• @monarcamanni
    Cada quien/ le escribe/ a la sed/ que le sostiene
  • @_Annai_
    Precipitado/ los lugares expandes/ beso callado./ Todo el cielo nos llama/ con su alma de montaña.
  • @Anadimeana
    Mira cómo viene la tarde: descalza de voz, vestida en agua y viento
  • @magiamorena
    Un adiós sin maquillaje
  • @carinaldad
    El silencio respira tu perfume
  • @franc_murcia
    La literatura es una infusión de sueños
  • @Indephinida
    Mi niña interior juega con los sueños que yo misma he roto
  • @DeseosCulpables
    Es agotador escribir de amor, y no hacerlo
  • @amanecerdemar
    Hay silencios que sustentan la vida de todas las palabras...
  • @SimoneBella7
    Soy un cuerpo de mil caminos para su tinta desnuda
  • @Luzsoldepapel1
    Día cenizo/ entre la llovizna/ el pájaro afina
  • @danielatome
    La vida y sus dientes de sable y mis ojos, que no terminan de resignarse

Prosa poética de 190 palabras, pues "la abundancia desorienta", sostiene el español Irazoki

El escritor español Francisco Javier Irazoki publica una serie de textos que, según el lector o crítico que acceda a ellos, quedarán ubicados en prosa breve, prosa poética, poesía en prosa. Al intríngulis de las denominaciones él aporta un elemento extra: 190 palabras, como número infranqueable.

 

   Por encima de fronteras cuantitativas, y más cerca de la anécdota que de alguna clase de pseudo acertijo misterioso, detrás de cierta escasez que pueda experimentarse frente al límite de 190 palabras hay un concepto del autor, quien dice: "Intuyo que la abundancia desorienta".

   Nacido en Lesaka, Navarra, en 1954, Francisco Javier Irazoki está publicando "Ciento noventa espejos", por la editorial Hiperión, con casi cien textos que El Cultural, en una nota de Fernando Díaz de Quijano, llama "artículos", aunque sostiene que "llevan el sello inconfundible de la poesía".

   El periodista le preguntó al autor por las razones de la elección del número. "El proyecto nació con la columna Radio París que publiqué en 'El Cultural'. Blanca Berasátegui quiso que el primer texto tuviese 190 palabras. Inmediatamente presentí el libro futuro".

   La columna fue interrumpida pero él mantuvo el formato para su escritura. "Más que un juego, el número significa un reto: imponerme un límite formal e intentar que no disminuya la libertad expresiva. Luché sin angustia. Los placeres musicales y literarios, las enseñanzas, los encuentros, los viajes o las artimañas oscuras de la política cabían en la pequeña caja mental que ideé. También ocho textos que considero poemas. Por eso hablo de 'sonetos en prosa'".

   Ante otra pregunta citando a Ígor Stravinski y su afirmación sobre que los límites le ayudaban a componer, el escritor respondió: "Procuro no sentenciar, pero en mi vida cotidiana gozo con la modestia de medios. Lo digo en el texto final de 'Ciento noventa espejos': 'Intuyo que la abundancia desorienta'". Tras cartón aclaró que es "minúsculo" frente a Stravinski.

   Además, consideró a su libro como un rechazo al cinismo y al pesimismo. Consideró que "los campeonatos de dolor tienen mucho prestigio artístico" y agregó que en su caso sigue ejemplos como los del escritor navarro Juan Gracia Armendáriz y el poeta Eloy Sánchez Rosillo, nacido en Murcia, quienes a su entender "celebran, con literatura excelente, la vida en que se consumen. Hallo mayor profundidad en su actitud. Para mí representan lo diametralmente opuesto a la visión superficial y la rebeldía cómoda".

   Residente en París desde hace dos décadas y media, afirma que esa ciudad "me ofrece aún modelos de convivencia positiva. Aquí, con la combinación de culturas, el orgullo tribal es irrisorio. La xenofobia fracasa y la ironía agujerea los dogmas. En las elecciones generales, (Marine) Le Pen no consigue ni un cinco por ciento de los votos. Si contar gentilicios fue siempre mi método infalible para dormirme, ahora bostezo con el primero que se me aplica".
   El periodista le dijo que ve el libro como una "colección de semblanzas", aunque en muchos casos de personas poco conocidas o ya olvidadas, acaso porque el periodismo cultural se concentra solo en "los grandes nombres de siempre".
   Irazoki respondió que "el periodismo cultural está sometido a la información urgente. Comprendo que le cueste ahondar. Yo me he beneficiado de la lentitud. He repetido que lo mejor de mí lo construyeron personas discretas. Seres que no usan el aspaviento y a menudo pasan inadvertidos. ¿Quiénes? Una pintora que ha huido de la lupa planetaria de internet, un fotógrafo que resucita árboles, un docente, los que resisten contra un régimen político totalitario, varios escritores".

   El reportaje completo está disponible en este enlace:

http://www.elcultural.com/noticias/letras/Francisco-Javier-Irazoki-La-poesia-no-se-deja-recluir-entre-etiquetas/11443

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.