• @monarcamanni
    Cada quien/ le escribe/ a la sed/ que le sostiene
  • @_Annai_
    Precipitado/ los lugares expandes/ beso callado./ Todo el cielo nos llama/ con su alma de montaña.
  • @Anadimeana
    Mira cómo viene la tarde: descalza de voz, vestida en agua y viento
  • @magiamorena
    Un adiós sin maquillaje
  • @carinaldad
    El silencio respira tu perfume
  • @franc_murcia
    La literatura es una infusión de sueños
  • @Indephinida
    Mi niña interior juega con los sueños que yo misma he roto
  • @DeseosCulpables
    Es agotador escribir de amor, y no hacerlo
  • @amanecerdemar
    Hay silencios que sustentan la vida de todas las palabras...
  • @SimoneBella7
    Soy un cuerpo de mil caminos para su tinta desnuda
  • @Luzsoldepapel1
    Día cenizo/ entre la llovizna/ el pájaro afina
  • @danielatome
    La vida y sus dientes de sable y mis ojos, que no terminan de resignarse

Se publican en Argentina poemas de E. Hirsch sobre su hijo muerto

La tarea “devastadora” de escribir poesía sobre un hijo muerto en plena juventud fue emprendida por el estadounidense Edward Hirsch, impulsado por el riesgo de que fuera olvidado. El libro que surge de este intento, publicado recientemente en la Argentina en edición bilingüe, pretende funcionar como un “portarretrato”.

 

   Gabriel Hirsch, quien padecía una enfermedad que según su padre nunca llegó a tener diagnóstico, murió en 2011, cuando contaba apenas 22 años, a raíz de una sobredosis.

   “Gabriel: un poema”, de Edward Hirsch, es publicado por la editorial Zindo & Gafuri, con traducción a cargo de Pedro Serrano. El poeta, que dirige la Fundación Guggenheim, participó en Buenos Aires del ciclo de lecturas Frost, organizado por la Maestría en Escritura Creativa de la Universidad Nacional de Tres de Febrero.

   Al entrevistarlo, la periodista Silvina Friera, del diario Página/12, opinó que el libro tiene las características de “un gran poema narrativo, más cercano a la prosa poética”, pero el autor no estuvo de acuerdo.

   “Sí es narrativo, va contando una historia en la que yo soy el biógrafo de Gabriel, pero cada una de las secciones ya de por sí es casi un poema, cada una de las secciones tiene lírica. Yo tuve que inventar este formato para poder hacerlo, un cruce entre una secuencia de poemas y una narrativa mucho más larga”.

   Luego definió como “devastador” escribir esta obra sobre su hijo muerto, porque “está fuera del orden natural de las cosas”, si bien “se vuelve una responsabilidad”.

   Relató entonces que era muy importante que “la gente se enterara cómo era Gabriel. Y se lo escucha a él muchas veces, incluso a través de mí, porque él era muy impulsivo, extremadamente espontáneo, muy gracioso, alocado. Entonces, intenté capturar cómo era él (…) Eso para mí era lo más importante, no soportaba la idea de que Gabriel pudiera ser olvidado”.

   Mencionó “una parte en el libro donde hay un coro que dice que otros poetas también perdieron a sus hijos”. Es el caso de Rainer María Rilke, Anna Ajmátova, Marina Tzvetaieva y Stéphane Mallarmé, entre otros. “Es como un catálogo de poetas que han perdido a sus hijos, que me van alejando de la historia de Gabriel para pensar cómo los distintos poetas han enfrentado su dolor”.

   La entrevista completa está disponible en este enlace:

https://www.pagina12.com.ar/74089-no-soportaba-la-idea-de-que-gabriel-pudiera-ser-olvidado

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.