• @martamj32
    Eres el primer lugar donde me buscaría
  • @annablue22
    El espejo intacto y nosotros rotos
  • @Hora_Teta
    Algo no va bien y yo voy dentro
  • @sirena_sinmar
    Vivir para regalar flores a los vivos
  • @mikhailenko
    La madrugada es un género literario
  • @ferxdexleon
    Solo con música se le concede a la palabra su breve deseo de muerte
  • @MarilarAlei
    Mi silencio también quiere estar contigo
  • @aquinomires
    Avisadme cuando abrir los ojos merezca la pena
  • @morganfredman
    Llueve como narrando algo. Lluvia ciega.
  • @aliferod
    Con las ganas de irte no te quedes
  • @lilith19751
    No sé decir lo que beso
  • @Tu_Funamiento
    El tiempo no espera a sus acompañantes

El español Carlos Aganzo celebra el "resurgimiento" de la poesía

El poeta español Carlos Aganzo le da valor al movimiento generado en torno de ciertos autores en internet, en un fenómeno que tiene consecuencias “extraordinarias” para algunas editoriales. Al presentar un nuevo libro, habla de un “resurgimiento” de la poesía, que por primera vez tiene una existencia específica en el mercado.

 

   La situación dada por la proliferación de poetas que publican en internet y el caso de algunos de ellos que, ligados o no a actividades en música pop, son contactados por editoriales de gran circulación para la edición de libros que venden decenas de miles de ejemplares, es motivo de debate y controversia en España.

   Las empresas editoriales toman esta decisión a partir del “éxito” de estos autores en las llamadas redes sociales, concepto medido en cantidad de adherentes o seguidores.

   Algunos de los poetas españoles del ámbito o circuito “convencional” de la poesía opinan que este fenómeno en sí es bueno, independientemente de las críticas que se le puedan hacer a los textos que se publican, en su mayor parte referidos al relato de estados emocionales vinculados con el amor o el desamor.

   Otros son mucho más severos y condenatorios, dicen que los versos que se publican no tienen en sí ninguna búsqueda de lenguaje ni estilo, que es el mero decir por circunstancias personales y que se le llama poesía por el único hecho de la ubicación de las palabras en la página.

   Carlos Aganzo, nacido en Madrid en 1963, quien presentó en diciembre una antología, selección entre diez libros que publicó entre 1983 y 2004, parece inscribirse en el primer grupo, al destacar que el fenómeno permite un movimiento editorial en torno de la poesía que “nunca hubo antes”, dijo a la agencia EFE.

   La mayor parte de los nuevos lectores son adolescentes y jóvenes y él celebra que una generación tenga interés por la poesía que “se ha apoyado en las redes sociales y en la comunicación por internet”.

   "No hay más que ver, por ejemplo, los miles de seguidores que tienen numerosos poetas jóvenes en redes como Facebook, donde además de publicar sus poemas, anuncian su edición en papel en libros que se compran masivamente”.

   Este es un hecho constatable, dijo, independientemente de la opinión que cada quien tenga sobre estas obras.

   Sobre su poesía, dijo a la agencia que espera para los primeros meses de 2018 la publicación de “Arde el tiempo”, por la editorial Renacimiento, de Sevilla. El título sale de un poema de su libro de 2010 “Las voces encendidas”, con el que obtuvo el premio Jaime Gil de Biedma.

   Esa obra contendrá los versos “más cívicos, más ciudadanos”, una poesía “solidaria, con palabras de nuestro tiempo”, de un compromiso que, explicó, “no es político sino cívico, con el hombre y la persona”.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.