• @jex_javier
    El eclipse del lector es su imaginación
  • @isona_clarck
    Me gustan los lugares deshabitados por promesas sin salida
  • @EvaLopez_M
    La de cosas que pasan sin que ocurran
  • @hipst_eria
    No es lo que escribes, es lo que borras
  • @JacGoldberg
    El horror salivea en nuestra nuca
  • @Sofia_Insomnia
    Los herejes tenemos que organizarnos
  • @Sinsintidez
    A los tristes los delata la música
  • @yonosoycarmen
    Irse por fuera, quedarse por dentro, esa complicación
  • @NaEnEspiral
    Aquí, donde venimos a disfrazar epitafios con el traje de postal
  • @_soloB
    Yo he dormido lo insuficiente como para no tener pesadillas despierta
  • @tearsinrain_
    No te asustes, solo es otro futuro mas
  • @arbolador
    Algún día se perdonarán haberse conocido

Diez años de el suri porfiado, de Argentina, con una "paleta enorme de poetas y poéticas"

“Resistencia” fue la palabra que circuló con fuerza en el encuentro en Buenos Aires para celebrar diez años de publicaciones de la editorial de poesía el suri porfiado. Porque la poesía está “en los márgenes”, porque el Estado está retirándose del estímulo a la cultura y porque, además, la poesía nunca la tuvo fácil. La década se festejó con la aparición de once libros nuevos.

 

   Casi como consecuencia natural sonó porfía, por el empecinamiento que demanda llegar a 125 libros publicados, por el suri, ave zancuda del norte argentino, nombrada también ñandú. Y, evocado que fue Juan Gelman en varias ocasiones y hasta en un poema, lo recordó uno de los autores presentes, Jorge Boccanera, por la importancia que le dio a la palabra en uno de sus libros, "De atrasalante en su porfía”.

   El director editorial de el suri porfiado (se escribe con minúsculas) se declara convencido de que hay un “piso” de lenguaje poético en los 125 libros que, desde el primer día, dan visibilidad a los poetas de todo el territorio de Argentina, un país en el que la supremacía política y económica de su gigantesca ciudad-puerto tiene correlato en la cultura y las artes en general.

   Ese espíritu federal se fue ampliando a América Latina y últimamente también a España. Así es que uno de los once libros presentados es de Javier Bozalongo (“Otro hombre descalzo”).

   La presentación y la celebración por el aniversario se realizó en el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini, de Buenos Aires, cuyo director artístico, Juano Villafañe, elogió el catálogo de el suri pórfiado por reunir a “maestros reconocidos” con poetas “emergentes”. Un catálogo, dijo, “cargado de matices, una paleta enorme de poetas y poéticas”.

   Los primeros libros de la editorial se presentaron también en este Centro Cultural, que -dijo Villafañe- quiere “albergar y refugiar” a la poesía, que siempre está “a la intemperie y en los márgenes”.

   Aunque esa sea una condición que, prosiguió Villafañe -también poeta-, “asumimos casi como un elogio”, no se puede desconocer que Argentina atraviesa una emergencia cultural, como sostienen numerosos creadores, asociaciones y sindicatos del sector, por el retroceso económico que vive el país dados los ajustes neoliberales que aplica el gobierno asumido en diciembre de 2015, a cargo del empresario conservador Mauricio Macri.

   Villafañe asumió la lectura de poemas de los autores que no pudieron asistir, Marisa Martínez Pérsico, de Argentina (“Después de la ceniza”), Anahí Lazzaroni, de Argentina (“Alguien lo dijo”); Miguel Ángel Zapata, de Perú (“Hoy dejó de ser presente por un día”); y de Bozalongo.

   Uno de los libros nuevos es “El cielo no termina de quemarse”, del argentino Agustín Mazzini, a quien meses antes se le había atribuido el Premio Nacional Bustriazo Ortiz para Jóvenes Poetas, organizado por el suri porfiado.

   Leyeron también los argentinos Carina Medina (“No andarse con chiquitas”); Carlos Duarte (“La forma de lo lejos”); Carlos Juárez Aldázabal (“Camerata carioca”); Daniel Viola (“El nacimiento de los ecos”); y Francisco Daireaux (“A campo traviesa”).

   Cerró Boccanera, premio Casa de las Américas (de Cuba), Casa de América (España) y Poetas del Mundo Latino (México). Su libro es “Los ojos del pájaro quemado”, publicado en 1980 en México pero que, insólitamente, no había aparecido en la Argentina. Lo componen tres títulos, “Música de fagot y piernas de Victoria”, “Contra el bufón del rey” y “Oración para un extranjero”.

   La celebración concluyó con la compositora, guitarrista y cantante Luciana Jury, con temas que entrelazaron fuertemente texto poético y música, incluyendo coplas del canto popular, anónimas.

   Aunque el gobierno actual está desfinanciando los planes culturales y abrió la importación de libros, una amenaza gravísima para autores y editores locales, Aldazábal dijo que el suri seguirá con su porfía. De hecho, adopta también el formato de libro digital con posibilidad de compra, para vencer las muy grandes dificultades de la distribución física en el país. Irá sumando en esta opción a todos los autores, entre ellos los mexicanos Marco Antonio Campos, Alí Calderón, Eduardo Langagne, Eduardo Lizalde y Efraín Bortolomé; los españoles Daniel Rodríguez Moya, Raquel Lanseros y Luis García Montero; el chileno Omar Lara; los ecuatorianos Xavier Oquendo Troncoso y Elizabeth Quila; el colombiano Felipe García Quintero y el boliviano Gabriel Chávez Casazola.

   Asimismo, está estrenando nueva presencia en internet: www.elsuriporfiado.com.ar

   (En la foto, de izquierda a derecha, los poetas Carlos Juárez Aldazábal, coordinador de la editorial; Carina Medina y Jorge Boccanera).

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.