• @jex_javier
    El eclipse del lector es su imaginación
  • @isona_clarck
    Me gustan los lugares deshabitados por promesas sin salida
  • @EvaLopez_M
    La de cosas que pasan sin que ocurran
  • @hipst_eria
    No es lo que escribes, es lo que borras
  • @JacGoldberg
    El horror salivea en nuestra nuca
  • @Sofia_Insomnia
    Los herejes tenemos que organizarnos
  • @Sinsintidez
    A los tristes los delata la música
  • @yonosoycarmen
    Irse por fuera, quedarse por dentro, esa complicación
  • @NaEnEspiral
    Aquí, donde venimos a disfrazar epitafios con el traje de postal
  • @_soloB
    Yo he dormido lo insuficiente como para no tener pesadillas despierta
  • @tearsinrain_
    No te asustes, solo es otro futuro mas
  • @arbolador
    Algún día se perdonarán haberse conocido

"Los viajes de la poesía", Paul Auster en la Feria de Guadalajara

Un poeta que busca dar con inspiración en un creador de otro país está buscando "algo que de inmediato no encuentra disponible en su propia lengua o literatura", expresó en México Paul Auster. El poeta y narrador estadounidense incluyó esa definición en una exposición en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, donde recibió la medalla Carlos Fuentes.

 

   La búsqueda de inspiración en autores de otros países la acomete un poeta cuando "pretende liberarse de los confines de su propia cultura. Pero siempre, en definitiva, para hacerlo suyo, para llevarlo de vuelta a su propio lugar", agregó.

   Ninguna relación tiene esta situación, dijo Paul Auster en la ciudad mexicana, con "la imitación servil", que no produce "nada de interés". Sin embargo, "todo artista original siempre ha de estar alerta a lo que hacen otros artistas -nadie puede trabajar en el vacío-, puesto que lo importante es utilizar la propia inspiración en otra obra para los propios fines".

   Por primera vez de visita en México, Auster aplicó estas definiciones a la relación intensa de los poetas franceses con Edgar Allan Poe, así como ocurrió posteriormente con Walt Whitman. Y, a la inversa, en la admiración de autores estadounidenses por los franceses.

   Al participar en la apertura del Salón Literario de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara con la exposición titulada "Los huesos de Poe: charla sobre los viajes de la poesía y su regreso final", el escritor estadounidense recibió la medalla Carlos Fuentes de manos de Silvia Lemus, viuda del narrador mexicano.

   Para llegar a esos viajes de la poesía, Auster recordó primero las circunstancias de los últimos años de vida de Poe, en soledad tras la muerte de su mujer y con un viaje a Richmond, Virginia, hasta llegar a "la extraña e inexplicable borrachera en Baltimore, donde murió en el arroyo a los cuarenta años".

   Evocó hechos posteriores: la tumba de Poe sin nombre durante veinte años, hasta que se reunió dinero para una lápida y se organizó una ceremonia en el instituto Western Female. Aunque fueron invitados los "principales poetas norteamericanos de la época", dijo Auster, solo uno "se dignó honrar con su presencia". Lo hizo "el más grande de los poetas norteamericanos" y "un hombre cuya reputación tal vez no fuera menos 'peligrosa' que la de Poe: Walt Whitman".

   En contraste con este aislado acompañamiento, Poe recibía más atención del otro lado del océano, especialmente en Francia, empezando por Stéphane Mallarmé, con su poema "La tumba de Edgar Poe" y la traducción de su obra.

   "Antes de Mallarmé, por supuesto, estaba Baudelaire, el gran poeta de la generación precedente, y más que ningún otro él fue responsable de establecer la enorme fama de Poe en Francia, que continúa hasta nuestros días", expresó Auster.

   Esta labor y su repercusión en Francia llevaron a que Estados Unidos se instalara la "sensación" de que Poe no era un escritor norteamericano, "sino un autor francés que escribía en inglés".

   Pasaron cincuenta años de la ceremonia fúnebre en Baltimore para que alguien recuperara a Poe. Lo hizo, explicó Auster, William Carlos Williams, en su obra "En la raíz de América". Allí sostuvo: "Poe no fue un 'fallo de la naturaleza', 'un descubrimiento a ojos de los franceses', maduro pero inexplicable, como hemos tratado de calificarlo en nuestro atolondramiento, sino un genio íntimamente conformado por su tiempo y su ámbito. Por guardar las apariencias le hemos dado fama de loco a un escritor a cuyo rigor clásico no hemos sabido escapar de otro modo".

   Escribió también Williams: "Por primera vez en Norteamérica, Poe concita la sensación de que la literatura es seria, que no es cuestión de cortesía, sino de verdad".

   La línea de Auster sobre los viajes de la poesía siguió luego por los estadounidenses que "se dirigieron a los franceses en busca de inspiración". Mencionó entre ellos a T.S. Eliot, Ezra Pound y Wallace Stevens, "inmersos en la poesía de Baudelaire, Rimbaud, Mallarmé, Laforgue y otros poetas franceses de las postrimerías del siglo XIX".

   La exposición completa de Auster puede leerse en este enlace:

http://www.lja.mx/2017/11/los-huesos-poe-paul-auster/

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.