• @monarcamanni
    Cada quien/ le escribe/ a la sed/ que le sostiene
  • @_Annai_
    Precipitado/ los lugares expandes/ beso callado./ Todo el cielo nos llama/ con su alma de montaña.
  • @Anadimeana
    Mira cómo viene la tarde: descalza de voz, vestida en agua y viento
  • @magiamorena
    Un adiós sin maquillaje
  • @carinaldad
    El silencio respira tu perfume
  • @franc_murcia
    La literatura es una infusión de sueños
  • @Indephinida
    Mi niña interior juega con los sueños que yo misma he roto
  • @DeseosCulpables
    Es agotador escribir de amor, y no hacerlo
  • @amanecerdemar
    Hay silencios que sustentan la vida de todas las palabras...
  • @SimoneBella7
    Soy un cuerpo de mil caminos para su tinta desnuda
  • @Luzsoldepapel1
    Día cenizo/ entre la llovizna/ el pájaro afina
  • @danielatome
    La vida y sus dientes de sable y mis ojos, que no terminan de resignarse

"He vivido con la poesía por dentro", declara Sergio Ramírez

La obra narrativa es lo que le permitió al nicaragüense Sergio Ramírez ser uno de los autores contemporáneos con más repercusión, ser traducido a varias lenguas y ser convocado a los ámbitos más diversos de la actividad literaria. También obtener gran cantidad de premios, el más reciente el Cervantes. No obstante, declara que esa obra está sustentada en los elementos que componen a la poesía.

 

   “He vivido con la poesía por dentro”, declaró en una conferencia de prensa en Managua, después de que el jueves 16 de noviembre se anunció la adjudicación del Premio Cervantes.

   Días de gloria para las letras nicaragüenses: pocas horas antes la poeta Claribel Alegría había recibido en Madrid el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, que le había sido adjudicado meses atrás.

   En el país de los poetas, como se considera a Nicaragua desde Rubén Darío, Sergio Ramírez se definió como “uno de los pocos escritores” de su generación que eligió la narrativa.

   Pero la definición sobre los géneros y la preferencia por ellos no es tan cerrada ni terminante. “Un narrador no puede dejar de ser un poeta, porque la prosa debe tener un ritmo, una música, una cadencia igual que la que tiene la poesía”.

   La obtención del Cervantes fue propicia, dijo a los periodistas, para recordarse a sí mismo que no se equivocó cuando, en la adolescencia, comenzó a escribir. Su primera obra fue un cuento, “El estudiante”.

   Ramírez, nacido en Masatepe, Masaya, en 1942, tenía entonces 14 años. Su vida se abrió a múltiples actividades y experiencias, como la lucha política contra la dictadura de Anastasio Somoza, su integración al Frente Sandinista de Liberación y su función de vicepresidente durante la primera gestión de Daniel Ortega, a quien ahora se opone, por considerar que desnaturalizó los objetivos y principios de la revolución.

   Esa trayectoria intensa no lo apartó nunca de la narración de cuentos y novelas y de la escritura en general, como ensayista y articulista.

   “No me equivoqué al dedicarme a la literatura”, dijo en la rueda de prensa en la capital de su país. “Tenía la necesidad de escribir, de mostrarle a otros que lo que yo estaba viendo era interesante”.

   Ya sin actividad política formal, una de las actividades que más lo ocupa es el encuentro Centroamérica Cuenta, que puso en marcha en 2012, y que reúne a decenas de escritores cada año.

   La poeta Gioconda Belli, también novelista, se refirió a la trayectoria de Ramírez, de la que se declaró “testigo”. Así, dijo que vio “cómo se entregó primero a la conspiración, después a la política de Estado, hasta que cuando la revolución terminó regresó a lo que fue siempre su asidero y razón de ser: la escritura”.

   Elogió su obra como ensayista, novelista y cuentista y su actividad intensa de promoción de las letras, en Nicaragua y en muchos otros países a los que es convocado.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.