• @karlisjar
    Los símbolos nunca callan, así nosotros nos hagamos los sordos
  • @EstebanPerezsan
    Duermes en lo que escribo/ y lees en lo que sueño
  • @marconpi66
    Del amor también se sale, muerto de latidos
  • @fumivora
    Quiero que solo me apuñales a mi
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @divagandoletras
    Cerrar las ventanas con nosotros fuera. Y quedarnos en el otoño
  • @Claudia_DelSur
    La imaginación nos envuelve en abrazos reales
  • @MeMalcriaste
    También hay errores platónicos
  • @Juansistemico
    Tocará beber de su sonrisa en una foto
  • @Pluriversos
    Cabizbajo no es tan triste si viene un sueño subiendo
  • @cachililiana
    Vengo desterrada de un sueño
  • @nancyeldarjani
    La hora es un compás seguro

Con décadas de demora, se publica en Guatemala un libro de poemas de Otto René Castillo

Una obra fundamental en la poesía del guatemalteco Otto René Castillo es presentada a la luz pública por primera vez en su país, “Vámonos patria a caminar”. Los poemas habían sido publicados prácticamente en la clandestinidad. El poeta fue víctima del Terrorismo de Estado, quemado vivo en 1967 mientras era prisionero, por su lucha contra los regímenes totalitarios.

 

   “Su vida literaria y política es un ejemplo ascendente de ruptura con los diversos niveles de la tradición”, escribió sobre él Roque Dalton, el poeta salvadoreño, quien destacó que Castillo haya introducido el tema de la explotación y la violencia contra los pueblos originarios.

   En opinión de Dalton, “su planteamiento en este terreno involucraba un reexamen total de nuestras nacionalidades a partir de las raíces culturales ancestrales”.

   Otto René Castillo nació en Quezaltenango, en 1934, y ya en la juventud se involucró en actividades políticas. Con 20 años debió exiliarse en El Salvador, por el golpe de Estado en su país y la represión lanzada contra la población. Tras regresar cuatro años después, pasó un período en la República Democrática Alemana, por una beca para estudios literarios.

   Siguieron regresos y salidas, hasta que en 1966 se sumó a fuerzas político-militares que enfrentaban a la dictadura. Capturado por militares al año siguiente, estuvo prisionero en la base militar de Zacapa, donde fue quemado vivo junto con otros opositores, crimen de Estado por el que posteriormente el presidente Álvaro Colom pidió perdón a la familia.

   “Vámonos patria a caminar” fue objeto de censura permanente. Pese a ello, escribe el periodista Miguel Ángel Sandoval, de El Periódico, es probablemente “el poeta más conocido de Guatemala”.

   “Sus poemas los dice la gente en todas las ocasiones, en todo el país. Los escuché en el movimiento magisterial de 1973, en 1980 en el exilio, en otros años y de manera más reciente, en las jornadas de la plaza de 2015”. 

   La presentación de la obra a mediados de noviembre, agrega, es por lo tanto un hecho “de alcance histórico”, porque “Otto es la mayor y mejor expresión del compromiso social y político, con calidad poética”. Esto sucede medio siglo después del asesinato.

   El diario informa que la publicación es de F&G Editores, por gestión del hijo del poeta, Patrick. La edición tiene apoyo de la Universidad de San Carlos.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.