesía en 1995, con “Estelas”, seguido por “Sabor a sombras”, “Cronología del mal”, “Poemas para perros”, “Manual de cordura”, “De bares y de tumbas” y “La sexta cuerda”.

   Asimismo, publicó libros de arte y poemas suyos fueron integrados a varias antologías. Fue convocado a formar parte de jurados de concursos de poesía en su país.

   Sobre poetas como Antonio Machado y Luis Cernuda dijo a la agencia EFE que “no necesitan homenajes”. Otros autores “más olvidados” tal vez si los precisen, pero “lo que me molesta de los políticos y de los escritores adocenados es lo que Cernuda definió en un poema suyo como ‘la farsa elogiosa repugnante’, es decir, el que quiere trincar sin escrúpulos aprovechándose de la fama de un escritor”.

   En esa línea crítica, preguntó: “¿Cuál fue el alcalde socialista que quiso traer los restos de Machado al cementerio de Sevilla, la ciudad que echó a los Machado a Madrid? ¿Y el poeta de moda que quería que trajeran a Machado al cementerio de la Almudena para echarse la foto junto su tumba el día del homenaje? Con lo bien que está en Colliure".

   Colliure es una localidad francesa en la frontera con España, del Departamento de los Pirineos Orientales, donde Machado murió cuando debió irse al exilio.

   En el diálogo con la agencia oficial, el poeta insistió en mostrarse por fuera de los circuitos de circulación literaria vinculados con los gobiernos. "No me interesa el poder; y no me importa pagar el precio de esa actitud; para comunicarme con los lectores edito mis libros en editoriales como Hiperión. ¿Qué más quiero?"

   Expresó que la poesía española está pasando por un buen período. “Cada vez hay poetas que escriben mejor; leo al año más de cien libros inéditos y hay buenos poemas, buenos versos y talento".

   Sin embargo, consideró, “la difusión de la poesía cada vez es más caótica: los blogs, las webs, los libros editados por editoriales, los negocios engañosos de autoedición, las redes sociales y sus modas efímeras, la imposición de las multinacionales en el espacio de las librerías, el dinero público apoyando a unos poetas y olvidando a otros sin tener en cuenta su calidad literaria... Todo eso es un caos, y a un lector honrado le cuesta cada vez más saber dónde están los buenos poetas".

   El informe agrega que una de las secciones del libro se dedica al aguardiente, sobre la cual dijo que “es bebida de la gente humilde de la mina y del campo; yo lo conocí cuando trabajé en Huelva de profesor; todavía recuerdo cuando probé el primer vaso; tiene poco glamour. La ginebra y el whisky son más de escritores urbanos; como yo me sigo considerando de pueblo y no quiero olvidar en mis poemas los pueblos donde he vivido, he elegido al aguardiente como mi bebida".

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.