• @jex_javier
    El eclipse del lector es su imaginación
  • @isona_clarck
    Me gustan los lugares deshabitados por promesas sin salida
  • @EvaLopez_M
    La de cosas que pasan sin que ocurran
  • @hipst_eria
    No es lo que escribes, es lo que borras
  • @JacGoldberg
    El horror salivea en nuestra nuca
  • @Sofia_Insomnia
    Los herejes tenemos que organizarnos
  • @Sinsintidez
    A los tristes los delata la música
  • @yonosoycarmen
    Irse por fuera, quedarse por dentro, esa complicación
  • @NaEnEspiral
    Aquí, donde venimos a disfrazar epitafios con el traje de postal
  • @_soloB
    Yo he dormido lo insuficiente como para no tener pesadillas despierta
  • @tearsinrain_
    No te asustes, solo es otro futuro mas
  • @arbolador
    Algún día se perdonarán haberse conocido

"La poesía terminó conmigo", la vida del chileno Rodrigo Lira

La vida de Rodrigo Lira y su final anticipado con las marcas siempre indescifrables del suicido, su condición de poeta maldito, su desazón y sus desafíos, dan cuerpo a un libro que reconstruye sus circunstancias personales y las de su poesía, que actúan a la vez como retrato de la época en que los mejores sueños de Chile fueron obturados a sangre y fuego por la dictadura de Augusto Pinochet.

 

   El periodista Roberto Careaga publica por Ediciones de la Universidad Diego Portales "La poesía terminó conmigo. Vida de Rodrigo Lira", nacido en 1949 en Santiago, donde se quitó la vida en 1981, dejando una obra cargada de ironías y humor negro, que cuestiona el entorno pero también al propio autor.

   Uno de los autores en cuya huella, según los estudiosos, se inscribió la poesía de Lira, Enrique Lihn, dijo sobre él: "Si el objetivo de la poesía no fuera el de consolarnos y hacernos soñar, sino el de desconsolarnos y mantenernos despiertos, Lira tendría el lugar que le reservamos en el Olimpo subterráneo de la poesía chilena".

   Careaga, que realizó investigaciones durante siete años para llegar a este libro, lo llama "personaje de su época", en un diálogo con Qué Pasa: "Su vida da cuenta de una historia cultural y social de fines de los 60 hasta inicios de los 80, con la contracultura, y eso me sorprendió mucho".

   El periodista relata que, cuando tenía 20 años, trabajaba en la biblioteca pública de Providencia, un sector de Santiago, cuando dio con la primera edición de "Proyecto de obras completas", de Lira, publicada por Editorial Minga-Camaleón en 1984. 

   Lo leyó varias veces, buscó más, investigó entre otros poetas que lo habían conocido. Andando el tiempo, se publicó "Declaración jurada", de Lira, en 2006, y tres años después el director de Ediciones de la Universidad, Matías Rivas, le encargó la biografía para la colección "Vidas Ajenas".

   Emprendió el trabajo y una de sus constataciones fue que el poeta no había sido suficientemente estudiado, y que ni siquiera había mucho material periodístico. ¿Por dónde empezó? le preguntó Qué Pasa: "Fui donde los amigos más obvios: Roberto Merino, Antonio de la Fuente, Óscar 'Cacho' Gacitúa. Y ahí avancé por distintos detalles, y pude configurar una red que me fue ayudando durante todo el tiempo. Digo, hay gente con la que hablé poco, pero con otros hablé muchas veces y todo el tiempo estuvieron respondiendo mis preguntas".

   Eludió llamar "fugaz" al paso de Lira por la poesía de su época. Sí dijo que "nunca fue una figura central, siempre fue un personaje lateral, que aparecía de pronto. Las voces que hablan son siempre las versiones de gente que lo vio pasar, que se lo encontró, que estaba ahí mientras hacía tal cosa".

   En la investigación, dice el periodista, se dio cuenta de "su conciencia de la escritura, el trabajo que hacía con el lenguaje. Sabía mucho de lingüística, estaba atento a eso. Y si bien sus textos están marcados por el testimonio autobiográfico, en todo hay siempre un juego estético muy profundo. Pensemos que Lira aparece en un momento decisivo para la poesía chilena y para el arte. Es un momento de explosión, donde se despliegan una serie de discursos literarios y artísticos nuevos, de vanguardia. Como que se destapa algo. Están Parra, Lihn, Zurita, y ahí aparece Lira".

   El reportaje completo, abundante en otros aspectos y detalles, está disponible en este enlace:

http://www.quepasa.cl/articulo/cultura/2017/11/en-el-limite-del-lenguaje-me-canso.shtml/

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.