• @monarcamanni
    Cada quien/ le escribe/ a la sed/ que le sostiene
  • @_Annai_
    Precipitado/ los lugares expandes/ beso callado./ Todo el cielo nos llama/ con su alma de montaña.
  • @Anadimeana
    Mira cómo viene la tarde: descalza de voz, vestida en agua y viento
  • @magiamorena
    Un adiós sin maquillaje
  • @carinaldad
    El silencio respira tu perfume
  • @franc_murcia
    La literatura es una infusión de sueños
  • @Indephinida
    Mi niña interior juega con los sueños que yo misma he roto
  • @DeseosCulpables
    Es agotador escribir de amor, y no hacerlo
  • @amanecerdemar
    Hay silencios que sustentan la vida de todas las palabras...
  • @SimoneBella7
    Soy un cuerpo de mil caminos para su tinta desnuda
  • @Luzsoldepapel1
    Día cenizo/ entre la llovizna/ el pájaro afina
  • @danielatome
    La vida y sus dientes de sable y mis ojos, que no terminan de resignarse

La tensión entre ruptura y tradición es inherente a la poesía, dice el panameño Porfirio Salazar

La poesía se mueve siempre en una tensión, entre las pulsiones de renovación y las reacciones en defensa de la tradición. Es el punto en el que se siente y se ubica el autor panameño Porfirio Salazar, muy premiado en su país. Más allá de corrientes, movimientos rupturistas y sus contramovimientos, atribuye a la poesía una función liberadora.

 

   Nacido en Penonomé, provincia de Coclé, en el centro del país, en 1970, Porfirio Salazar es también dramaturgo y ensayista. Recibió dos veces el Premio Nacional de Poesía Ricardo Miró y, en 2008, el Premio Centroamericano de Literatura Rogelio Sinán, entre otros reconocimientos.

   Comenzó publicaciones de poesía cuando tenía 21 años, con la obra "Los poemas del arquero", que obtuvo después el premio Gustavo Batista Cedeño.

   Por cuenta de la publicación 400 Elefantes, Marta González le pidió una mirada retrospectiva de su condición de escritor. "Estimo que la poesía y el poeta estamos en un estadio de transición. Quiero decir que la poesía cada día se reinventa a sí misma desde dos nociones aparentemente contradictorias, aunque en cierta medida complementarias: tradición y ruptura".

   Es que, prosiguió, "siempre hay escuelas, estilos o movimientos rompedores. Ha surgido enseguida el rescate de una tradición. Desde esta óptica me veo estilísticamente: creando, renovando, experimentando sin artificio, y retornando a la tradición que me fijé como artista. En el plano personal creo que tengo una responsabilidad como creador: me veo, poeta, inserto en sociedad de frente a los problemas que me toca vivir y con mi granito de arena, resolver".

   Aunque no sea su finalidad ni su posibilidad producir cambios en los sistemas políticos, prosiguió Salazar, "la poesía es ese llamado a la libertad de todo aislamiento impuesto, es el llamado a la liberación de las cadenas del esclavo".

   Ante otra pregunta, se definió como un poeta que trata el tema del dolor, preocupado por el prójimo y por el conflicto.

    En cuanto a "grandes retos" que haya afrontado en la actividad, dijo que como poeta tanto como ensayista, cuando concluye un libro su gran desafío es "publicar en un país donde no se lee. Se lee muy poco poesía y ensayo, precisamente dos géneros para un público muy especial".

   Es que, continuó Salazar, "la poesía es el discurso de un hablante lírico, de una persona natural. El ensayo son ideas, un corpus conceptual. El poeta no quiere convencer a nadie, solo cuenta su historial emocional. El ensayista, en cambio, aporta su verdad con convencimiento si domina el asunto, la palabra y la imagen. Ambos requieren de mucha atención, pues su destino son personas muy especiales. A diferencia del cuento, la novela, el guion y el teatro que son historias con personajes, que suscitan de forma más fácil la atención de las editoriales".

   En ese sentido, definió como "marginal" a la literatura panameña, por lo poco que se la conoce en América Latina, con excepción de algunos autores.

   La conversación completa está disponible en este enlace:

https://400elefantes.wordpress.com/2017/10/02/porfirio-salazar-la-vida-me-parece-una-paradoja/

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.