• @karlisjar
    Los símbolos nunca callan, así nosotros nos hagamos los sordos
  • @EstebanPerezsan
    Duermes en lo que escribo/ y lees en lo que sueño
  • @marconpi66
    Del amor también se sale, muerto de latidos
  • @fumivora
    Quiero que solo me apuñales a mi
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @divagandoletras
    Cerrar las ventanas con nosotros fuera. Y quedarnos en el otoño
  • @Claudia_DelSur
    La imaginación nos envuelve en abrazos reales
  • @MeMalcriaste
    También hay errores platónicos
  • @Juansistemico
    Tocará beber de su sonrisa en una foto
  • @Pluriversos
    Cabizbajo no es tan triste si viene un sueño subiendo
  • @cachililiana
    Vengo desterrada de un sueño
  • @nancyeldarjani
    La hora es un compás seguro

La Feria de Guadalajara premia a la fotógrafa Graciela Iturbide

Graciela Iturbide, la fotógrafa mexicana que según la escritora Elena Poniatowska es capaz de hacer caer barreras y desentrañar enigmas con las imágenes que capta, recibe una distinción en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Ella se suma a otras de trascendencia que ya obtuvo por una actividad que algunos críticos consideran propia de una poeta visual.

 

   “Homenaje de Periodismo Cultural Fernando Benítez” es el título de la condecoración que la Feria anunció para noviembre. Fue entregada por primera vez en 1992 para evocar al autor de la obra “Los indios de México”. Desde entonces la recibieron Carlos Monsiváis, Cristina Pacheco y Héctor Aguilar Camín, entre otros creadores.

   Sobre las motivaciones de la condecoración que recibe el 3 de diciembre en el auditorio Juan Rulfo, declaró: “Mi cámara es un pretexto para conocer el mundo y la cultura”.

   Al hacer el anuncio, la Feria Internacional del Libro definió a Graciela Iturbide, nacida en Ciudad de México en 1942, como “una de las fotógrafas más emblemáticas de México” y destacó “su mirada precisa y su amplio dominio del arte fotográfico”. Es autora de una obra que “constituye una crónica imprescindible de los pueblos, las festividades y las mujeres indígenas”.

   En el anuncio, la organización de la Feria reproduce las palabras de Elena Poniatowska: “Si a alguien le ha sido dado el don de la dulzura es a Graciela Iturbide. Con razón ha podido retratar hasta el más íntimo repliegue de Juchitán (…) Saca su cámara de una bolsita y en un revuelo de mariposas, clic, clic, clic, baten sus manos que son alas y se evaporan en el aire. Dulcísima, los códigos, los enigmas desaparecen ante ella, las barreras caen a tierra, nube ella misma, ¿cómo no iba a recibirla la gente de las nubes, los binnizá, los antiguos zapotecas?”

   La publicación Siempre recordó que en 1969 ingresó al Centro Universitario de Estudios Cinematográficos de la Universidad Autónoma de México, donde conoció a Manuel Álvarez Bravo, fotógrafo que trabajó para realizadores cinematográficos. Con él viajó por México como su asistente.

   El Archivo Etnográfico del Instituto Nacional Indigenista le encargó en 1978 retratar a los pueblos indígenas del territorio mexicano. Nueve años de trabajo, entre 1979 y 1988, derivaron en el libro “Juchitán de las mujeres”.

   Sucesivamente expuso en numerosos museos y recibió otros reconocimientos.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.