• @karlisjar
    Los símbolos nunca callan, así nosotros nos hagamos los sordos
  • @EstebanPerezsan
    Duermes en lo que escribo/ y lees en lo que sueño
  • @marconpi66
    Del amor también se sale, muerto de latidos
  • @fumivora
    Quiero que solo me apuñales a mi
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @divagandoletras
    Cerrar las ventanas con nosotros fuera. Y quedarnos en el otoño
  • @Claudia_DelSur
    La imaginación nos envuelve en abrazos reales
  • @MeMalcriaste
    También hay errores platónicos
  • @Juansistemico
    Tocará beber de su sonrisa en una foto
  • @Pluriversos
    Cabizbajo no es tan triste si viene un sueño subiendo
  • @cachililiana
    Vengo desterrada de un sueño
  • @nancyeldarjani
    La hora es un compás seguro

Juan Bañuelos y su "poesía para la humanidad": homenaje en México

El compromiso con la vida y a la vez una visión de la historia y del presente que se expresa en el dolor por los hechos, por lo que acontece, se encuentra en la poesía del mexicano Juan Bañuelos, recordado en su país por autores que durante un homenaje describieron rasgos centrales de su vida y su obra.

 

   Entre los participantes, María Baranda consideró que el poeta fue un hombre "religioso pero sin religión", un "asombrado ante los hechos de la naturaleza y el hombre, pero también de las antiguas divinidades, de las cuales hay huella en las estelas y los códices de los que tanto habló en sus poemas".

   Junto a Baranda participaron Micaela Morales López y Jaime Labastida. La recordación se realizó en la Sala Manuel Ponce del Palacio de Bellas Artes, informó Notimex.

   Juan Bañuelos nació en Tuxtla Gutiérrez, en 1932, y murió en Ciudad de México en marzo de 2017. Publicó sus primeros poemas como integrante del grupo La Espiga Amotinada, que publicó el libro homónimo. Este volumen incluyó "Puertas del mundo", de Bañuelos; "La voz desbocada", de Óscar Oliva; "La rueda y el eco", de Jaime Shelley; "Los soles de la noche", de Eraclio Zepeda; y "El descenso", de Jaime Labastida.

   Obtuvo en 1968 el Premio Nacional de Poesía Aguascalientes; en 2001 el Nacional Carlos Pellicer; y en 2005 el José Lezama Lima, que otorga la Casa de las Américas de Cuba.

   Al intervenir en la recordación, Morales se enfocó en el libro "A paso de hierba", publicado en 2002, con el que ganó el Lezama Lima, y en el que el autor -dijo- hace conocer la realidad de Chiapas, exhibe su estilo y a la vez da lugar a los temas permanentes de su poesía.

   “La obra es una selección de poesía publicada en diversos libros, desde sus primeros poemas, pasando por su poemario ‘Escribo en las paredes’, hasta su poesía social y comprometida, como ‘Espejo humeante’, ‘Destino arbitrario’, sin olvidar ‘Huahuetan y otros poemas’", comentó.

   El conjunto es "una muestra del historial poético de Bañuelos, donde el canto al sentimiento amoroso, a la impotencia ante las desdichas sociales y la luminosidad del paisaje chiapaneco, es una de una voz sonora y nostálgica”, dijo Micaela Morales, agregó el informe de Notimex.

   En esta obra el "mito personal" da paso al colectivo, a una "poesía para la humanidad".

   Baranda se enfocó en el "compromiso" de la poesía de Bañuelos con la realidad, y de allí su dolor, por el pasado y el presente.

   Labastida, habiendo compartido actividades con el homenajeado, alternó referencias literarias con vivencias personales. De hecho, llamó "compadre" a Bañuelos y recorrió algunas anécdotas.

   Sostuvo que, apenas se conocieron, "de súbito nos sentimos hermanados por la poesía y no puedo ni debo ocultar que en aquel tiempo Bañuelos fue una suerte de guía, un descubridor de poetas y poemas, de ritmos, de eufonías, embriaguez de la música, el centro exacto de la palabra”.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.