• @karlisjar
    Los símbolos nunca callan, así nosotros nos hagamos los sordos
  • @EstebanPerezsan
    Duermes en lo que escribo/ y lees en lo que sueño
  • @marconpi66
    Del amor también se sale, muerto de latidos
  • @fumivora
    Quiero que solo me apuñales a mi
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @divagandoletras
    Cerrar las ventanas con nosotros fuera. Y quedarnos en el otoño
  • @Claudia_DelSur
    La imaginación nos envuelve en abrazos reales
  • @MeMalcriaste
    También hay errores platónicos
  • @Juansistemico
    Tocará beber de su sonrisa en una foto
  • @Pluriversos
    Cabizbajo no es tan triste si viene un sueño subiendo
  • @cachililiana
    Vengo desterrada de un sueño
  • @nancyeldarjani
    La hora es un compás seguro

El español Carrión, científico que publica poesía que "nos abofetea"

La poesía del español José Carrión "nos abofetea, nos despierta, nos alienta", aunque luego transporta a los lectores a la ternura, avisa Mercedes Farias, una de las prologuistas de "Hipocampo", libro que el catedrático de la Universidad de Murcia puso en circulación a fines de octubre.

 

   Insiste en advertir a los lectores: “Prepárense para ser sacudidos, arrollados, despedidos, también acunados en ternura. La meta es noble: el conocimiento”.

   Numerosos representantes de la comunidad académica acompañaron la presentación del libro de José Carrión, nacido en Jumilla, región de Murcia, en 1962. Causó cierta intriga ver cómo es eso de un científico, catedrático de Evolución Vegetal, miembro de la Academia de Ciencias, lanzado ahora a la poesía.

   Acaso sabedor de que se espera cierta explicación, Carrión dijo: "Escribo porque crecí bajo el código de la pelea callejera y el juego en solitario, porque no me gusta quejarme, ni suelo criticar, porque adoro el recogimiento, porque trabajo como científico y la poesía me parece literatura con causa, geometría, proyecto y corolario”.

   Mercedes Farias, profesora de Derecho, participó de la presentación de "Hipocampo" junto a la otra prologuista, Gabriela Amorós, junto a autoridades de la universidad. Profesores, personal no docente de la Universidad, amigos y familiares de Carrión compartieron la lectura de poemas.

   En su texto, Farias define a la poesía de "Hipocampo" como "profundamente violenta desde el punto de vista formal".

   A su vez, Amorós afirma que "José Carrión es mucho más que un científico, es un auténtico humanista en pleno ejercicio de los que apenas quedan, y sabe que lo interdisciplinar es la clave del conocimiento”.

   La lectura del libro, agrega, "es tan exquisita como el conocimiento y tan estrellada y cegadora como una desnudez aparentemente insensata". 

   En La Opinión de Murcia, en tanto, se destacan otras definiciones del autor: "Supongo que hago poemas porque soy malo para el teatro. Para soportarme como animal moral, para dignificarme como ser humano, para que brinque algún destello errático de sentido en esta incertidumbre cacofónica que supone seguir con vida en un mundo que siempre me pareció extraño, externo, ensordecedor".

   Hay otras razones, prosigue, como su padre: "Él había recorrido su juventud mientras la guerra, la pobreza y la enfermedad segaban la vida de todos aquellos a los que amaba; padres, hermanos, amigos y seguro que más de un desconocido con el que intimó por azar. La poesía se convirtió en su herramienta para pulir la tristeza que había petrificado su espíritu rebelde tras el hacinamiento en un campo de concentración y los largos años como desafecto durante la posguerra".

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.