• @martamj32
    Eres el primer lugar donde me buscaría
  • @annablue22
    El espejo intacto y nosotros rotos
  • @Hora_Teta
    Algo no va bien y yo voy dentro
  • @sirena_sinmar
    Vivir para regalar flores a los vivos
  • @mikhailenko
    La madrugada es un género literario
  • @ferxdexleon
    Solo con música se le concede a la palabra su breve deseo de muerte
  • @MarilarAlei
    Mi silencio también quiere estar contigo
  • @aquinomires
    Avisadme cuando abrir los ojos merezca la pena
  • @morganfredman
    Llueve como narrando algo. Lluvia ciega.
  • @aliferod
    Con las ganas de irte no te quedes
  • @lilith19751
    No sé decir lo que beso
  • @Tu_Funamiento
    El tiempo no espera a sus acompañantes

Dar con la voz poética puede ser una suerte y también un peligro, según el argentino Castilla

Encontrar la voz poética propia puede ser “una suerte”, pero a la vez representar un peligro: que el autor se estacione allí, que se aferre a “una forma de decir”. Así lo entiende el poeta argentino Leopoldo “Teuco” Castilla, quien está presentando una antología en Bolivia, un país que visita asiduamente y está presente en su obra.

 

   La colección Agua Ardiente, de Plural Editores, publica “La tienda de los milagros”, antología presentada en el Centro de la Cultura Plurinacional, de Santa Cruz de la Sierra.

   Nacido en Salta, noroeste argentino, en 1947, el poeta relató al diario El Deber que visitó Bolivia por primera vez cuando tenía 18 años. Siete años después, en su tercer libro, aparecen poemas dedicados al país. “Yo fui pasándome, yéndome, viniéndome, pero, ya concretamente hace dos años, vine invitado a la Feria del Libro de Santa Cruz y ahí terminé haciendo vínculos con poetas que terminaron haciéndose hermanos míos”.  

   Lleva publicados veinte libros, por lo que el diario le preguntó cuál fue el procedimiento de selección para la publicación de la antología en Bolivia. “Siempre que vuelves a la poesía tuya tienes que andar con un pie en el arrepentimiento y otro pie en la alegría”, explicó.

   Consultado sobre el camino seguido por su escritura, Leopoldo “Teuco” Castilla expresó que “la poesía va tomando distintos tonos”. Y fue entonces cuando dijo: “El poeta tarda en encontrar su voz, pero encontrar su voz -lo que es una suerte- también suele ser un peligro, porque el poeta se aferra a una sola manera de decir”.

   “Yo tengo tres líneas en mi poesía que se han hecho sin querer -continuó-: una de poemas de tono íntimo, otro que tiene que ver con la física y el universo, y otro -que ya lleva más de 10 libros- de cantarle al planeta. Yo he viajado mucho por este planeta y lo amo y lo defiendo, y al ir por los distintos pueblos me dieron distintos tonos”.

   La poesía, continuó, “tiene que salir de lo que se ve. La poesía manda. La poesía escribe lo que ella quiere, cómo quiere y cuando quiere. He ido cambiando el tono, primero de la adolescencia a la juventud; después, el exilio también me cambió el tono. Ahí cambié radicalmente mi manera de escribir”. 

   En cuanto a la poesía latinoamericana, sostuvo que “hay un gran y enorme vigor”, lo que se expresa “en la voz, en la fuerza, en la creatividad, hay un mismo espíritu, y ese es el que va de Tierra del Fuego hasta el Río Bravo, que es el de la patria grande. La patria grande canta con la fuerza que no le van a tapar”. 

   También opinó que, con el paso de los años, escribir poesía “es más difícil”: “En primer lugar porque uno ya ha escrito y dicho muchas cosas. Y es más fácil cuando uno es joven porque tiene todo el mundo para decir, y el mundo es infinito. Pero el poeta no se baja del caballo, es poeta hasta la muerte”. 

   La entrevista completa está disponible en este enlace:

https://www.eldeber.com.bo/escenas/Leopoldo-Teuco-Castilla-La-poesia-requiere-una-verdad-indubitable-insoslayable-e-invencible-20171215-0070.html

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.